A contracorriente, el blog de Enrique Arias Vega

"Cuando tengamos la mayoría..."

25.10.18 | 06:23. Archivado en Artículos

Con otra formulación, Joan Tardá ha insistido esta semana en la frase que hace poco escandalizó a propios y extraños: “Si hay algún independentista ingenuo o estúpido que crea que puede imponer la independencia al 50 por ciento de los catalanes que no lo son es evidente que está absolutamente equivocado”.

>> Sigue...


El "genocidio" de los indios

16.10.18 | 05:58. Archivado en Artículos

Coincidiendo con el Día de la Hispanidad, mis parientes ecuatorianos lamentan el “genocidio” tras el “Descubrimiento”, especulando con lo bien que estarían de no haberse producido aquél.

Curiosamente, quienes más suelen hablar de genocidio son los descendientes de los indios de entonces, sometidos a los retrógrados y crueles imperios maya, azteca o inca, personas que no existirían de haberse producido aquél exterminio o que habrían desaparecido si hubiese continuado la hegemonía de los excluyentes imperios indígenas precolombinos.

>> Sigue...


Los delincuentes de las "tarjetas black"

10.10.18 | 07:32. Archivado en Artículos

Resulta que al final de un larguísimo proceso de quienes se lo llevaron crudo gracias a las tarjetas black de Bankia, sólo dos tipos vinculados al PP no han devuelto el dinero ilegalmente apropiado (aparte de Miguel Blesa, que se suicidó a tiempo para evitarlo).

Sin embargo, para el imaginario público sólo hay un malo de todo esto: Rodrigo Rato, por la importancia del personaje. Frente a eso, digo, resulta que hay muchos más condenados, 64, y que 11 de ellos fueron puestos ahí por el PSOE, 3 por Izquierda Unida, 6 por Comisiones Obreras y 4 por UGT.

La primera conclusión de todo eso es que la maldad, la delincuencia, el latrocinio y la corrupción no son patrimonio de ningunas siglas, sino producto de la condición humana. Hay buenos y malos en todas partes, aunque sólo unos se lleven la fama y otros gocen, en cambio, del beneficio de una propaganda excelente, como si ser de izquierdas fuese total garantía de bondad y honradez.

Esa buena imagen la han tenido en la Historia, por ejemplo, personajes tan monstruosos como Lenin (bajo cuyo régimen al menos 5 millones de personas murieron de hambre), Mao o el propio Ernesto Ché Guevara, que ha dejado una obra teórica (y práctica) en la que justifica el asesinato como una actividad revolucionaria profiláctica y terapéutica.

Por eso mismo, no resulta sorprendente el que se diga a veces por unos medios de comunicación menos objetivos de lo que debieran, que en España existe mucha corrupción (sólo de derechas, se supone) y que ésta sale impune, cuando la verdad es que sucede justamente lo contrario. En cualquier país de nuestro entorno existe al menos tanta corrupción como aquí, pero en ninguno de ellos se ha realizado una limpieza tan a fondo que haya llevado a la cárcel a miembros de la Casa Real, vicepresidentes y ministros, mandatarios de Comunidades Autónomas, importantes empresarios (incluido el mismísimo jefe de la patronal), etcétera, etcétera.

Lo que uno echa a faltar, si acaso, es que se haya dado tanta publicidad (y escarmiento) cuando los malos no pertenecen a esa derechona que concita, a veces con razón, todas nuestras iras a riesgo de que en cambio se escapen de la vindicta pública muchos otros que presumen de buenos sin serlo.


El miedo del independentismo

07.10.18 | 17:29. Archivado en Artículos

El miedo de los independentistas catalanes no es al Estado español, al que piensan debilitado y a la defensiva, sino a sus propios paisanos: a los más radicales de los mismos.

Se entiende, entonces, perfectamente, la disensión entre los de Torra-Puigdemont, por un lado, y Esquerra Republicana, por otro, lanzados los primeros a una huida hacia adelante y dejando la iniciativa en manos de los radicales de la CUP y CDR, herederos de los anarquistas de Durruti y demás revolucionarios que hace 70 años se cargaban a todo quisque.

Esquerra, más pragmática y con mayor visión de la historia, sabe que, de no pararse a tiempo, “la revolución, como Saturno, acaba siempre devorando a sus propios hijos”. La frase, atribuida según quién a Saint-Just o a Robespierre —quienes en su corta vida asesinaron a mucha gente antes de acabar ellos mismos bajo la guillotina—, indica que los más revolucionarios odian, si cabe, tanto a sus compañeros de viaje como a sus adversarios y que, de obtener el poder, éste les sirve para matar a reyes y luego, en el mejor de los casos, acabar entronizando a emperadores como Napoleón.

De salirles bien su propósito revolucionario a los de la CUP-CDR —antes, nacionalistas; luego, soberanistas; más tarde, independentistas, y ahora militantes por una República de Catalunya—, el idílico país que propugnan sería un Estado totalitario y antidemocrático, sin libertades y sin bienestar, hundido en el agujero más profundo y retrógrado de la historia y con Torra, Puigdemont y tantos otros de su cuerda metidos por ellos en una cárcel que no sería tan benévola como las actuales.

Sólo quienes se han dado cuenta de eso, siendo ellos también secesionistas, perciben que “el procès” se les está yendo de las manos. ¿Se puede parar, se preguntan, antes de que la locura revolucionaria propicie una violencia generalizada y autodestructiva?


Políticos pobres, políticos ricos

01.10.18 | 06:26. Archivado en Artículos

En España, en general, a la gente le gusta presumir de tener menos dinero del que posee. No tanto para defraudar a Hacienda, que también, como por ese ancestral complejo de culpa religioso que ponderaba la austeridad frente a la opulencia.

Por eso, están mejor vistos por la opinión pública los políticos que menos haberes tienen frente a los más potentados. Justo lo contrario que en los países de tradición protestante, donde suele creerse que quien ha triunfado en esta vida tiene más mérito que el que no lo ha hecho y hasta goza de la complacencia de Supremo Hacedor.

>> Sigue...


Martes, 13 de noviembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Octubre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031