ENIGMA, el blog de Celso Alcaina

Jacinta y Francisco, ¿Santos?

21.04.17 | 09:39. Archivado en Acerca del autor

Durante varios años, en la Curia Romana, fui el encargado de estudiar presuntas apariciones y presuntos fenómenos misteriosos. En mi libro ROMA VEDUTA. MONSEÑOR SE DESNUDA, dedico un capítulo a "apariciones y revelaciones". En otros capítulos me pronuncio sobre milagros y canonizaciones.
Se comprende, pues, que la noticia de que en mayo el papa Francisco canonizará a Jacinta y Francisco, los dos niños videntes de Fátima, me incite a intervenir.

>> Sigue...


Viri Probati o la abolición del celibato obligatorio

09.04.17 | 20:33. Archivado en Acerca del autor

En una reciente entrevista a Die Zeit, el papa Francisco lanzaba el dardo: "Tenemos que considerar si los viri probati son una oportunidad". Se refería a si ciertos hombres, normalmente casados -y de vida cristiana madura y contrastada- pueden ser ordenados presbíteros. Y el Papa añadía que la falta de vocaciones de hombres que quieren vivir una vida célibe es "un problema enorme y como tal la Iglesia tiene que solucionarlo".

El cardenal Walter Kasper, presidente emérito del Pontificio Consejo para la Unión de los Cristianos, acaba de pronunciarse sobre el tema. Según él, el Papa está alarmado ante la disminución de sacerdotes célibes. Esto demuestra que hay una necesidad vital e imperiosa de acción. "La discusión es urgentísima. El Papa piensa que esta discusión merece la pena; la ve con buenos ojos. El balón está en el tejado de las conferencias nacionales. De ellas Francisco espera el próximo paso. Los episcopados pueden acercarse al Papa y hacerle la correspondiente petición. El Papa responderá positivamente. Ahora depende la las conferencias episcopales" .

Sin salirnos de Alemania, el cardenal Reinhard Marx, arzobispo de Múnich, cree que para Europa es inoportuna la idea de los viri probati. Como inciso, anotemos que en toda Alemania hay sólo 40 seminaristas.

La idea de la ordenación de los viri probati no es original del Papa actual. En mi reciente libro ROMA VEDUTA. Monseñor se desnuda, hay un capítulo con título "Celibato opcional. La opción de Pablo VI". En página 173 puede leerse:
"Septiembre de 1971, pocos días antes del inicio del Sínodo. Desde su ventana del Palacio Apostólico, en alocución dominical, el Papa se refirió al tema del celibato y dijo: el Sínodo que está a punto de comenzar debatirá sobre el celibato del clero. Por mi parte estoy dispuesto a que varones cristianos casados puedan acceder al sacerdocio, siempre que el Sínodo así lo acuerde".

En el mismo libro analizo los avatares del Sínodo de 1971, así como las reticencias y las contradicciones de Pablo VI al respecto de la opcionalidad del celibato eclesiástico.

Ya en 1970, el entonces simple teólogo Walter Kasper, juntamente con K. Lehmann y J. Ratzinger, se pronunciaron a favor de los viri probati.

Todos estamos de acuerdo en que el celibato obligatorio carece de base apostólica y eclesial. Se trata de una normativa que con razones más o menos espurias se introdujo paulatinamente en la Iglesia Romana, no en la Oriental. Ninguna vinculación esencial entre celibato y sacerdocio. Así lo proclama también el Vaticano II en su Presbyterorum Ordinis, nº 16.

El procedimiento para instaurar la ordenación de los viri probati debería ser similar al ya vigente para la restauración del diaconado permanente. La iniciativa partiría de las Conferencias episcopales.

Sin negar que la iniciativa de los viri probati sea positiva, se me ocurre calificarla de apaño, de remedio a una situación coyuntural. Es un pasito, importante pero inconsistente, en la solución de un problema más complejo. El celibato obligatorio se fundamenta en concepciones maniqueas que estuvieron activamente presentes en la fundación y posterior evolución de la Iglesia institución. También, en razones menos filosóficas como fueron las económicas y sociales. La práctica de los viri probati deberá conducir a la abolición definitiva de la obligatoriedad del celibato y ello no sólo para los presbíteros; también para los obispos. Queda luego un camino no menos urgente a recorrer: la equiparación de las mujeres a los varones en todos los Órdenes sagrados.


