A contracorriente, el blog de Enrique Arias Vega

¿Para qué sirven los masters?

12.09.18 | 06:52. Archivado en Artículos

Antes sólo dimitían los políticos extranjeros por plagiar sus trabajos académicos, como el ministro alemán Karl Theodor zu Guttenberg, hace siete años. Ahora, la moda (o la necesidad) ha llegado hasta aquí, como acaba de suceder con Carmen Montón.

Lo nuestro, además, es mucho más modesto que una tesis doctoral, como sucedió en el caso alemán: aquí sólo son simples masters de una universidad privada los que han provocado problemas a Cristina Cifuentes, Pablo Casado o la susodicha Montón.

Pero, ¿por qué se empeña la gente en hacer masters?

La razón radica en la proliferación y consiguiente devaluación de las licenciaturas académicas. Hay más títulos en el mercado que necesidad de titulados, así que todo el mundo busca diferenciarse con un plus: un master, que es como decir que se sabe más que el resto de los titulados.

Eso impresionaba antes en el mercado laboral: cuantos más masters se tenían, se suponía que sus poseedores sabían más que quienes compartían la misma carrera. Eso, digo, duró hasta que todos los centros académicos expendieron masters como rosquillas, de los asuntos más variopintos, cobrando un pastón, eso sí (¡menuda fuente de financiación suplementaria!), y sin estar muy claros ni los procedimientos, ni el control, ni la valía de quienes los obtenían.

Si eso sirvió durante un tiempo a quienes aspiraban a un trabajo en la empresa privada, ¿por qué les dio a todos los políticos la manía de tener un master?

Por pura y simple vanidad.

Resulta que nuestros políticos suelen ser unos indocumentados, que se iniciaron en la vida pública siendo prácticamente unos adolescentes, sin haber acabado los estudios secundarios muchos de ellos; así que han debido inventarse títulos rimbombantes para parecer más preparados de lo que estaban.

Por eso comenzaron a publicarse en las webs parlamentarias, por ejemplo, las profesiones, los títulos y la experiencia laboral y política de nuestros representantes. A partir de ese momento, a muchos de ellos les quedaron tres opciones: o retirarse, o mentir en sus currículums o amañar falsos títulos. Y esos polvos están trayendo ahora estos lodos de tanto político acomplejado que no se fía de su improbable talento natural y necesita adornarlo públicamente con la mentira, que es tanto como ir de Guatemala a Guatepeor.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Jueves, 20 de septiembre

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Septiembre 2018
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
         12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930