En cristiano

Un nieto sacerdote preside la Misa en memoria de su abuelo beato y mártir

El sacerdote Arturo Pablo Ros Murgadas, nieto del mártir de Vinalesa Arturo Ros Montalt, presidió la misa de su abuelo

(Desde El Canyamelar de Valencia, José Ángel Crespo Flor).-
Arturo Pablo Ros Murgadas, sacerdote de la diócesis de Valencia, presidió ayer, en su pueblo de nacimiento, Vinalesa, la misa en memoria de su abuelo, el beato mártir Arturo Ros.

Beato Arturo ROS MONTALT. Casado y padre de seis hijos. Trabajador de la yutera.
(* Vinalesa, 26-X-1901 + Moncada, 28-VIII-1936). Se sabe que perteneció a varias asociaciones católicas y fue muy estimado por su valentía, jovialidad, don de gentes e intrépido espíritu apostólico.

Es importante recordar a estos beatos mártires porque deben ser ejemplo para los cristianos de a pie y porque, con su ejemplo, valentía y martirio nos han dado constantes muestras de cómo hemos de funcionar en la sociedad que nos ha tocado vivir.

Imaginamos que para Arturo Pablo Ros Murgadas el de ayer fue un día muy especial por cuanto supuso hablar de su abuelo mártir a su gente, a la gente de Vinalesa y recordar al mismo tiempo a su tío Honorato Ros Llopis, sacerdote y con el que le unía muchos y fuertes lazos y no solos familiares.

Lo que nos dijo uno de sus hijos
Francisco Ros Llopis, uno de los hijos del mártir, mostraba una felicidad difícil de explicar "siempre que llega este 22 de septiembre en casa, es un día grande, muy grande. Recordamos a mi padre sí, pero también a nuestro hermano sacerdote autor de la única biografía completa que existe del Beato Arturo Ros. ¿Cómo no iba a estar completa si la redactó uno de sus hijos, nuestro hermano sacerdote Honorato?".

Se da la circunstancia quemi hermano Honorato Ros nació dos meses después del martirio de nuestro padre y murió el 22 de diciembre de 1999 antes de que la Iglesia prclamara beato a su padre. "Si alguno de nosotros hubiésemos podido cambiarnos por mi hermano Honorato lo hubiesemos hecho. Tal era el cariño y la stima que le teníamos y lo importante que veíamos era para la Iglesia su presencia. Pero cuando Dios decide las cosas El, y solo El, sabe porqué las hace."

Francisco Ros recuerda que "mi padre desaparecería en uno o dos minutos. Lo arrojaron a un horno de cal situado en Moncada, localidad valenciana, próxima a Vinalesa, el 28 de agosto del 36 así que, tanto ese día como este 22 de septiembre en el que la Iglesia recuerda a todos los mártires de la persecución religiosa del 36 son fecha, por lo menos para nosotros, imborrables. Muchos recuerdos se nos vienen a la cabeza y, por supuesto, en la eucaristía pedimos tanto por mi padre que ya está en el cielo como por mi hermano, que pienso que también lo estará porque en vida se ganó con su labor abnegada al sacerdocio el estar en el cielo y disfrutar con su padre de la Vida Eterna y de la presencia de Cristo resucitado".

Cincuenta años sin saber cómo era un horno de cal
Francisco Ros vio por vez primera lo que era un verdadero horno de cal la víspera del 50 aniversario del martirio de su padre. Para ello tuvo que ir hasta Moncada y buscarlo. No sabe a ciencia cierta cual fue pero sí recuerda que vio tres o cuatro. "Desde entonces tengo claro donde arrojaron a mi padre. Él ahora, desde la Gloria, estará seguro rezando por todos nosotros, por lo que le torturaron y arrojaron a ese horno de cal, por su nieto Arturo y también por Vinalesa a la que amaba profundamente".

Dos mil reliquias repartidas
Al celebrarse el quinto aniversario de la beatificación celebrada por Juan Pablo II de 233 mártires valencianos de la persecución religiosa de 1936, la Arquidiócesis de Valencia ha distribuido cerca de dos mil reliquias a parroquias y comunidades religiosas de más de 30 países que las solicitaron.

Según informa la agencia AVAN "las reliquias han sido solicitadas, en la mayoría de los casos, por parroquias pero también por seminarios, colegios y comunidades cristianas así como por particulares y familias que desean venerar en sus hogares a nuestros mártires".

Entre los países de las parroquias solicitantes figuran Filipinas, China, Venezuela, México, Tanzania, Japón, Brasil, así como las ciudades australianas de Perth y Sidney, y las norteamericanas de Dallas y Washington, además de numerosos países europeos.

Así, una de las reliquias enviadas ha sido remitida a un seminario en Hong Kong (China). Se trata de una reliquia del beato Pascual Torres Lloret, natural de la localidad valenciana de Carcaixent, de quien se han repartido también más de un centenar de reliquias a parroquias de Venezuela, México, Tanzania, Japón y Brasil.


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Sábado, 20 de octubre

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Octubre 2018
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
    1234567
    891011121314
    15161718192021
    22232425262728
    293031