El buen vivir de Juan Luis Recio

Haragán 2014, lo último de Pago los Balancines

23.12.17 | 15:05. Archivado en Vinos

Es un tinto que apunta ya desde su nacimiento maneras de mito, y es que en pocas ocasiones sucede que las numerosas paradojas que rodean al mundo del vino den un fruto tan singular como Haragán 2014, que conjuga porcentajes idénticos(50%) de dos variedades hasta cierto punto insospechadas en tierras extremeñas (tinta roriz y garnacha tintorera) con una crianza de quince meses en barricas de roble francés de la excelente tonelería Seguin-Moureau.

Con un estilo impecable y sobrio que resulta del recurso a la más moderna enología, Haragán 2014 se muestra igualmente ejemplar en la singular expresión del territorio donde se ubica el viñedo (además de la bodega) del que procede, y de igual modo supone para la propiedad de Oliva de Mérida un hito único en su progreso histórico y cualitativo.

Pago los Balancines, que inauguró la bodega física en 2015, nace en 2006 gracias a la genialidad de Pedro Mercado (enólogo y propietario) en la identificación de una finca tan pequeña como promisoria en la provincia de Badajoz. Muy al modo de dioses bifrontes como Jano, Haragán 2014 mira al pasado y al futuro con idéntica intensidad, cierra un ciclo, inaugura otro aún más prometedor si cabe, y de ese modo, modesto a la par que extraordinario, se convierte en abanderado de los nuevos tiempos de la bodega pacense. En la misma línea paradójica, “Haragán” trastorna asimismo el sentido original del adjetivo con la sorprendente “diligencia” tanto de su estilo como de su expresión.

Como novedad absoluta que es, este tinto llegó al mercado el pasado mes de septiembre, si bien, curiosamente, no estrena la marca como tal. Tras este pequeño enigma se halla el hecho de que, bajo el nombre de “Haragán Reserva Especial”, ya se comercializaron de la añada 2012 seiscientas botellas de litro y medio, el tipo de envase conocido como “Mágnum”. La marca procede del nombre de un poderoso y paciente mastín español criado en la propiedad, una raza que el propietario de la bodega, Pedro Mercado, recupera en un criadero ubicado en la misma finca, y cuya nobleza de carácter casa de modo casi perfecto con la de Haragán 2014.

Las variedades que constituyen su añada inaugural son en gran medida sorprendentes en el territorio extremeño. La tinta roriz es el clon luso de la más habitual e hispana tempranillo, y la garnacha tintorera, también conocida como Alicante bouschet, es un cruce entre petit bouschet y garnacha ideado a finales del siglo XIX para aportar color a los vinos (su pulpa se muestra curiosamente coloreada) que Pago los Balancines está elevando poco a poco a la condición de “uva de culto”, una vez fue identificada en la finca adquirida en este “extravagante” e insólito viñedo del interior de la provincia de Badajoz.

El exclusivo "Gran Oro" logrado recientemente en el Concurso Mundial de Bruselas, entre otros reconocimientos, avala el potencial sensorial de Haragán 2014, un vino llamado a ser una referencia internacional de primer orden y que en esta su primera añada apunta ya el inicio de su leyenda.

De color granate cubierto con brillos violáceos que revelan dosis de juventud y potencial de mejora y guarda, Haragán 2014 muestra en nariz abundantes notas de fruta silvestre (ciruelas, guindas) de óptima madurez con delicados apuntes licorosos y de confitura, marcado carácter cerúleo y especiado de crianza, matices balsámicos (hierbas maceradas, regaliz medicinal, palodulce), maderas fragantes (palosanto, jara) y un notable aspecto ahumado y mineral (turba). En boca se revela potente, carnoso, con una fruta cerúlea y licorosa de enorme peso y frescura (particularmente en el paladar medio), excepcional textura, taninos firmes de notable suculencia y potencial, buena acidez cítrica (naranja verde) y un largo y equilibrado final con apuntes florales (pétalos azules) y minerales (grafito, turba ahumada) de enorme relevancia tanto varietal como geográfica. Su PVP es de 18 €.

Pago los Balancines nació en 2006, fruto de la vocación vitivinícola de Pedro Mercado, un profesional madrileño que llevaba ya algunos años recorriendo el viñedo español con la esperanza de dar con el territorio en el que iniciar su propia aventura bodeguera. Tras viajar por las más notables regiones, finalmente la fortuna lo guía hasta una apartada finca en Oliva de Mérida (Badajoz), un pequeño municipio a poco más de ochenta kilómetros al este de la capital pacense, en el que identificó un viñedo sumamente singular: los frescos vientos marinos de la vecina Portugal parecían llegar “encañonados”, refrigerando la viña de forma permanente. Coincidiendo con la vendimia del 2015 fue inaugurada la bodega (los planes de construcción se demoraron al tratarse de una zona de protección de aves) cuyo diseño exterior busca la más perfecta integración en el paisaje y el interior sencillamente facilitar el trabajo enológico: nada de alharacas, solo la voluntad de elaborar el mejor vino posible desde prácticas ecológicas que hacen del respeto (al territorio, a las variedades y a una viticultura y una enología con un alto componente de tradición) los cimientos de su progreso.

Sigue sin estar claro si el enólogo Pedro Mercado eligió la propiedad oliveña (Oliva de Mérida) o ésta lo eligió a él, pero lo que sí se ha hecho evidente en el transcurso de esta década es la profunda conexión con el lugar de un hombre afanado desde su juventud en la excelencia, y el modo en que al amparo de esa voluntad personal ha hallado en Pago los Balancines su más perfecta dedicación profesional. Formado originalmente como técnico (aunque en arquitectura), el salto hacia la viticultura y la enología ha sido igualmente impecable, no sólo porque a la conclusión del Máster en Viticultura y Enología de la Universidad Politécnica de Madrid le fue entregada la propuesta de ejercer de profesor en dos módulos (Enología y Economía y Legislación), sino porque en su condición de director técnico y propietario de Pago los Balancines puede seguir abundando en todas las facetas de una “industria” que en su caso personal ha propiciado una mayor vinculación con la naturaleza y el vino mismo, además de revelarle la importancia de la conjugación de las distintas variedades y los tiempos de crianza que él ha convertido en divisas personales.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Miércoles, 24 de octubre

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Octubre 2018
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
    1234567
    891011121314
    15161718192021
    22232425262728
    293031