A contracorriente, el blog de Enrique Arias Vega

El "maligno" Estado español

07.12.17 | 08:15. Archivado en Artículos

Ya en tiempos de la ominosa dictadura franquista, me encontré una noche con un marroquí habitual de la delincuencia: “Cuando me detengan —me confesó—, que sea en una cárcel española, son las mejores del mundo”.

Oyendo ahora a algunos separatistas recién excarcelados, como Rull o Turull, el trato allí sufrido ha sido en casos bastante vejatorio. “Hasta las hamburguesas estaban quemadas y la comida era flatulenta”. En mi larga experiencia como periodista, puedo corroborar, en cambio, las palabras de mi conocido magrebí: estuve en el famoso penal peruano de El Sexto, visitando al poeta y guerrillero Héctor Béjar en unas condiciones infames. En contraste, las prisiones españolas, como la de Topas, por ejemplo, parecen balnearios.

Y es que en el conflicto de los independentistas contra el Estado español han ganado ya la guerra del relato, sin que las instituciones hayan sabido oponerles la lógica semántica. Así, han convencido a parte de la opinión pública de que Junqueras y los Jordis son “presos políticos” y no políticos que han delinquido; o que el fugado Puigdemont es un exiliado y no un prófugo de la justicia.

Es más: al Gobierno español puede reprochársele su lentitud y su torpeza, su falta de visión y el haber sido utilizado ad nauseam por los secesionistas. Si no ha hecho las cosas bien, no ha sido por no atenerse a la legalidad —sus actuaciones han sido siempre bajo mandato judicial— sino por no haber sabido explicarlo.

Eso, el relato, la tergiversación semántica, lo ha hecho de fábula el independentismo que dice que lucha por la libertad ¿de qué? Hemos llegado a oír, por ejemplo, que está contra la Constitución del 78 porque ésta “limita los derechos adquiridos”. ¿Adquiridos? ¿Cuándo? ¿Bajo el anterior régimen franquista? ¿Es que algunos secesionistas añoran la dictadura?

En eso sí que han ganado ya: en el lenguaje. Oyéndole a Puigdemont, no debe haber Estado más antidemocrático que el español, cuando resulta que se guía por los mismos principios garantistas de la Bélgica a la que se acoge el fugado, con reglas, leyes y tribunales comunes dentro de la Unión Europea.

Claro que quienes tanto usan la palabra democracia, son quienes menos la practican, como la extinta Alemania comunista, que hasta llevaba el paradójico nombre oficial de República Democrática Alemana, como si la otra, la única superviviente, la liberal de Adenauer y Brandt, la de Kohl y Merkel no lo fuera.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Alef 07.12.17 | 09:54

    Dado que a la UE no pueden pertenecer países que mantienen la pena capital ni tampoco presos políticos, la expulsión de España fuera de ese organismo debe de ser inminente para tranquilidad de la progresía prosecesionista.

Viernes, 15 de diciembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Diciembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031