Editado por

Jorge Gómez AlcaláJorge Gómez Alcalá

Sobre el autorautor ContactoContacto
Buscar
Temas
Archivos
Hemeroteca
Agosto 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  
Sindicación
Blogs
Don de lenguas / Gift of Tongues

Don de lenguas / Gift of Tongues

El "halcón maltés", ¿al rescate en EEUU?

Cameron Doody

Un país a la deriva

Un país a la deriva

Policía política de gatillo fácil.

Vicente A. C. M.

Secularizados, mística y obispos

Secularizados, mística y obispos

Obispos sed santos como

Josemari Lorenzo Amelibia

Buenas noticias

Buenas noticias

Pregunta decisiva

José Antonio Pagola

Católicos por el avivamiento

Católicos por el avivamiento

¿Por qué salen ahora todas estas cosas?

Andrés A. Fernández

Punto de vista

Punto de vista

La fanfarronería de Pedro Sánchez

Vicente Torres

Israel, más allá de las noticias...

Israel, más allá de las noticias...

Gaza: Las "marchas del retorno" a Israel...

Shimshon Zamir

Corrupción global

Corrupción global

2171 Localización de Activos LA en almacenes fijos o en contenedores en circulación y la localización logística, son esenciales para el funcionamiento más correcto de la Industria 4.0 y un Estado Bienestar.

Luis Llopis Herbas

El buen vivir de Juan Luis Recio

El buen vivir de Juan Luis Recio

El efecto del verano en nuestra alimentación; disminuye el consumo de pan

Juan Luis Recio

El Blog de Otramotro

El Blog de Otramotro

Mi pasión por tu figura

Ángel Sáez García

Entre el Cielo y la Tierra

Entre el Cielo y la Tierra

Francisco Baena Calvo

Entrelíneas

Entrelíneas

El tiempo empieza ahora

José de Segovia Barrón

Atrévete a orar

Atrévete a orar

Domingo 21º TO B 2ª lect. (26.08.2018): El amor cristiano ilumina la estructura familiar

Rufo González Pérez

Amistad Europea Universitaria

Amistad Europea Universitaria

Clara Echevarría Bellido: Kofi Annan era el mejor ejemplo de líder auténtico

Salvador García Bardón

El Blog de Francisco Margallo

El Blog de Francisco Margallo

Teología de J. Ortega y Gasset. Evolución del Cristianismo

Francisco Margallo

No más mentiras

No más mentiras

V I A J E A M A R R U E C O S (ABRIL 1993) (VII)

Antonio García Fuentes

Mi vocación

Mi vocación

El momento presente

Sor Gemma Morató

Tres foramontanos en Valladolid

Tres foramontanos en Valladolid

Los lunes, revista de prensa y red

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

A contracorriente, el blog de Enrique Arias Vega

A contracorriente, el blog de Enrique Arias Vega

Un mundo muy distinto (Segunda parte)

Enrique Arias Vega

Aeterna Christi Munera

Aeterna Christi Munera

La catedral azul

Jose Gallardo Alberni



La Utopía del Fin de Análisis

Permalink 08.12.15 @ 17:50:29. Archivado en Psicoanálisis, Clínica, Teoría, Enseñanza, Filosofía, Psicología, Salud Mental

La escucha psicoanalítica es la clave del trabajo psicoanalítico.
Un analista es alguien que tiene “escucha” psicoanalítica. Pero avanzando, este concepto se convierte en un misterio que pocas veces se profundiza.
¿De qué se trata esta “escucha”? ¿Las palabras, el discurso? ¿Las formaciones del inconsciente? ¿El sujeto? ¿Sólo escuchamos con el oído afinado psicoanalíticamente, con lo cual un analista sería una gran oreja entrenada? ¿Es igual con diferentes patologías y en distintas situaciones? ¿Escuchamos sólo un discurso verbal y no verbal?
¿Y qué podemos decir del fin de análisis? ¿Nos tenemos que remitir irremediablemente al “pase” que nos desarrolló en sus trabajos Lacan?

La posición de Freud sobre el fin de análisis es clara.

Al comenzar “Análisis terminable e interminable” Freud tomaba dos condiciones para poner fin a un análisis: no padecer a causa de sus síntomas, superando angustias e inhibiciones y “que el analista juzgue haber hecho conciente en el enfermo tanto de lo reprimido, esclarecido tanto de lo incomprensible, eliminado tanto de la resistencia interior, que ya no quepa temer que se repitan los procesos patológicos en cuestión. Y si está impedido de alcanzar esta meta por dificultades externas, mejor se hablará de un análisis imperfecto que de uno terminado.”

A lo largo del texto modifica estos presupuestos para llegar a una conclusión diferente sobre el final de análisis. El análisis como tal es interminable, pero los tratamientos terminan: “la terminación del análisis es, opino yo, un asunto práctico… (En los análisis del carácter) no se podrá prever facilmente un término natural, por más que uno evite expectativas exageradas y no pida del análisis unas tareas extremas. Uno no se propondrá como meta limitar todas las peculiaridades humanas a favor de una normalidad esquemática, ni demandará que los ‘analizados a fondo’ no registren pasiones ni puedan desarrollar conflictos internos de ninguna índole”.

