Editado por

Jorge Gómez AlcaláJorge Gómez Alcalá

Sobre el autorautor ContactoContacto
Buscar
Temas
Archivos
Hemeroteca
Abril 2016
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930 
Sindicación
Blogs
El buen vivir de Juan Luis Recio

El buen vivir de Juan Luis Recio

Requisitos para trabajar y sueldo mínimo en el mundo

Juan Luis Recio

El Blog de Otramotro

El Blog de Otramotro

¿Quién mitiga mis desgracias?

Ángel Sáez García

Crónicas Bárbaras

Crónicas Bárbaras

Maduro, Iglesias, Sánchez

Manuel Molares do Val

El Blog de Francisco Margallo

El Blog de Francisco Margallo

Francisco Margallo Bazago

Francisco Margallo

Humanismo sin credos

Humanismo sin credos

Absurdos y contradicciones en la generación de la vida.

Asoc. Humanismo sin Credos

Ángel Moreno, de Buenafuente del Sistal

Ángel Moreno, de Buenafuente del Sistal

XXV Domingo TO "B"

Angel Moreno

Punto de encuentro

Punto de encuentro

El ejemplo de Liszt

Gabriel María Otalora

Secularizados, mística y obispos

Secularizados, mística y obispos

PISOS TUTELADOS

Josemari Lorenzo Amelibia

No más mentiras

No más mentiras

Chuminadas de verano y el agua que bebemos

Antonio García Fuentes

Ríase, aunque sea de mí

Ríase, aunque sea de mí

Si ya te han visto, no te escondas, anaconda.

Chris Gonzalez -Mora

Tres foramontanos en Valladolid

Tres foramontanos en Valladolid

Puntualidad española

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

Aeterna Christi Munera

Aeterna Christi Munera

Salve, reina de los cielos

Jose Gallardo Alberni

Poemas

Poemas

Vereda al blanco

José Pómez

Católicos por el avivamiento

Católicos por el avivamiento

Iglesia-Pueblo de Dios: comunidades libres, pastores libres

Andrés A. Fernández

Cine espiritual para todos

Cine espiritual para todos

La aparición. Un icono de María traspasado por una bala en cada ojo

Peio Sánchez Rodríguez

Diario nihilista de un antropólogo

Diario nihilista de un antropólogo

Abandonado de todo el mundo, se suicido

Manuel Mandianes

Raad Salam Naaman

Raad Salam Naaman

Socoro…Basora/ Irak

Raad Salam Naaman

Punto de vista

Punto de vista

Celaá y la censura previa

Vicente Torres

Entre el Cielo y la Tierra

Entre el Cielo y la Tierra

ENTRAÑA HUMANISTA DEL CRISTIANISMO

Francisco Baena Calvo

Fratría

Fratría

El amor en nuestro mundo (y Vivencias y convivencias 9)

Andrés Ortíz-Osés



En el fondo del bar

Permalink 01.04.16 @ 18:49:08. Archivado en Personajes, Violencia, Literatura, Política, Otros Autores, Prensa, Investigación

Cuando todo sucedió el bar estaba cerrado. La reja metálica llevaba diez días mostrando su peor cara y las chapolas, los murciélagos y las chicharras de ocasión revoloteaban por el parque cercano, con ansiedad, extrañando los picos de las botellas de siempre.

Por: Pascual Gaviria

Adentro, el bar tenía las tripas al descubierto, estaban cambiando los viejos tubos de barro por el obligado PVC y no se oía más que el estruendo del martillo y el cincel. De modo que la noticia tomó fuera de base a los habituales del lugar.
Los periódicos comenzaron con reseñas escuetas. Juan Carlos Bossi, Santafesino de 67 años, colaborador de la dictadura argentina y pedido por un juez de ese país desde 2011 por los delitos de secuestro, tortura, desaparición y homicidio, fue capturado en la ciudad de Medellín. El nombre familiar, la cara conocida, los delitos aterradores, el alias de El doctor, el recuerdo de su voz en la barra, “los vuelos de la muerte”, la sensación de haber sido engañados por años, la búsqueda de alguna pista atascada en la memoria de esas noches largas. Juan Carlos Francisco Bossi, el contertulio de los últimos ocho años, el argentino encantador y parsimonioso, el único cliente que llamaba cubalibre al ron con coca cola, el vendedor esporádico de carnes maduradas y chorizos finos, el compañero de farras céntricas de algunos había resultado, según la justicia argentina y su recompensa de 32.000 dólares, uno más de los 49 represores prófugos escondidos tras un pasaporte falso o una simple historia contada al revés a sus nuevos mejores amigos.
Según las carpetas de los juzgados argentinos Bossi actuó como personal civil de inteligencia del Ejército, entre 1976 y 1979 en Rosario. Su alias se debe a la bata que usaba al abordar los vuelos que tenían como destino final para algunos Montoneros el Río de la Plata. En la causa contra Oscar Pascual Guerrieri, jefe de inteligencia en Rosario, un excompañero de “patota”, Eduardo Costanzo, lo señaló como el hombre que inyectaba y mataba a los detenidos. Se mencionan los cauchos de los torniquetes como otra de las armas y se habla de un fusilamiento a nueve secuestrados en junio de 1977. La Quinta de Funes y La Calamita son los nombres tenebrosos de los centros clandestinos de detención que aparecen en el proceso.

Cuando Bossi llegó al bar, y a Medellín, había vivido una larga temporada en Barcelona, escondido de su pasado. En 30 años de refugio catalán casi había olvidado quién era, había creado con tiempo de sobra su nuevo personaje. Llegó de la mano de un miembro de número de la barra y se presentaba como exiliado de los horrores de la dictadura Argentina. La luz que confunde en el fondo del bar, “Las mentiras de la noche”, que dice Gesualdo Bufalino y repite el rayón en la pared del baño, los hombres acogedores y las mujeres confiadas tras una primera ronda, los modales extranjeros que son debilidad entre los paisas, el clima laxo tras el umbral del bar… Todo, en últimas, terminó por convertirlo en un hombre confiable para unos tragos, la cháchara de siempre, los secretos de la nueva “patota”, un favor de agencia de arrendamiento y algún amor inevitable.
Bossi terminó siendo uno más en una guarida que hace cerca de 40 años le habría parecido repugnante por libertina y desviada. Algún día, mirando un afiche, un amigo le preguntó por El Ché, su compatriota, y respondió agrio, “me cae mal ese barbita, ni médico era”. Otra vez dejó caer un guiño a manera de chiste cuando la cantinera le reprochó con sorna ser un chico malo después de una juerga: “Te aseguro bombón que soy más malo que J.”, le respondió picando un ojo y palmoteando a su compinche. Y hasta mostró sus colmillos un día luego de un reclamo por un trabajo mal hecho. Luego de la sorpresa algunos lloraron, otras se dieron un baño de tres horas, los más dramáticos vomitaron y no faltaron las urracas de la sonora carcajada frente a la inocencia colectiva.
El lugar común de un asesino retirado no necesita una playa ni un paragüitas de coctel, puede estar a la vista, tras un vaso de ron y un hombre que ha decidido mirarlo todo con la superioridad de quien esconde la última carta

Haz de PD tu página de inicio | Cartas al Director | Publicidad | Buzón de sugerencias | Publicidad
Periodista Digital, SL CIF B82785809
Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España)
Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad

redaccion@periodistadigital.com Copyleft 2000

b2evolution Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.
Noticias Periodista Digital | Periodista Latino | Reportero Digital | Ciudadano Digital