El Ciervo

El miedo de la Iglesia al sexo

09.06.10 | 13:06. Archivado en Iglesia
  • enviar a un amigo
  • Imprimir contenido

Un pretexto para el poder
José M. Castillo

Los escándalos de abusos sexuales, que numerosos clérigos han cometido con niños y el interés de la jerarquía por ocultar esos escándalos, han puesto en evidencia que la Iglesia, por mucho miedo que le tenga al sexo, le teme bastante más al deterioro de su imagen pública. Lo que, en definitiva, viene a indicar que el miedo mayor de la Iglesia es el miedo a perder su poder, ya que el poder de una institución está siempre asociado a la imagen social y a la credibilidad que merece ante sus adeptos. Quiero decir con esto que la Iglesia le teme tanto al sexo porque, en última instancia, a lo que realmente le tiene más miedo es a perder su poder. No está demostrada históricamente la incompatibilidad de la religión con la vida sexual. La religión más antigua que se conoce, la de Mesopotamia, admitía el amor libre y la prostitución que practicaban muchas de sus sacerdotisas,
al igual que entre los funcionarios de aquella religión no estaba excluida la homosexualidad (Jean Bottéro, La religión más antigua: Mesopotamia). Los orígenes del puritanismo religioso, en la cultura de occidente, datan de final de la época arcaica, a partir de Píndaro y Jenofonte, y sobre todo de Pitágoras. Para estos hombres, la actividad “psíquica” y la “corporal” varían en razón inversa: la psikhé despliega la máxima actividad cuando el cuerpo está dormido.
Parece que Grecia tomó estas ideas de los chamanes del Norte de Europa y Asia. El hecho es que, para Pitágoras y sobre todo Empédocles, la pureza, más bien que la justicia, es el medio cardinal de la salvación (Eric Robertson Dodds, Los griegos y lo irracional). Sabemos que, durante siglos, se tuvo
el convencimiento de que el sexo impurificaba para el acceso a lo sagrado, cosa que queda patente en las leyes relativas a la pureza cultural que se exigía en Israel. Sin embargo, es notable que en los evangelios no se tiene en cuenta una ética del sexo. Ni el Nuevo Testamento ofrece una enseñanza completa y sistemática sobre la moral sexual (A. Humbert, Les péchés de sexualité dans le N. T.: Studia Moralia). En realidad, en los autores cristianos de los primeros siglos, tuvo más influencia
el puritanismo helenista que la tradición evangélica. Es la corriente de pensamiento que, a través de la tradición eclesiástica medieval, ha marcado de forma decisiva la moral cristiana. El hecho es que la moral sexual eclesial cuenta con un estatuto especial, que la distingue de otras áreas del comportamiento humano. Por ejemplo, es sabido que, en asuntos de sexo, para la moral católica tradicional, no existe “parvedad de materia”: tan pecado mortal puede ser una caricia como un atropello sexual (Jacques Pohier, Dieu fractures). Pero, sin duda, el factor determinante en este orden
de cosas es la relación entre sexualidad y poder (Wilhelm Reich). De forma que la represión sexual tiene por objetivo crear sujetos dóciles y sumisos al poder constituido. Todos los dictadores, de derechas o de izquierdas, han sido represores rigurosos del sexo. Y es que, como bien se ha dicho, dominar el espacio más íntimo del sujeto supone dominar la persona en su práctica totalidad (Carlos Domínguez, Creer después de Freud). El rigor sexual de los grupos más integristas, la intolerancia
de la Iglesia con la homosexualidad, los anticonceptivos, las relaciones prematrimoniales, todo eso no es sino indicativo del mismo fenómeno. Cosa que se pone de manifiesto especialmente en el mantenimiento a ultranza de la ley del celibato, por más que la misma Iglesia sepa que son muchos los clérigos que por eso se ven obligados a llevar una doble vida. O, lo que es peor, decisiones tan aberrantes como mantener ocultos los delitos de pederastia, porque como sabemos, las denuncias que llegaban a Roma sobre este asunto eran frecuentes. Hasta que la bomba le ha estallado a la Iglesia en sus propias manos. Los abusos sexuales de menores, y el ocultamiento que de ellos ha hecho la jerarquía, son no sólo un delito muy grave, sino además la prueba más patente de que lo que de verdad le importa al poder eclesiástico no es defender la dignidad de las personas, sino su propio poder para someter conciencias y mantener una imagen pública que se ha derrumbado quizá para siempre.