Las palabras de Freud intentaban cerrar la puerta a una fuerte tendencia de los psicoanalistas y pacientes que reflejaba el inicio de su trabajo: la búsqueda de un psicoanálisis ideal, un “análisis perfecto” por el cual ni siquiera “tememos” que se repitan procesos patológicos. Y el punto donde esta idealización del análisis se ponía en juego era en los finales. Hasta el propio Ferenczi argumentaba que “con suficiente habilidad y paciencia del analista, puede llegarse a un fin natural. Si me preguntara si puedo señalar muchos de tales análisis felices, mi respuesta tendría que ser no… Estoy firmemente convencido de que, cuando hayamos aprendido lo suficiente de nuestros errores y equivocaciones, cuando hayamos aprendido gradualmente a tomar en cuenta los puntos débiles en nuestra propia personalidad aumentará el número de casos totalmente analizados.”

Podemos partir de Freud y avanzar postulando que dicho fin de análisis es una utopía. La utopía es ese “no lugar”, que también puede ser entendido como “lugar perfecto”. Podemos ubicarlo en la trama narcisista del sujeto. Esta idealización puede habitar el campo del narcisismo de analistas y pacientes. Es posible que esconda la recuperación del ideal narcisista infantil: la llegada a un paraíso perdido puesto en el horizonte de un análisis. A este camino apuntaban las palabras de Ferenczi y de muchos otros analistas que escribieron sobre el tema. Luego de Freud se multiplicaron y complejizaron los requisitos de fin de análisis: mayor integración, tener un yo plástico y fuerte a la vez, llegar a la posición depresiva, destetarse, atravesar el fantasma, devenir analista, sepultar el Edipo, disolver todo resto de transferencia con el analista… y algunos otros “paraísos analíticos” en los cuales el paciente llegaría a una supuesta plenitud de su existencia, y el analista al orgasmo de su función. Analistas y pacientes nos sentimos tentados a tomar dichos caminos en pos de obtener esa utópica “alta” que incluya un certificado de salud mental hasta “el infinito y más allá”.

Pero, mientras las teorías fueron por dichos lares (siempre con una viñeta clínica que confirme sus ideas), los caminos de la terapia psicoanalítica van por otro lado. Lo podemos comprobar de distintas maneras.
Por otro lado, la propia experiencia de cada uno transitando por distintos dispositivos. No las utopías no alcanzadas, sino lo que efectivamente hacemos como analistas y como pacientes. Cómo terminamos efectivamente los tratamientos. Allí veremos que nuestra praxis se acerca mucho más a la propuesta de Freud que a los mandamientos utópicos.

Los tratamientos terminan de alguna manera de acuerdo a su propio camino recorrido. Y eso, como la vida, no es ninguna garantía. Invito al lector/a a que rememore su propia experiencia, sea o no analista. Empiece por Ud. mismo, tome su propio camino como paciente. Luego tome sus historias clínicas, agenda, amigos y conocidos. ¿Cuántos pacientes terminaron su análisis con dicho utópico final? ¿Cuántos terminaron de otras formas? Y se puede agregar tomando los tratamientos en curso, ¿cuántos ya habían interrumpido o concluido tratamientos analíticos anteriores? Puede hacer las cuentas y luego escribirme si la experiencia se acerca a dicha utopía o bien si la utopía favorece un sabor agrio en experiencias valiosas que no alcanzaron lo que las ilusiones prometían. Y además lleva a que se cataloguen como “interrupciones” muchos tratamientos que tocaron su límite sin poder evaluar como exitoso un proceso de entrevistas, una consulta puntual o la resolución de una crisis.

Evidentemente, estas utopías tienen su fuerza para mantenerse vivas a pesar de las ideas de Freud. Su fuente es el narcisismo de analistas y pacientes, que cobija las ilusiones de llegar al paraíso perdido (o al cielo) por otro camino: el psicoanálisis. Desde ya, este paraíso nunca se realiza.

Y tiene una función política. La utopía del “fin de análisis” ha sido y es un excelente instrumento de las instituciones psicoanalíticas para normalizar a los psicoanalistas. Esto implica definir varias cuestiones: qué es un análisis efectivo y esperable, qué es terminar (bien) un análisis, y qué tipo de analista requiere “formar”, qué es y qué no es psicoanálisis. Los instrumentos que efectivizan esto se encuentran en los dispositivos de “formación” institucionalizados: desde el análisis del analista -sea “didáctico” o con “pase”- a las diversas supervisiones y cursos que orientan más que a la producción de analistas a la reproducción de la propia institución.
El no tan discreto encanto de esta utopía impide avanzar en las terminaciones concretas y efectivas. Nos ata a exigencias utópicas imposibles que llevan a desilusiones. Es el precio de no reconocer los límites del psicoanálisis y los psicoanalistas. Reconocerlos nos permite avanzar en algunas cuestiones:

1- El análisis es interminable ya que la vida no deja de tener conflictos que se expresan en inhibiciones, síntomas, angustia, sueños, etc. Nadie puede escapar a ellos. Por eso Freud proponía que un analista pudiera realizar análisis sucesivos cada 5 años.
2- El trabajo con la propia contratransferencia (que mucho tiene de “propio análisis”) será medular en cómo evaluar cada terminación. Considerar la contratransferencia en sentido amplio, como subjetividad del analista, nos permite ver cómo incide, entre otras cuestiones, en los criterios de terminación. La subjetividad del analista tallada en sus propios análisis, las supervisiones, los grupos de trabajo y sus diversas experiencias clínicas y de vida son los moldes que forjan nuestras ideas, también las de las terminaciones. Y dicho trabajo con la propia contratransferencia es nuestra brújula.
3- No hay un “proceso psicoanalítico” modelo ni menos finales comparables. Los análisis terminan de distintas maneras de acuerdo a cada motivo de consulta, situación, patología, edad del paciente y dispositivo elegido en cuestión. Esto abre las diferentes huellas analíticas en cada cura.

Un viejo aforismo clínico nos enseña más que tantos libros ideales sobre las genuinas terminaciones: “algunos pacientes terminan su análisis por los mismos motivos que otros lo empiezan”. Si un paciente consulta en medio de una crisis de pareja y luego de resueltas algunas cuestiones decide terminar dicho trabajo podemos darnos por satisfechos. Salvo que tengamos el fantasma utópico del “superanálisis” (como lo llamaba Balint) y queramos imponérselo a alguien que no lo quiere. Un paciente fronterizo o psicótico tendrá otra clase de terminación que poco tiene que ver con el tratamiento de un paciente con sintomatología neurótica.

La ampliación del campo de trabajo del psicoanálisis, tal como Freud vislumbra en 1937 con las caracteropatías, llevó a esos “nuevos caminos de la terapia psicoanalítica” que vislumbraba Freud. Cada cual culmina en otro lugar, a veces con un analista, a veces con todo un equipo. Pero en topías apenas soñadas hace cien años.
¿La caída de la utopía del fin de análisis descalifica el trabajo analítico? Todo lo contrario. Nuevos caminos son nuevos territorios conquistados. La idealización del fin de análisis es un instrumento de instituciones psicoanalíticas para proponerse como el “verdadero gran tratamiento”.

Esto lleva descalificar a otros trabajos clínicos -y hasta de otras escuelas psicoanalíticas-, ya que se instituye como “la verdad” revelada. Los motivos son diversos: no son profundos, no modifican al sujeto, etc. La utopía de la gran transformación subjetiva se modela a través de consignas adecuadas a cada momento histórico. Vale sólo analizar cómo se nominaron a lo largo de la historia algunos tratamientos para ver la utopía puesta en el psicoanálisis: “psicoterapia de objetivos y tiempos limitados”. ¿Qué dispositivo no tiene ni tiempo ni objetivos limitados? Un psicoanálisis utópico que se propone como una larga y lenta escalera al cielo de nuestra subjetividad.

La utopía del fin de análisis deja de lado los límites. Éstos señalan lo que no podemos, pero sobre todo lo que sí podemos a más de un siglo del psicoanálisis: el trabajo con patologías que van más allá de las neurosis de transferencia; el trabajo con distintos grupos etarios; trabajos grupales, familiares, institucionales y comunitarios. Incluirnos en equipos de trabajo para abordar situaciones y patologías donde predomina lo negativo.
Si continuamos con las ilusiones utópicas penaremos por no llegar a dicho paraíso. Si asumimos la parcialidad de nuestro trabajo clínico, aceptaremos los desafíos de los nuevos caminos de la terapia psicoanalítica en cada caso, en cada dispositivo y en cada situación.


Bookmark and Share

Comentarios:

Aún no hay Comentarios para este post...

Se muestran únicamente los últimos 40 comentarios de cada post.

Hacer comentario:
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.
Tu email no se mostrará en la página.
etiquetas XHTML permitidas: <p, ul, ol, li, dl, dt, dd, address, blockquote, ins, del, span, bdo, br, em, strong, dfn, code, samp, kdb, var, cite, abbr, acronym, q, sub, sup, tt, i, b>
URLs, email, AIM y ICQs serán convertidos automáticamente.
Opciones:
 
(Saltos de línea se convierten en <br />)

Haz de PD tu página de inicio | Cartas al Director | Publicidad | Buzón de sugerencias | Publicidad
Periodista Digital, SL CIF B82785809
Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España)
Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad

redaccion@periodistadigital.com Copyleft 2000

b2evolution Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.
Noticias Periodista Digital | Periodista Latino | Reportero Digital | Ciudadano Digital