Emigrantes

La crisis ha llegado a las remesas

21.04.08 | 16:43. Archivado en Actualidad, Trabajo

(PD).-Ha venido siendo uno de los indicadores más positivo de la economía española en los últimos 10 años pero se acabó. Según las cifras del Banco de España de enero, los inmigrantes mandaron a sus países 667 millones de euros, un 5,4% más que en igual mes de 2007. El crecimiento es cuatro veces inferior al vivido en todo el pasado ejercicio -fue del 20%- y más de siete veces menor al 38% que se rozó en 2006. Es más, la cuantía enviada en el primer mes del año es la más baja desde mayo del pasado ejercicio.

Todas las remesas que recibe, por ejemplo, América Latina suponen una cantidad mayor que la suma de las inversiones extranjeras y la ayuda al desarrollo. Sin embargo, y según datos del Banco de España, como consecuencia de su desaceleración económica el número de desempleados crece sobre todo entre la población inmigrante. En noviembre disminuyeron los envíos en 6 puntos, en diciembre cayeron 4 puntos y en enero, de nuevo, se redujeron 4,5.

Aunque en muchos países de destino se usa el dólar como moneda de referencia y el valor del dólar respecto del euro se ha ido depreciando, la depreciación del dólar es algo que se viene produciendo desde hace algunos años y, sin embargo, las remesas habían aumentado muy rápidamente. Parece que si la actividad económica baja las remesas también caen, sobre todo en sectores que emplean muchos inmigrantes como la construcción.

A esto se une que la fuerte alza de la inflación y los elevados tipos de interés están lastrando el poder adquisitivo de las economías domésticas. Si los inmigrantes deben gastar más en alimentos y en combustibles y pagar más por sus hipotecas lo lógico es que les quede menos dinero para enviar a sus países de origen.

Luego está la factura del Euribor. Respecto a dos años atrás, por ejemplo, el incremento registrado por este índice, principal referencia para las hipotecas, ha reducido en unos 250 euros el dinero disponible por las familias endeudadas.

Si se tiene en cuenta que los inmigrantes que mandan remesas retornan alrededor de 300 euros mensuales a su país, se explica buena parte de lo que está sucediendo.

Y luego hay un factor adicional, aunque ligado a los anteriores. España, por la crisis económica, ha dejado de ser un país tan atractivo para los extranjeros. Tiempo atrás todo el que llegaba a España tenía la certeza de que iba a encontrar un empleo, ya fuera en la economía real o en la sumergida. Pero ahora, con 67.000 extranjeros más en las listas del paro que un año atrás esa certeza no es tan plena.


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Miércoles, 13 de diciembre

    BUSCAR

    Síguenos

    Hemeroteca

    Diciembre 2017
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
        123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    25262728293031