Editado por

Jorge Gómez AlcaláJorge Gómez Alcalá

Sobre el autorautor ContactoContacto
Buscar
Temas
Archivos
Hemeroteca
Septiembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930 
Sindicación
Blogs
In itinere

In itinere

NOTA “OFICIAL” TARRACONENSE

Antonio Aradillas

Luis Miguel Modino: misionero en Brasil

Luis Miguel Modino: misionero en Brasil

Monseñor Vital Corbellini: “No podemos callarnos ante los que matan a los otros, sobretodo a los pobres”

Luis Miguel Modino

Teselas

Teselas

Fiesta de La Merced 2017

Alejandro Fernández Barrajón

Punto de vista

Punto de vista

Tardaban en aparecer los curas, pero lo han hecho

Vicente Torres

El buen vivir de Juan Luis Recio

El buen vivir de Juan Luis Recio

La inversión hotelera en España crece un 228% durante los seis primeros meses de este año

Juan Luis Recio

Crónicas Bárbaras

Crónicas Bárbaras

Revolución tunecina

Manuel Molares do Val

El Blog de Otramotro

El Blog de Otramotro

¿Que qué juzgo vergonzoso?

Ángel Sáez García

Secularizados, mística y obispos

Secularizados, mística y obispos

Obispos, más celo y amor con los sacerdotes

Josemari Lorenzo Amelibia

Ángel Moreno, de Buenafuente del Sistal

Ángel Moreno, de Buenafuente del Sistal

XXV Domingo TO "A", Buscar al Señor

Angel Moreno

Pacos

Pacos

La Historia no perdona mitos

Paco Sande

Entre el Cielo y la Tierra

Entre el Cielo y la Tierra

MIRAR A LA VIDA ETERNA NO DESCUIDA LO TERRENO

Francisco Baena Calvo

Opinión

Opinión

Defensa de las buenas formas, modos y maneras en la radio, otros medios e instancias

Opinión

Punto de encuentro

Punto de encuentro

Las mujeres le seguían

Gabriel María Otalora

Diario de un cura de pueblo

Diario de un cura de pueblo

Misionero de vacaciones: reparaciones

César Luis Caro

Un grano de mostaza

Un grano de mostaza

Hoy va de poesía

Dolores Aleixandre

Un país a la deriva

Un país a la deriva

Golpe de Estado en marcha (18)

Vicente A. C. M.

No más mentiras

No más mentiras

Antonio García Fuentes

El Blog de Francisco Margallo

El Blog de Francisco Margallo

Virtudes públicas en J. Ortega y Gasset

Francisco Margallo

Sursum Corda El blog de Guillermo Gazanini

Sursum Corda El blog de Guillermo Gazanini

“Tendrán que dar cuentas al Señor, crean en Él o no”. Choque entre obispado de Cuernavaca y gobierno de Morelos en crisis del sismo

Guillermo Gazanini Espinoza

Tres foramontanos en Valladolid

Tres foramontanos en Valladolid

25 años D.O. “Cigales”. 15. La importancia del vino en las últimas voluntades. II

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.



Pensar lo impensable o desear lo imposible La Noción de Trauma y los Campos de Concentración Nazis

Permalink 05.01.16 @ 17:50:58. Archivado en Personajes, Violencia, Psicoanálisis, Literatura, Cultura, Filosofía, Política, Psicología, Religión, Otros Autores

“Su majestad el bebé”, podríamos repetir con Freud. Se trata de un ideal de omnipotencia que supone la castración solamente posible a través de otro representado enfermo, castrado, débil. Rémora que estorba en el ascenso imparable del progreso, pícaro que roba al buen ciudadano, campeón de la falacia y de la mentira, trashumante que no conoce apego a terruño alguno, todas estas maneras de significar al Otro no son más que reversos de una condición que se desea recusar hasta volverla ajena.

Como si se tratara de reformar todo sometimiento a la Ley, el régimen nazi tenía que empezar por reformar las virtudes que la civilización le había atribuido a la Ley misma. Según Legendre:

“…el tránsito al acto hitleriano operó un regreso al punto crítico del sistema jurídico occidental, desarticulando toda su construcción mediante una puesta en escena de la filiación como pura corporalidad. Se dio un salto: el que va del cuerpo como vía de acceso a la interpretación (la circuncisión) al cuerpo como argumento de supresión del intérprete (biologismo racial)”.8

Mitologizar la ciencia se reveló posible, también, con la ideología nazi, así la corporalidad quedó reducida a la sola biología, a la nuda vida de Giorgio Agamben. Otro mito del laicismo, expresado en la obra Tótem y Tabú de Freud, establecería una referencia que servirá para señalar una hipótesis que me parece sustentable en este punto: el régimen nazi, al despojar a la Ley de su apego al orden de la subjetividad atravesada por la palabra y el imposible de la misma, forcluyó el padre heredero del asesinato del padre de la horda primitiva, intentando restablecer a aquel mismo bajo los atributos propios del régimen nazi.

