Editado por

Jorge Gómez AlcaláJorge Gómez Alcalá

Sobre el autorautor ContactoContacto
Buscar
Temas
Archivos
Hemeroteca
Junio 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930 
Sindicación
Blogs
Un país a la deriva

Un país a la deriva

Unos juegos peligrosos.

Vicente A. C. M.

Acción-formación social y ética

Acción-formación social y ética

Síndrome de la manada, patologías sociales y revolución socio-cultural

Agustín Ortega

Punto de vista

Punto de vista

Abuchean a Torra

Vicente Torres

Tierra liberada

Tierra liberada

Justicia sin ensañamiento

Koldo Aldai

El buen vivir de Juan Luis Recio

El buen vivir de Juan Luis Recio

¿Cómo cuidar la alimentación de los niños en verano? 3/4

Juan Luis Recio

Columna Social

Columna Social

El poder de la oración sobre nosotros que tiene el “Padre Nuestro”.

Julián Moreno Mestre

Crónicas Bárbaras

Crónicas Bárbaras

Manadas justicieras

Manuel Molares do Val

El Blog de Otramotro

El Blog de Otramotro

No hay fiera peor que el hombre

Ángel Sáez García

Secularizados, mística y obispos

Secularizados, mística y obispos

ENFERMO Y EN VERANO

Josemari Lorenzo Amelibia

El blog de Antonio Cabrera

El blog de Antonio Cabrera

El enfermo mental no tiene un Aquarius que le salve

Antonio Cabrera

Punto de encuentro

Punto de encuentro

El silencio necesario

Gabriel María Otalora

Ángel Moreno, de Buenafuente del Sistal

Ángel Moreno, de Buenafuente del Sistal

24 de junio San Juan

Angel Moreno

El Blog de Francisco Margallo

El Blog de Francisco Margallo

Teología de J. Ortega y Gasset. Evolución del Cristianismo

Francisco Margallo

No más mentiras

No más mentiras

Pensamientos y reflexiones 196

Antonio García Fuentes

Tres foramontanos en Valladolid

Tres foramontanos en Valladolid

Acuarelas de José Mª del Fraile

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

Aeterna Christi Munera

Aeterna Christi Munera

Oh, qué dulce y gentil eres

Jose Gallardo Alberni

Poemas

Poemas

En asuntos opuestos los desconsiderados

José Pómez

El blog de X. Pikaza

El blog de X. Pikaza

Dom 24.6.18 Economía de Juan ¡Quien tenga dos túnicas dé una a quien no tiene!

Xabier Pikaza Ibarrondo

Fe y vida

Fe y vida

Profeta y misionero: San Romero de América

Consuelo Vélez

Entre dos luces

Entre dos luces

Y el punto de mira en las raíces 17-VI-2018

Santiago Panizo



El goce de lo imposible, la estructura y el caso del “hombre de los lobos”

Permalink 15.03.16 @ 12:27:10. Archivado en Psicoanálisis, Clínica, Teoría, Psicología, Salud Mental, Investigación

