Editado por

Jorge Gómez AlcaláJorge Gómez Alcalá

Sobre el autorautor ContactoContacto
Buscar
Temas
Archivos
Hemeroteca
Septiembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930 
Sindicación
Blogs
In itinere

In itinere

NOTA “OFICIAL” TARRACONENSE

Antonio Aradillas

Luis Miguel Modino: misionero en Brasil

Luis Miguel Modino: misionero en Brasil

Monseñor Vital Corbellini: “No podemos callarnos ante los que matan a los otros, sobretodo a los pobres”

Luis Miguel Modino

Teselas

Teselas

Fiesta de La Merced 2017

Alejandro Fernández Barrajón

Punto de vista

Punto de vista

Tardaban en aparecer los curas, pero lo han hecho

Vicente Torres

El buen vivir de Juan Luis Recio

El buen vivir de Juan Luis Recio

La inversión hotelera en España crece un 228% durante los seis primeros meses de este año

Juan Luis Recio

Crónicas Bárbaras

Crónicas Bárbaras

Revolución tunecina

Manuel Molares do Val

El Blog de Otramotro

El Blog de Otramotro

¿Que qué juzgo vergonzoso?

Ángel Sáez García

Secularizados, mística y obispos

Secularizados, mística y obispos

Obispos, más celo y amor con los sacerdotes

Josemari Lorenzo Amelibia

Ángel Moreno, de Buenafuente del Sistal

Ángel Moreno, de Buenafuente del Sistal

XXV Domingo TO "A", Buscar al Señor

Angel Moreno

Pacos

Pacos

La Historia no perdona mitos

Paco Sande

Entre el Cielo y la Tierra

Entre el Cielo y la Tierra

MIRAR A LA VIDA ETERNA NO DESCUIDA LO TERRENO

Francisco Baena Calvo

Opinión

Opinión

Defensa de las buenas formas, modos y maneras en la radio, otros medios e instancias

Opinión

Punto de encuentro

Punto de encuentro

Las mujeres le seguían

Gabriel María Otalora

Diario de un cura de pueblo

Diario de un cura de pueblo

Misionero de vacaciones: reparaciones

César Luis Caro

Un grano de mostaza

Un grano de mostaza

Hoy va de poesía

Dolores Aleixandre

Un país a la deriva

Un país a la deriva

Golpe de Estado en marcha (18)

Vicente A. C. M.

No más mentiras

No más mentiras

Antonio García Fuentes

El Blog de Francisco Margallo

El Blog de Francisco Margallo

Virtudes públicas en J. Ortega y Gasset

Francisco Margallo

Sursum Corda El blog de Guillermo Gazanini

Sursum Corda El blog de Guillermo Gazanini

“Tendrán que dar cuentas al Señor, crean en Él o no”. Choque entre obispado de Cuernavaca y gobierno de Morelos en crisis del sismo

Guillermo Gazanini Espinoza

Tres foramontanos en Valladolid

Tres foramontanos en Valladolid

25 años D.O. “Cigales”. 15. La importancia del vino en las últimas voluntades. II

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.



El goce de lo imposible, la estructura y el caso del “hombre de los lobos”

Permalink 15.03.16 @ 12:27:10. Archivado en Psicoanálisis, Clínica, Teoría, Psicología, Salud Mental, Investigación

El paciente obsesivo posee una florida, extensa y compleja sintomatología que deberíamos, al menos para comenzar a entendernos, describir.
Se trata de ideas, actos compulsivos, pensamientos y obsesiones repetitivas, que se presentan de pronto, a modo de ideas intrusas que el paciente no logra desalojar sin la realización de actos en forma de rituales y ceremonias que intentan apaciguar la angustia que ellos mismos producen.
Estos actos pueden consistir en lavados compulsivos de manos, largos, minuciosos, intensos y frecuentes o de la implementación de ciertas medidas que el paciente adopta por razones de “seguridad”, como comprobar una y mil veces el cierre de las llaves del gas, certificar el cierre de puertas o ventanas innumerables veces, y otras que escapan a toda lógica, como no pisar las rayas que separan las baldosas de un piso, golpear sistemáticamente paredes cada cierto tiempo, reasegurarse infinidad de veces de las cosas más disparatadas.
Todo parece responder a una lógica inconsciente que en el tratamiento habrá que poner a analizar, buscarles un sentido pre-determinado, tomando en cuenta la singularidad de cada sujeto que los padece.
El tema ha sido trabajado en la obra de Sigmund Freud y de otros psicoanalistas. Forma parte y objeto de sus estudios y de su práctica clínica y van desde síntomas leves, que no afectan marcadamente la vida del sujeto, hasta situaciones de gran complejidad que afectan el conjunto de su accionar vital
Se trata de uno de los puntos de la psicopatología analítica mejor descriptos por el fundador del psicoanálisis: la neurosis obsesiva.

Freud escribió dos de sus historiales clínicos más extensos y mejor realizados “El hombre de las ratas” y “El hombre de los lobos” tomando como piedra angular esta temática.
Creo que no me equivoco al decir que no hay en la obra freudiana un análisis más brillante que el que hace sobre la neurosis obsesiva, donde aplica sus descubrimientos en forma constante.
Pero aquí es donde los psicoanalistas debemos hacernos cargo de una parte de la responsabilidad que nos corresponde al no hacer lo suficiente frente al avance inexorable de la medicalización en los temas de salud mental.
Posiblemente confundidos por ciertos beneficios que algunos fármacos produjeron en las patologías más severas, hemos callado demasiado frente al abuso de las prácticas producidas por el discurso médico-psiquiátrico.
En alguna oportunidad, a Freud algunos de sus discípulos le sugirieron remplazar la palabra “sexualidad” por alguna otra que dijera más o menos lo mismo pero que no fuera tan controvertida a nivel social, como “erotismo”.
Freud se negó totalmente y pronunció una frase que hizo historia por el sentido y contundencia: “Uno empieza cediendo en las palabras y termina cediendo en la cosa misma”.
En el lugar en que los analistas hablamos de neurosis obsesiva apareció el “TOC”.(Trastorno Obsesivo Compulsivo).
El discurso psiquiátrico impuso el Toc, y ya que todo discurso impone sus prácticas concomitantes, el discurso del Toc se unió a la farmacología y para todo el mundo resultó obvio que a este “trastorno” le corresponde la medicación adecuada.
Pero no conforme con esto, el discurso médico-psiquiátrico sigue yendo a más. De la mano de las neurociencias y de sus estudios acude a buscar explicaciones al cerebro.
Basta de confrontar al obsesivo con su deseo, de analizar minuciosamente su discurso, acabemos con los “mitos” sobre la posición anal como supuesta fuente tanto de erotismo como de sufrimiento. Acabemos, dicen, con esas “supuestas defensas” como la represión, la anulación, la negación, la repetición reiterativa, etc.
No escucharlo más en su discursividad reiterativa de sufrimientos obsesivos, acabar con toda forma de interlocución que implique empatizar transferencialmente y por supuesto nada de “escuchar”, de interpretar, de señalar, de intervenir con la palabra.

Pág. 1 2 3 4 5 6

Haz de PD tu página de inicio | Cartas al Director | Publicidad | Buzón de sugerencias | Publicidad
Periodista Digital, SL CIF B82785809
Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España)
Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad

redaccion@periodistadigital.com Copyleft 2000

b2evolution Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.
Noticias Periodista Digital | Periodista Latino | Reportero Digital | Ciudadano Digital