Desconcertante Francisco

24.03.17 | 11:55. Archivado en Acerca del autor

Acabo de leer que el papa Francisco pretende canonizar en mayo a Francisco y Jacinta, dos de los niños videntes de Fátima. En el 2000 ya fueron beatificados por Juan Pablo II. Una curación de un niño brasileño justificaría esta canonización.
En más de una ocasión me manifesté sobre canonizaciones y milagros. La última, en mi reciente libro ROMA VEDUTA. Llego a concluir que Francisco tuvo en su mano la ocasión para clausurar la Congregación de las Causas de los Santos.

>> Sigue...


ROMA VEDUTA. Monseñor se desnuda

18.03.17 | 11:40. Archivado en Acerca del autor

Vengo a hablar de mi libro. Ya se puede adquirir y leer. Editorial Liber Factory. Disponible en papel y ebook en www.vnetlibrerias.com y en www.terrabooks.com. Pedidos a: pedidos@visionnet.es. Una autobiografía teñida de romanidad. Un retrato de la institución católica contemplada por alguien que todo lo enjuicia desde su propia perspectiva. ROMA VISTA. Vista para sentencia.

>> Sigue...


"Secularizaciones" o reducciones al estado laical

29.06.16 | 19:21. Archivado en Acerca del autor

Sólo a partir del Concilio Tridentino, siglo XVI, el celibato fue obligatorio para todos los sacerdotes católicos. Con anterioridad, ya desde el siglo IV, se produjeron amagos de imponer el celibato en algunas regiones. La historia nos evidencia la acentuada disolución de costumbres en el clero de la Baja Edad Media y Renacimiento. Se narra, por ejemplo, que al Concilio de Constanza (1414-1418) acudieron 700 mujeres públicas para satisfacer las necesidades sexuales de los obispos y su séquito. Y por doquier se encontraban hijos bastardos de clérigos, también de obispos y papas. Puede que a esta escandalosa situación intentara responder el Concilio Tridentino. Pienso que es más convincente la motivación de “contra-reforma”. Era preciso oponerse a la normativa liberatoria protestante, incluida la sexual. La Reforma había suprimido los institutos con votos de castidad y aconsejaba el matrimonio de los clérigos.

>> Sigue...


Cómo llegó el Papa a ser infalible

15.11.15 | 19:44. Archivado en Acerca del autor

"Yo no soy ni seré infalible". Los alumnos del Colegio Español de Roma no dábamos crédito a cuanto estábamos escuchando. Era un papa quien pronunciaba esa frase. Juan XXIII, hasta hacía pocos días Angelo Giuseppe Roncalli. El sucesor de Pío XII, quien había reafirmado su infalibilidad con la proclamación de un dogma, el de la Asunción de María.

>> Sigue...


Miles de divorcios en el Vaticano

02.10.15 | 12:28. Archivado en Acerca del autor

Ante las últimas normas del Vaticano que relajan los procedimientos para las declaraciones de nulidad matrimonial, han surgido voces discrepantes o alarmistas de algunos juristas y obispos. Con el presente trabajo pretendo contribuír a esclarecer el tema de la indisolubilidad del matrimonio.

>> Sigue...


Fernando Quiroga, Pontífice

02.02.15 | 20:00. Archivado en Acerca del autor

Subió al púlpito izquierdo de la catedral compostelana. Desde hacía un mes esperábamos ese día. Nos importaba más el día de vacación que la entronización del nuevo arzobispo. Funcionó el botafumeiro. El órgano barroco sofocó el murmullo de los asistentes. Sonó el bélico himno: "santo adalid patrón de las Españas". Mil seminaristas. Un bosque de mitras, no sólo de obispos. También, los seis canónigos con ese privilegio, resabio del imperio Gelmírez. Cientos de sacerdotes. Innumerables frailes y monjas. Fieles y curiosos. Corporación municipal. Autoridades varias. Alto y fuerte como un pino. Casi dos metros. Más de cien kilos. Fernando Quiroga Palacios pronunció una palabra que yo, niño, desconocía. Pontífice. La repitió en su discurso de media hora. Desgranó su significado. Sería su programa de actuación. Apenas entendí algo. Probablemente porque no atendí.

>> Sigue...


Satanás

01.10.14 | 22:10. Archivado en Acerca del autor

Es inevitable. Cuando alguien habla mucho, a menudo y de todo, corre el riesgo de desbarrar. Por lo menos, en algo. Y el hecho de estar constituido en autoridad-poder no lleva consigo la autoridad-sabiduría. Es evidente que el hablar desde una cátedra no implica hablar "ex cathedra". Y, aunque así fuera.
Hago estas afirmaciones a propósito de las expresiones del papa Bergoglio sobre Satanás. Sucedió recientemente en una de sus diarias homilías en la Residencia Santa Marta.