Resaltando el derecho a decretar la excepción, el III Reich apura para sí atributos del protopadre, poder absoluto sobre todos los bienes. No se somete a la Ley, él es la Ley misma: el “concepto científico de raza” daría sustento a la consideración de la raza aria como raza superior y, por ende, a la consideración de las “otras” razas, como inferiores, merecedoras apenas de un no lugar que el campo de concentración revelaba posible. A esta se sumaba otra concepción, la de proceso natural o destino natural, que las otras razas obstaculizaban. El “judío” representaba un cierto objeto-fetiche al respecto. Como bien expresa Zizek:

“… los judíos funcionan como un especie de amo oculto que aspira a la dominación del mundo: son la imagen contraria de los arios, una especie de doble negativo, perverso: por eso han de ser exterminados, en tanto que a otras razas únicamente se les ha de obligar a ocupar su propio lugar.”9

Un desconocimiento deliberado de la relación entre los hombres, una recusación radical de la realidad que vincula el conflicto y la armonía en la dialéctica de las relaciones humanas, la negativa a asumir, desde el pensamiento, el conflicto real que acontece en todas las relaciones, queda reemplazado por la fetichización del adversario, constituido a su vez como representante supremo de todo el mal, a la par que obstáculo para la consecución de los grandes ideales de aquella gesta que empezó con la supremacía de la raza aria, pasó por la defensa de la patria y se entronizó como ideal supremo a través de la eugenesia y un cierto darwinismo social.

Querer no saber nada acerca de la complejidad de la vida si bien se puede postular como un ideal de comportamiento, también ignora el destino que ese III Reich habría de tener viéndose forzado a aceptar un trueque entre el imperio de los mil años por uno de doce. Esto quiere decir que la fetichización del adversario no siempre es garantía suficiente de triunfo toda vez que el mundo suele poner límites a todo aquel que suponga que la suya es la concepción que apura los anhelos universales. Siempre habrá un tope y desconocerlo más que signo de equivocación en el cálculo, será síntoma de estupidez, por más ilustrada que esta emulación con los antecesores quiera mostrarse.

Proyectada la castración en el otro, la omnipotencia del Amo supone garantizada la eternidad de su dominio. La racionalidad suprema concebirá el exterminio como proyecto necesario, pero contará necesariamente con el odio que representa la proyección de la amenaza en el otro. “El me amenaza”, bien podría ser la fórmula que encubriría aquella otra que, de ser admitida, no conduciría sino a la fusión amorosa (“Yo lo amo”). Volviendo con Zizek, la figura del judío era fetiche en tanto que condensaba fuertes antagonismos heterogéneos:

“… económicos (el judío como usurero), políticos (el judío como maquinador, dispositivo de un poder secreto), religioso-morales (el judío como un corrupto anticristiano), sexuales (el judío como seductor de nuestras inocentes muchachas)…10

Podemos establecer, en este punto de nuestra reflexión, que un elemento característico en la decisión de exterminar a otros era el proveniente de los propios prejuicios acerca de ellos mismos. Se producía una ruptura radical con el ideal de un saber construido al tenor de una relación con el otro y reemplazado por una constatación de que el otro era lo que los prejuicios dictaban acerca de él. Aquí también nos encontramos con una dimensión del trauma bastante elocuente en la medida en que tampoco al objeto le correspondía posibilidades de injerencia en la constitución de su condición de fetiche, que es otra manera de señalar, la nula responsabilidad de su actuación con respecto de las expectativas que el régimen tenía puestas en él.

Otra forma de la desubjetivación que anuda la experiencia de la víctima a la imposibilidad de su defensa en términos de argumentación. Decidida como esa ofrenda que se quemará ante los dioses oscuros del nazismo, su puesto no podrá ser otro que el de chivo expiatorio, cordero ofrecido a la divinidad.

Esta es una dimensión poco estimada de las características de un traumatismo como el que aquí se ha revelado: convertido en fetiche, el objeto ofrecido en sacrificio, hace las veces de pharmacon con el que el oferente intenta recusar su propia castración y proyecta toda la falta que lo constituye en quien, digámoslo ahora, no puede acceder a la condición de adversario, reducido como está a la de desvalido absoluto.

La descripción obliga una pregunta: ¿Es posible, y de qué modo, construir una subjetividad capaz de conducir al afectado más allá de las marcas que, como tatuaje quedaron adheridas a su memoria? En otras palabras: la superación del traumatismo ¿acaso no pasa por la des-fechitización del objeto y su conversión en adversario legítimo que lucha contra una afrenta?

Por el momento dejaremos planteadas estas dos preguntas. Es fácil inferir que ellas obligan a replantear la noción de trauma y llevar a quién lo sufre a un estatuto diferente al de mero enfermo o afectado: alguien que sea capaz de resignificar el acontecimiento, teniendo la ética por el establecimiento de la verdad del mismo (lo real) y sabiendo colocarse a distancia crítica de la sola marca determinista de la memoria. Esto implica reconocer como imposible una superación de la experiencia que no apele a la vinculación del afectado con proyectos encaminados a restaurar todo aquello que la experiencia nazi quiso eliminar por siempre.

Pág. 1 2 3 4 5

Haz de PD tu página de inicio | Cartas al Director | Publicidad | Buzón de sugerencias | Publicidad
Periodista Digital, SL CIF B82785809
Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España)
Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad

redaccion@periodistadigital.com Copyleft 2000

b2evolution Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.
Noticias Periodista Digital | Periodista Latino | Reportero Digital | Ciudadano Digital