A contracorriente, el blog de Enrique Arias Vega

La vida de Laura y la de su asesino

20.12.18 | 06:45. Archivado en Artículos

Brutal y horrible ha sido el asesinato de Laura Luelmo por Bernardo Montoya. Y tan brutal y horrible como ello resulta la comparación de sus vidas respectivas.

Si todos somos iguales al nacer, con los mismos derechos, luego es nuestra propia vida la que acaba justificando a unos y a otros. Y es imposible que Laura hubiese podido ofrecernos más con sólo 26 años.

Con un grado de Bellas Artes en Salamanca, pintaba y hacía caricaturas y había conseguido exponer en la Biblioteca Nacional de Madrid cuando no era allí más que una simple becaria. Aficionada a la fotografía e inquieta viajera, también era una culta navegante por las redes sociales. Docente de profesión, había hecho prácticas en sitios tan dispares como Valencia y la mexicana ciudad de Puebla, había trabajado en la educación concertada en su Zamora natal y, tras unas oposiciones, conseguido una plaza interina en Huelva.

Ya ven de qué futuro tan prometedor la han privado y cuánto ha dañado su verdugo, además, a una sociedad tan necesitada de talentos creadores, positivos y solidarios.

Bernardo Montoya, su asesino, en cambio, ha pasado la mayor parte de sus 50 años de vida en la cárcel y, cuando ha estado libre, se ha dedicado a hacer daño a los demás, desde su precoz adolescencia delictiva en la que él y su hermano amedrentaban a los compañeros de colegio, hasta su último homicidio. Condenado por otro hace unos años, también lo ha sido por robo con violencia, intento de agresión, asalto y daños físicos. Un angelito, vaya.

Tras repasar este terrible y repugnante suceso, sorprende más, si cabe, cierta contradictoria tendencia en esta sociedad a equiparar víctimas y verdugos, a no llamar las cosas por su nombre y a acordarse sólo de Santa Bárbara después que ya haya tronado. En otras palabras: resistirse a mantener la figura jurídica de la prisión permanente revisable, como si la vida futura de ciertos criminales abyectos prometiese ser igual de positiva que las que ellos arrebataron violentamente.

Y digo contradictoria porque acabo de oír a nuestra vicepresidente, Carmen Calvo, decir que esos delincuentes, una vez cumplida su pena, deberían estar “siempre localizables mediante aparatos electrónicos que permitan su seguimiento permanente

Si no me equivoco, permanente significa perpetuo. Y no entiendo que alguien, una vez haya pagado su culpa —no otra cosa supone su liberación carcelaria— vaya a estar vigilado de por vida. La arbitraria ferocidad de esta fórmula resulta peor que cualquier otra condena, por gravísima que ésta fuera.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Jueves, 18 de abril

    BUSCAR

    Editado por

    Hemeroteca

    Abril 2019
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
    1234567
    891011121314
    15161718192021
    22232425262728
    2930