El buen vivir de Juan Luis Recio

‘Crowdbelievers’: así son los nuevos ahorradores urbanos

28.08.17 | 14:59. Archivado en Economía y empresas, Moda, tendencias

Los ahorradores inmobiliarios valoran la importancia de una cartera diversificada, y apuestan por la tecnología para reducir comisiones y aumentar el retorno. Este perfil corresponde a personas jóvenes (alrededor de 40 años), con vivienda propia y una renta anual entre 40 mil y 75 mil euros. Buscan la transparencia que no encuentran en entornos tradicionales. Y así, estos denominados crowdbelievers “huyen” del “pelotazo”: creen que el sector inmobiliario es una buena oportunidad de ahorro a largo plazo, teniendo en cuenta que el crowdfunding hace posible que los particulares, en comunidad, alcancen la fuerza de los grandes inversores tradicionales. Veamos todo esto un poco más despacio.

Personas innovadoras, que integran lo digital en todos los aspectos de sus vidas, defensores de la economía colaborativa y que buscan escoger por sí mismos dónde invertir su dinero. Los crowdbelievers llegan también al mercado inmobiliario. Tras la irrupción y consolidación de plataformas de préstamos p2p (de persona a persona o de persona a empresa, sin pasar por los bancos), de compañías centradas en la movilidad (car sharing) o del turismo colaborativo, los defensores de este nuevo modo de entender la economía, las finanzas y el ahorro, se unen también a un sector, el del ladrillo, hasta hace poco cerrado para la mayoría de los particulares. Y es que gracias al crowdfunding parece posible igualar el “músculo” de los grandes inversores tradicionales.

Según los datos del primer informe sobre economía colaborativa en España, presentado recientemente por la Asociación Española de la Economía Digital (Adigital) y Sharing España, colectivo que agrupa a las empresas de economía colaborativa, el 55% de la población española utilizó servicios de este tipo de economía al menos una vez en el último año.

Desde Inveslar, The Urban Investorsech, empresa pionera en España dentro del proptech (sector de actividad compuesto por start-ups que combinan un componente tecnológico con la aportación de valor al mundo inmobiliario) han acuñado el término crowdbelievers para definir al nuevo perfil de ahorrador inmobiliario. Carles Serradell, su socio fundador, apunta que se trata de personas “que saben que aplicando la tecnología a las plataformas de inversión se pueden reducir las comisiones -menos comisiones, mayor retorno-, que creen que la unión hace la fuerza y que conocen la importancia de una cartera diversificada”.

The Urban Investors aglutina ya una comunidad de ahorradores de más de 2000 miembros (alrededor de un 60% de los cuáles han diversificado sus ahorros participando en al menos dos de los proyectos financiados a través de crowdfunding inmobiliario) y ha logrado cerrar nueve operaciones. Su último proyecto es un claro ejemplo de cómo los particulares, unidos, pueden alcanzar la fuerza de los grandes inversores tradicionales: hasta 144 personas participaron en la compra de un inmueble, cercano al Camp Nou y al Real Club de Polo de Barcelona, cuya rentabilidad anual estimada supera el 10%. Precisamente en la rentabilidad está una de las grandes claves del proptech, y de su auge en los últimos tiempos. Carles Serradell afirma que sus clientes “no buscan en ningún caso un pelotazo; democratizar el sector inmobiliario pasa por entender que las operaciones de crowdfunding dentro de este ámbito están enfocadas al ahorro a largo plazo”.

Y así los datos apuntan hacia un nuevo ahorrador que vive en grandes ciudades, en pareja (ambos miembros con ingresos) y que ya cuenta con una vivienda propia. Los inversores urbanos tienen una media de 40 años, uno (o ningún) hijo, una renta anual entre 40 mil y 75 mil euros y una liquidez de entre 30 mil y 100 mil euros. Carles Serradell afirma que el principal rasgo en común es que se trata de personas a las que les gusta escoger dónde, y a quién, confiar su dinero. “Buscan ante todo la transparencia que no encuentran en entornos tradicionales, y la mayoría espera algo más que un retorno financiero. Quieren formar parte de una comunidad de personas afines, compartir e interactuar con otros ahorradores que están abiertos a las nuevas tendencias”.

Tras cerrar con éxito nueve operaciones (tres casas en Girona y seis pisos en Barcelona), Inveslar, The Urban Investors, hace una nueva llamada a los crowdbelievers para financiar la compra de la que será su décima propiedad adquirida a través de crowdfunding. Un piso ubicado en la zona de Sagrada Familia (Barcelona) de 349.000 euros. Tras apenas unas semanas “colgado” en su web, Inveslar ya ha logrado financiar más de un 50% del valor de compra, con la participación de 62 personas.

Sobre Inveslar, The Urban Investors les podemos contar que gracias a la tecnología, esta plataforma online de crowdfunding inmobiliario ha conseguido democratizar el mercado de la inversión inmobiliaria. La compañía, fundada en Girona en 2016, selecciona las mejores oportunidades de inversión que ofrece el mercado inmobiliario y las publica en su web, https://inveslar.com/es. Con un sencillo proceso de registro, el usuario invierte en operaciones inmobiliarias. A través de su Área Privada, puede efectuar un seguimiento detallado de todas sus inversiones, con un cuadro de control que le da acceso a sus movimientos, balances, situación patrimonial y toda la información y documentación relativa a cada operación. Todos los proyectos de la empresa se basan en cuatro pilares fundamentales: ubicación, calidad, rentabilidad y valor añadido.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Lunes, 18 de junio

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Junio 2018
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
        123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    252627282930