>> Sigue...


Francisco, papa. Bergoglio, "jesuita"

27.06.14 | 08:49. Archivado en Acerca del autor

Isidro llegó muy indignado a mi despacho. Pretendía iniciar un contencioso contra un notario. Estaba convencido de la irregularidad cometida por el fedatario público. Con malas artes lo había despojado de bienes y derechos. "Ese notario es un jesuita". Me dijo, como resumiendo la mejorable personalidad de su malhechor. La instancia al Colegio corporativo había sido inadmitida. No voy a revelar la secuencia del asunto. No es ése mi propósito. Ni debo hacerlo. Sólo quiero incidir en la frase lapidaria: "es un jesuíta". Un significado claramente peyorativo de "jesuita". Un insulto. A la sazón, una novedad para quien había realizado los estudios superiores en centros jesuíticos.

>> Sigue...


Simonía

10.06.14 | 09:52. Archivado en Acerca del autor

Nestor Álvarez, Pedro Outeiro, Uxía Salgueiros, Xan Dopico. Así, hasta nueve. El cura de la extensa parroquia de Outeiro Baixo va proclamando los difuntos por los que aplica la Eucaristía. Cada fin de semana acude también a otras dos parroquias a su cuidado. En ellas relacionará otra decena de difuntos. Aproximadamente, veinte almas podrán ser aliviadas o sacadas del Purgatorio en virtud de las tres misas. Los familiares de cada uno de los difuntos han encargado la misa a Don Rodolfo Vales, previo correspondiente "estipendio". Años atrás, los encargos se hubieran repartido entre una docena de curas. Hoy, sólo hay uno en la comarca,

Don Rodolfo
es argentino, con abuelos gallegos. Regentaba una parroquia importante en la provincia de Buenos Aires. Vino a España a conocer sus raíces y sus parientes. El obispo le ofreció prestar sus servicios en Outeiro. Sólo tres meses, el tiempo que pretendía quedarse en nuestro país. Pronto descubrió que aquel puesto era una mina. Había que explotarla. Pospuso su retorno a Argentina. Ya van ocho años. En la parroquia bonaerense ganaba suficiente para una cómoda vida, incluso teniendo consigo a sus padres. Pero ésta de Galicia es mucho más rica y apetecible.

La proverbial veneración galaica a los difuntos lleva, todavía hoy, a importantes dispendios. Una cadena de actos religiosos a cargo de uno a varios sacerdotes. Cuantos más sacerdotes asistan, más valor espiritual, más influencia en beneficio de las almas por las que se celebran los sufragios. Funeral de "corpore insepulto", entierro, responsos, misa "de salida", misa "de luto", funeral de "cabo de año", misas mensuales o semanales. Así, durante años o siglos. Hay fundaciones de misas que traen origen de varios siglos atrás.

Por todos esos actos religiosos se abonan unos honorarios. La Iglesia los llama "estipendios". Hay unos aranceles, pero los curas prefieren recurrir a "la voluntad". Es más rentable. Saben que el pueblo es generoso con los difuntos. Si acuden varios sacerdotes, aunque se trate de única misa o único funeral, cada uno de los clérigos recibe lo mismo que si fuera él solo quien oficiara. El "estipendio" mira la intención, no el trabajo o la molestia, que podría "facturarse" a parte, particularmente cuando el oficiante ha tenido que venir de lejos.

En la comarca pastoreada por Don Rodolfo la población se ha reducido, pero han sido muchos los que dejaron este mundo en los últimos años. Eso hace que no hayan disminuido los actos por esos difuntos. El problema surgió cuando el cura no podía atender a todos los feligreses con la diligencia y puntualidad demandadas. La cola de encargos nominales se alargaba demasiado. Para más, si la misa debía ser en domingo, no había modo de complacer a la mayor parte de los devotos.

Don Rodolfo, además de ser un experimentado cura de 50 años, fue un buen estudiante de Teología. Aprendió que la misa tiene un valor infinito y que cada una de las celebraciones tiene virtualidad para beneficiar a miles de sujetos. Le costó unas semanas catequizar a sus feligreses. Sobre todo, logró convencer a cada uno o una que le encargaba misas por sus deudos. Una misa - insistía - puede ser ofrecida a intención de varias personas o familias. Nada impide que la misa valga igual por el eterno descanso de una docena de difuntos para cuya celebración se haya dado el correspondiente "estipendio". La cuantía la deja a voluntad del donante, pero sugiere 50 euros, que todos aceptan o incrementan. Ahora no hay espera. Si la próxima semana es el sexto aniversario de la muerte del abuelo, nada impide que el cura lea su nombre al comienzo o en el ofertorio de la misa dominical. Lo hará juntamente con otros nombres de difuntos. Siempre, naturalmente, previo "estipendio". Todos contentos.