Este sueño es el que posibilita a Freud construir el fantasma. Se trata de un sueño de angustia, por lo tanto angustia de castración.
Ese sueño nos habla de otra escena, anterior a su producción, constitutiva, estructurante.
Si el sujeto se constituye en un doble movimiento en el que a la falta en el Otro corresponde su división, el fantasma responderá a lo que se manifieste de falla en el campo significante, es decir el deseo del Otro.
Pero algo en esta operación cae, lo que denominamos el objeto (a), que en adelante va a constituirse en la causa.
Si esto es así, ¿Cómo podemos pensar al hombre de los lobos como un psicótico, si precisamente en este historial Freud va a dar cuenta de la constitución de una neurosis?
Freud dice que se trata del padre terrible, el padre de la horda primitiva, o sea amenaza de castración, castración ineludible como destino neurótico de un sujeto dividido, lo que le señala la llegada del final de análisis.
Para nosotros hoy, este fin de análisis se ubica en el atravesamiento del fantasma, que no implica ni su levantamiento, ni su desaparición, sino como dice Lacan “dar una vuelta alrededor de la nada”.
Porque nada hay detrás del fantasma.
Refiriéndose al fantasma, Lacan en el Seminario XI, en “De la mirada como (a)” se pregunta: ¿Por qué se da siempre o demasiado pronto o demasiado tarde? ¿Por qué recibe allí el sujeto o demasiado placer, como el obsesivo, o demasiado poco, como el histérico?
Recordemos que en el caso que estamos viendo el sueño de los lobos lleva a Freud a reconstruir la escena primitiva sobre el año y medio del paciente.
Pero como dice Lacan, no es la empatía sexual la que sostiene las modulaciones de lo analizable, sino un hecho facticio. En este caso es la extrañeza de la desaparición y reaparición del pene.
En la escena primitiva del hombre de los lobos se trata de un coito a tergo.
¿Se trata de tiempos distintos del fantasma obsesivo, fantasma de castración? O ¿se trata de un fantasma de escena primaria que nos remite “a pres coup” al fantasma persecutorio que descubre Mc Brunswick?
Lo que si parece es que el hombre de los lobos encontró en el análisis un sentido, incluso Muriel Gardiner camina en esa dirección al invitarlo a escribir sus memorias y convierte de esa manera al psicoanálisis en un ideal para el paciente.
Sobre el tema del diagnóstico que realiza la Dra Mac Brunswick quisiera recuperar algo importante que dice Lacan en “Función y campo de la palabra”.
Cito: “Primeramente el hombre de los lobos, a pesar de todo el haz de pruebas que demuestra la historicidad de la escena primitiva, a pesar de la convicción que manifiesta para con él, imperturbable ante las dudas metódicas a cuya prueba lo somete Freud, no llega nunca a integrar su rememoración en la historia.
En segundo lugar, el hombre de los lobos demuestra ulteriormente su enajenación de la manera más categórica, bajo una forma paranoide”
Como habrán observado, en toda la obra de Lacan tiene una fuerza muy importante el concepto de Paranoia. Desde sus primeros trabajos fue una de sus preocupaciones más importantes.
Y en este punto Lacan dice que interviene un elemento de la realidad. El dinero.
En el primer análisis con Freud, el hombre de los lobos era un millonario ruso protegido económicamente por la herencia recibida de su padre. Y con esto se pagó su análisis.
En su reencuentro con Freud, después de varios años, lo hace absolutamente empobrecido y en clara bancarrota económica. Al punto que tanto Freud como Mc Brunswick lo atendieron gratis.
Incluso durante 6 años Freud organizó colectas para sostener económicamente a su paciente, en pago por el beneficio que había prestado a la investigación psicoanalítica.
Si tenemos en cuenta sus palabras cuando habla de su transferencia, el padre como lugar siempre se hizo cargo de su tratamiento.
Lacan hace una pregunta. Cito: “¿No se comprende sin embargo que admitir un sujeto mantenido a costa del pritaneo del psicoanálisis, a causa del servicio que hacía a la ciencia en cuanto caso, es también instituirlo decisivamente en la enajenación de su verdad?
Quiero dejar planteados los siguientes interrogantes.
¿Ha habido movimiento estructural entre los dos análisis del hombre de los lobos?
¿Es que puede una estructura obsesiva dar lugar a una posición paranoide o ésta es un episodio del conflicto del hombre de los lobos con la realidad?
¿La estructura paranoide estaba ya en el primer análisis?
¿Influyó de alguna manera el análisis con la Dra Mac Brunswick en su identificación paranoide con una mujer?
Estas preguntas son trasladables en la actualidad al análisis de muchos de nuestros pacientes, por la importancia no solo que tienen desde el punto de vista etiológico y sintomático sino por las consecuencias clínicas que podemos extraer de ello.

Pág. 1 2 3 4 5 6

Haz de PD tu página de inicio | Cartas al Director | Publicidad | Buzón de sugerencias | Publicidad
Periodista Digital, SL CIF B82785809
Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España)
Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad

redaccion@periodistadigital.com Copyleft 2000

b2evolution Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.
Noticias Periodista Digital | Periodista Latino | Reportero Digital | Ciudadano Digital