El chitón de David Felipe Arranz

Acaba 2012 y nos asomamos al abismo… fiscal

31.12.12 | 22:03. Archivado en Cultura y actualidad

En las Coplas de Mingo Revulgo (siglo XV) glosadas por Hernando del Pulgar, un adivino, Gil Arribato, dialoga con el pueblo, Mingo Revulgo, sobre los males que asolan el reino de Enrique IV. Revulgo cree que el origen de todos los padecimientos de las gentes se encuentran en el abandono y despreocupación del pastor Candaulo –alegoría del rey– de su rebaño de ovejas, pues permite que los lobos –los grandes nobles– lo devoren.

El presidente Obama nos da las uvas el último día del año con el agraz anuncio de que si no hay pacto fiscal entre demócratas y republicanos, la economía estadounidense y, por consiguiente, la mundial, entrará en la vorágine de una fatal recesión a escala planetaria. Más que uvas son pasas de california, sin zumo, las que nos invita a masticar esta noche el cuadragésimo cuarto presidente de los Estados Unidos. Un inminente aumento de los impuestos en 2013 como pretenden los republicanos supondría un saqueo a los bolsas de las clases medias de 600.000 millones de $ –454.000 millones de euros–. La clave está en que los ayer partidarios del candidato Mitt Romney, el acaudalado hombre de negocios que creyó que podría ser el presidente del país más empobrecido de su historia desde el 4 de julio de 1776, no quieren mermar los beneficios fiscales de los ricos. Ahora es el republicano Mitch McConnell el que le dice en el Senado al demócrata Harry Reid que, si acaso, se les dé un pellizquito en el caudal a los opulentos que tengan más de 400.000 dólares de rentas anuales –ayer decía que a partir de un millón–, menos del 2% de los contribuyentes.

Si los Estados Unidos entran en recesión, el efecto dominó está servido: las exportaciones europeas, actualmente uno de los indicadores más positivos de la EU, iniciarían una caída libre. A lo que se ve, la obsesión por subir los impuestos a las clases medias no es sólo hispánica, que en eso nos hermana el Ejecutivo rajoyano de esperpentismo ibérico al partido que preside allende el Atlántico el jovenzuelo Reince Priebus, propietario de cinco armas de fuego según sus propias palabras. Por si fuera poco, Merkel nos ha felicitado con las navidades a los hijos de la vieja Europa con un villancico esperanzador: “La crisis del euro está lejos de llegar a su fin”, fun, fun, anda, ríe, bebe, que hoy es Nochevieja.

Los demócratas quieren, al contrario, que las ventajas fiscales se amplíen a todas las familias cuyos ingresos sean inferiores a los 250.000 $ anuales, se mantengan los subsidios a los desempleados –dos millones de estadounidenses– y las ayudas sanitarias a los pensionistas, así como las exenciones fiscales a las pymes. El partido de Obama trabaja a contrarreloj para convencer a los republicanos de que los parados necesitan esas ayudas, así como los pensionistas las subvenciones del programa sanitario Medicare. Ahí es nada para los cresos del Grand Old Party cuyo estatus preservan celosamente los republicanos con la carlanca al cuello del impuestazo y la comadrería de la guita. "Es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja...".

Entrar en 2013 con un sacrificio más de las clases medias en el untuoso altar navideño de los ricachos supondría hacerlo con el aullido de la bestia de la desigualdad, un sacudimiento fatal que nos empujaría unos centímetros más al descolgadero de este finis terrae económico del que nos advierte el mensajero Obama, que se ha vestido de paje del rey Baltasar para darnos las Navidades. Los multimillonarios tienen las manos y las bocas muy grandes y los ojos muy pequeños para que las intenciones no se les vean, criaturas como son del alimañismo humano, nacidas al eructo de la cogorza del maldito parné. Y la feroz crisis, que a ellos les resbala, es ese producto internacional con sus adaptaciones nacionales de la que ninguno termina de tener idea, pero cuyos efectos son los mismos que se sienten cuando se entra en un cuarto sin ventilación y sin luz.

Éste es el agradable balconcillo al que nos asoman estas coplas republicanas e hibernales con pan de oro, cara a 2013, por el que sube un vientecillo gélido de diciembre-enero que le congela a uno las gónadas. Ya lo decía Mingo Revulgo: si el compadreo del pastor Candaulo con los lobos se consuma, el festín de cordero está servido. Merkel, que hace las veces del adivino Gil Arribato, augura por la caja tonta el eufemismo -un curso “difícil”- y en realidad nos anuncia un menú navideño para magnates: un suculento plato único de ternasco de clases medias… en su salsa.


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios
  • Comentario por Chaturrin 08.01.13 | 09:04


    Hace un frio gélido y yo acabo de llegar de Viena. He visitado la Abadia de Melke donde Humberto Eco se inspiró para escribir su magnifica novela El nombre de la rosa. Tengo la sensación de vivir en la oscura Edad Media. No se si vivo en 2013, o 1013. Todo es muy oscuro, pero a pesar de los unos y los otros, saldremos de esta, ya lo veras.

Jueves, 19 de octubre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Octubre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031