La inveterada costumbre eclesiástica y la actual legislación canónica amparan estos "estipendios" manuales u honorarios. Son retribuciones en negro. Se acumulan al sueldo que los curas reciben del Estado a través de la Conferencia Episcopal. Por lo demás, está claro que Don Rodolfo obvia el canon 948 del C.I.C. Pero sabe que las normas eclesiásticas son mutables, han variado y variarán. Y que los fieles tienen derecho a ser atendidos en circunstacias de extrema escasez de sacerdotes.

Don Rodolfo es un buen administrador de sacramentos. Es también una buena y ejemplar persona. Vive frugalmente. Por todo recibe una compensación dineraria. Misas, bautizos, comuniones, bodas, entierros. Y, sobre todo, funerales. En su comarca y fuera de ella. Gana mucho dinero, pero no lo ahorra. Al menos, no en España. Lo sobrante, que es mucho, lo envía a Argentina. Según él, para fines sociales. Cruza el charco al menos una vez al año, cargado de euros, dólares o pesos. Durante el mes de su ausencia, un amigo, albañil de profesión, atiende a sus tres parroquias. Los feligreses atestiguan que Antón dice la misa igual que Don Rodolfo, incluida la homilía. No lee las intenciones de donantes. No confiesa. Nadie sabe decir si consagra el pan y el vino, aunque reparte la comunión a la manera tradicional. Acepta "estipendios", aunque los reserva para el cura, quien, a su regreso, los contabilizará para próximas misas.

Hace poco menos de dos mil años, un tal Simón ejercía la magia en Samaría con gran éxito. "Todos lo seguían y decían: éste es el poder del gran Dios. Y se adherían a él". Simón, al ver que Felipe lo aventajaba en su oficio, se hizo cristiano y se adhirió a él. Más aún. Viendo Simón que Pedro y Juan lograban maravillas con la imposición de las manos, intentó comprar el "numerito" a Pedro. Ésta fue la reacción de Pedro. "Sea ese tu dinero para perdición tuya, pues has creído que con dinero podía comprarse el don de Dios. No tienes en esto parte ni heredad, porque tu corazón no es recto delante de Dios. Arrepiéntete, pues, de esta tu maldad y ruega al Señor que te perdone este mal pensamiento de tu corazón porque veo que estás lleno de maldad y envuelto en lazos de iniquidad" (Hechos 8, 9-23).

Desde entonces – también antes - se negocia con lo espiritual. Dinero y dominio (a veces también sexo) son los negros ingredientes de las instituciones religiosas. Pláceme aludir a dos hitos históricos. En nuestra Iglesia, después de las escandalosas investiduras medievales – política y corrupción - nunca erradicadas, el cenit de la simonía se alcanzó en el siglo XVI. La masiva venta de indulgencias para construir la basílica de San Pedro colmó el vaso de la paciencia de muchos eclesiásticos responsables. Fue la espita que alejó de Roma a Lutero y sus secuaces protestantes. La Contrareforma no supo poner remedio. Aún hoy se "venden" indulgencias, bendiciones, intenciones, oraciones, sufragios, milagros. Y hasta hace pocos años, comprábamos la Bula toledana que nos autorizaba a comer carne los viernes sin cometer pecado.


Canonizaciones. Beata Evita de Perón

18.05.14 | 18:22. Archivado en Acerca del autor

La competencia en causas de beatificación y canonización estaba, hasta 1970, atribuida a la Congregación de Ritos. Más exactamente, era una sección, la segunda, de ese dicasterio. Pablo VI convirtió las dos secciones en dos Congregaciones: Culto y Causas de los Santos. De esa reforma surgió un inusual incremento de beatificaciones y canonizaciones. En la práctica, una devaluación de la santidad canónica que, tangencialmente, produjo unos mayores ingresos extra para el Vaticano. El tradicional elenco de los santos se duplicó. Juan Pablo II beatificó y canonizó a más personas que todos sus antecesores juntos.

>> Sigue...


Lunes, 24 de abril

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Abril 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930