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios
  • Comentario por tere unsain romero 14.06.10 | 12:19

    La mejor manera que tiene la iglesia de acercarse al católico actual es ser verdad y dar ejemplo, por tanto para ello tiene que modificar sus reglas. Si Dios hizo al hombre y en él está su sexo, es absurdo anularlo, no sería mejor conducirlo hacia un equilibrio para armonizarlo con la sociedad...Creo por ello que tiene que admitir el matrimonio dentro del sacerdocio.

    Tere Unsain.

  • Comentario por Víctor 13.06.10 | 23:05

    Castillo, creo que tu resentimiento llega a cimas insospechadas. Por qué siempre que se te deja de oír sales con un artículo criticando a todo para volver a ser reconocido y valorado por esas señoras con abrigos de pieles que van a tu charlas?

  • Comentario por Rafael 11.06.10 | 13:14

    Gracias Castillo por tu conocimiento, lucidez y compromiso con la verdad.

    Siempre nos has ayudado a ver las diferencias de la auténtica pastoral cristiana con los intereses y el poder que con tanto ardor defiende el "aparato" eclesial.


  • Comentario por Bernardo 10.06.10 | 11:48

    Del catolicismo, el amor y la moral del comentarista Joaquin Moliner Luján, líbrenos Jesucristo, hombre y Dios. Hace dos mil años que el Nazareno se rebeló contra esa iglesia, sus sacerdotes y sus leyes. Pero parece que hay gente que todavía no se ha enterado.
    Bendiciones para José Mª Castillo. Hacen falta que se multipliquen seguidores de Jesús como usted y otros que manifiestan su discipulado a la memoria subversiva del Maestro.

  • Comentario por Joaquin Moliner Luján 10.06.10 | 10:19

    Castillo no parece haber sido o ser teólogo católico.Sufre de desconocimiento..¿ o es odio o malicia?,no lo sé.No se pueden decir cosas como las que aquí se dicen si uno conoce el catolicismo y su magisterio o si uno ama la verdad.No se puede enjuiciar a todo el clero fiel al catolicismo de lo que él dice..¿es que él no ha conocido a católicos fieles al magisterio?¿es que desconoce la diferencia en la moral católica entre pecado mortal o venial, o las dos notas precisas para que algo sea pecado mortal: saber que es pecado y hacerlo libremente?Por lo tanto señor Castillo pongase las pilas y estudie,lea el magisterio,el catecismo y entérese de lo que dice la Iglesia antes de hablar o por lo menos haga lo que hacen judios,musulmanes o protestantes honestos,simplemente diga que usted no piensa o no cree lo que dice la Iglesia,pero no descargue su odio( es lo que parece) sobre todos los católicos y mantenga una postura no insultante con personas que no piensen como usted.

  • Comentario por Emilio 09.06.10 | 23:06

    Señor Iñaki, por lo visto para usted la iglesia y el ser católico es pura represión sexual... o sea el poder para hacer gentes sumisas y temerosas a los mandarines de la iglesia... con usted la iglesia tiene futuro.. JAAAA. Es curioso que los ultracatólicos ultraconservadores y muchos ultras más consideran que son los ultraconservadores de la verdad, y no intente nadie tocas esas ultraverdades porque serán expulsados si no físicamente al menos intelectualmente. Bravo profesor Castillo, usted y yo estamos cada vez más cerca del evangelio y no olvido los ejercicios espirituales que impartió en Dos Hermanas (Sevilla) y que tanta luz me dieron sobre el seguimiento de Jesús.

Sábado, 20 de diciembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Diciembre 2014
LMXJVSD
<<  <   >  >>
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031    

Sindicación