Encuentros con la Palabra

“¡Maestro! ¿No te importa que nos estemos hundiendo?”

20.06.18 | 21:07. Archivado en Encuentros, CicloB

Domingo XII del tiempo ordinario – Ciclo B (Marcos 4, 35-41) – 24 de junio de 2018

Recibí hace unos meses el siguiente texto: “Un profesor universitario retó a sus alumnos con esta pregunta. ¿Dios creó todo lo que existe? Un estudiante contestó valiente: Sí, lo hizo. ¿Dios creó todo?, preguntó nuevamente el profesor. Sí señor, respondió el joven. El profesor contestó, "Si Dios creó todo, entonces Dios hizo al mal, pues el mal existe, y bajo el precepto de que nuestras obras son un reflejo de nosotros mismos, entonces Dios es malo". El estudiante se quedó callado ante tal respuesta y el profesor, feliz, se jactaba de haber probado una vez más que la fe era un mito”.

>> Sigue...


“Lo mismo de noche que de día, la semilla nace y crece sin que él sepa cómo”

13.06.18 | 14:28. Archivado en Encuentros, CicloB

Domingo XI del tiempo ordinario – Ciclo B (Marcos 4, 26-34) – 17 de junio de 2018

El Evangelio de hoy nos recuerda algo fundamental para el proceso de construcción de una comunidad de fe: El crecimiento en la vida de comunión, como en todo lo que implica la vida espiritual de las personas, es un regalo de Dios, una gracia. El crecimiento comunitario es un don que es necesario pedir con humildad. Dietrich Bonhoeffer, teólogo alemán, sostiene que "Comunidad cristiana significa comunión en Jesucristo y por Jesucristo. Ninguna comunidad cristiana podrá ser más ni menos que eso. Y esto es válido para todas las formas de comunidad que puedan formar los creyentes, desde la que nace de un breve encuentro hasta la que resulta de una larga convivencia diaria. Si podemos ser hermanos es únicamente por Jesucristo y en Jesucristo"(Dietrich Bonhoeffer, Vida en Comunidad).

>> Sigue...


“(...) decían que se había vuelto loco”

05.06.18 | 02:37. Archivado en Encuentros, CicloB

X Domingo del Tiempo Ordinario – Ciclo B (Marcos 3, 20-35) – 10 de junio de 2018

Hace algún tiempo leí una columna de Mario Mendoza en el periódico El Tiempo titulada La Envidia. El autor contaba una historia de un pescador que tenía un balde lleno de langostas vivas en un rincón del puerto. “Un extranjero se acercó y le advirtió que uno de los animales estaba a punto de salirse del balde. El pescador, sin levantar siquiera la mirada y continuando con su labor de doblar las redes, le dijo: – No hay problema, no pasa nada. – Pero se le puede escapar – replicó el extranjero, sin entender la situación. Entonces el pescador se sonrió y explicó con una sonrisa en los labios. – Son langostas colombianas, míster. Si una de ellas quiere salir del balde y está ya al borde, las otras se encargan de regresarla al fondo”.

>> Sigue...


Sábado, 23 de junio

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Junio 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930