A contracorriente, el blog de Enrique Arias Vega

Los delincuentes de las "tarjetas black"

10.10.18 | 07:32. Archivado en Artículos

Resulta que al final de un larguísimo proceso de quienes se lo llevaron crudo gracias a las tarjetas black de Bankia, sólo dos tipos vinculados al PP no han devuelto el dinero ilegalmente apropiado (aparte de Miguel Blesa, que se suicidó a tiempo para evitarlo).

Sin embargo, para el imaginario público sólo hay un malo de todo esto: Rodrigo Rato, por la importancia del personaje. Frente a eso, digo, resulta que hay muchos más condenados, 64, y que 11 de ellos fueron puestos ahí por el PSOE, 3 por Izquierda Unida, 6 por Comisiones Obreras y 4 por UGT.

La primera conclusión de todo eso es que la maldad, la delincuencia, el latrocinio y la corrupción no son patrimonio de ningunas siglas, sino producto de la condición humana. Hay buenos y malos en todas partes, aunque sólo unos se lleven la fama y otros gocen, en cambio, del beneficio de una propaganda excelente, como si ser de izquierdas fuese total garantía de bondad y honradez.

Esa buena imagen la han tenido en la Historia, por ejemplo, personajes tan monstruosos como Lenin (bajo cuyo régimen al menos 5 millones de personas murieron de hambre), Mao o el propio Ernesto Ché Guevara, que ha dejado una obra teórica (y práctica) en la que justifica el asesinato como una actividad revolucionaria profiláctica y terapéutica.

Por eso mismo, no resulta sorprendente el que se diga a veces por unos medios de comunicación menos objetivos de lo que debieran, que en España existe mucha corrupción (sólo de derechas, se supone) y que ésta sale impune, cuando la verdad es que sucede justamente lo contrario. En cualquier país de nuestro entorno existe al menos tanta corrupción como aquí, pero en ninguno de ellos se ha realizado una limpieza tan a fondo que haya llevado a la cárcel a miembros de la Casa Real, vicepresidentes y ministros, mandatarios de Comunidades Autónomas, importantes empresarios (incluido el mismísimo jefe de la patronal), etcétera, etcétera.

Lo que uno echa a faltar, si acaso, es que se haya dado tanta publicidad (y escarmiento) cuando los malos no pertenecen a esa derechona que concita, a veces con razón, todas nuestras iras a riesgo de que en cambio se escapen de la vindicta pública muchos otros que presumen de buenos sin serlo.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Viernes, 19 de octubre

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Octubre 2018
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
    1234567
    891011121314
    15161718192021
    22232425262728
    293031