A contracorriente, el blog de Enrique Arias Vega

¿A quién interesa la Historia?

27.10.17 | 05:56. Archivado en Artículos

Parto de la base que a casi nadie le interesa la Historia como no sea para manipularla a su conveniencia.

>> Sigue...


El enfado de Europa con Rajoy

21.10.17 | 07:50. Archivado en Artículos

Me dicen que una cosa es el apoyo incondicional, sin fisuras, de la Unión Europea contra el desafío secesionista catalán, manifestado públicamente el viernes por sus tres principales dignatarios, Jean-Claude Juncker, Donald Tusk y Antonio Tajani, y otra muy distinta su enfado personal con Mariano Rajoy por haber permitido que el separatismo haya llegado tan lejos sin habérselo advertido a lo largo de estos años.

Su descontento no es sólo con el presidente español, por su puesto. Al parecer, en privado se quejarían de que ni la diplomacia de nuestro país, ni los cargos públicos que han acudido a encuentros internacionales y ni siquiera los europarlamentarios les hayan prevenido de lo grave en que iba derivando la situación.

Ahora, al parecer, ellos se ven obligados a echar el resto para evitar el desastre, o sea, el desgajamiento de parte de un Estado miembro a la que la UE, si llegara el caso, mantendría en el más absoluto ostracismo, como a la paupérrima república turcochipriota, frente al Chipre libre, el cual es miembro de todas las instituciones europeas y goza de todos los derechos como Estado miembro.

No resulta baladí, tampoco, que sea en Bruselas donde Pedro Sánchez haya mostrado más apoyo al Gobierno español en su intento de devolver la legalidad a Cataluña. La UE ha tenido que urgirle a que lo haga, lo mismo que en 2011 impuso a Rodríguez Zapatero la modificación del artículo 135 de nuestra Constitución, incorporando en el texto el concepto de “estabilidad presupuestaria”. La UE no admite bromas con las cosas de comer: es decir, el bienestar económico, los derechos de los ciudadanos, la libertad y la democracia.

Fuentes consultadas admiten un dato de más difícil comprobación: el que los dirigentes europeos creen que, incluso en la mejor hipótesis de restauración institucional en Cataluña, el descalabro económico que eso va a suponer para España será mayúsculo y no sólo del modesto uno y pico del PIB que pregonan, sino incluso de hasta dos cifras, con una larga y difícil recuperación.

Por ello, el precio a pagar sería la probable la intervención de la troika en España y, por ende, en Cataluña. O sea, que las cuentas de la Generalitat y el desenvolvimiento económico de su autonomía no serían intervenidas exclusivamente por Cristóbal Montoro, sino por los hombres de negro de las finanzas públicas internacionales.

Eso, o convertirse en el irrelevante Chipre del Norte, al cual sólo reconocen Turquía y desde hace poco la inoperante Organización de la Conferencia Islámica.

Cualquiera de ambas hipótesis, claro, sería la peor pesadilla para un independentista radical.


Cuándo fue la independencia...

15.10.17 | 07:52. Archivado en Artículos

Para mí es indiferente la respuesta de Puigdemont a Mariano Rajoy: en la Cataluña actual, el Estado español es ya algo tan lejano y tan abstracto para sus ciudadanos como pueda serlo la Administración de Lituania o de Azerbaiyán. ¿Y a quién de nosotros le gustaría ser gobernado por lituanos o por azeríes? A nadie, por supuesto.

>> Sigue...


¿Independencia o revolución?

09.10.17 | 07:06. Archivado en Artículos

No toda la amalgama de políticos soberanistas quiere tan sólo la independencia de Cataluña. Anna Gabriel, Eulàlia Reguant, David Fernández,… y demás miembros de la CUP (Candidatura de Unidad Popular) pretenden simultáneamente la revolución social y política. En otras palabras, poner patas arriba todos los valores del sistema democrático occidental, o sea, burgués, según ellos.

>> Sigue...


El "supremacismo" catalán

02.10.17 | 09:46. Archivado en Artículos

La gran mayoría de alemanes que vivieron en el III Reich eran buenísimas personas, seguro, pero en 1938 creían que Hitler era el mejor dirigente que habían tenido nunca y se convencieron de la supremacía aria. Hasta los austríacos votaron en un 99,73 por ciento a favor de su integración en la Alemania nazi.

Eran otros tiempos y otras circunstancias, lo sé, pero sólo una minoría de alemanes, como Willy Brandt, combatió aquel régimen, al precio, incluso, de cambiar de nacionalidad para poder hacerlo. Luego, tras la derrota militar en 1945, resulta que nadie había sido nazi en Alemania.

>> Sigue...


Miércoles, 13 de diciembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Octubre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031