El buen vivir de Juan Luis Recio

Los riesgos de comer fuera y más

22.08.11 | 15:00. Archivado en Restaurantes, Ciencia y Nutrición

¿Cóme usted fuera de casa? ¿Va a restaurantes con frecuencia? Pues le interesará saber que el Proyecto Food celebra sus dos primeros años de existencia renovando ante el Parlamento Europeo su compromiso de continuar la lucha contra los malos hábitos alimentarios de los trabajadores que comen fuera de casa.

Para entender el contexto sepamos, por ejemplo, que el 88% de los españoles que come a diario fuera de casa, lo hace en restaurantes según un estudio de FOOD. Y que el 56% de la población adulta española tiene sobrepeso u obesidad debidos, sobre todo, a los malos hábitos alimentarios. Esta patología supone un gasto de 2.500 millones de euros al año a la sanidad pública, según datos de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN).

FOOD está promovido en España por Edenred, a través de su red Ticket Restaurant, en colaboración con la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) y la Fundación Dieta Mediterránea.

A través de esta iniciativa se han realizado, a lo largo de dos años, entrevistas a empresas y restaurantes de 14 países. Como resultado de este estudio, FOOD ha creado una guía dónde se aconseja a los empleados cómo comer bien aún estando fuera de casa.

FOOD, Fighting Obesity through Offer and Demand (Lucha contra la obesidad a través de la oferta y la demanda), es un proyecto que, desde el 2009, estudia de qué manera se pueden mejorar los hábitos alimentarios de los empleados que acostumbran a comer en restaurantes. Según este estudio, el 88% de los trabajadores españoles que comen fuera de casa, lo hacen en este tipo de establecimientos, una cifra muy superior a la media europea, que se encuentra en un 67%. Este proyecto, coordinado por Edenred, emisor del Ticket Restaurant cuenta con la colaboración de 21 entidades públicas y privadas, de los 14 países participantes.

La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), entidad que participa en este proyecto, alerta de que el 56% de la población adulta española tiene sobrepeso u obesidad debidos, sobre todo, a los malos hábitos alimentarios. Para disminuir estas cifras es necesario llevar una dieta equilibrada y disminuir el consumo de grasas y carnes, así como aumentar el de vegetales y cereales. Esto sin embargo no es siempre fácil cuando a la hora del almuerzo se debe elegir entre el primero y el segundo de un menú.

Para ayudar a saber qué elegir a la hora de la comida, y a los restaurantes a hacer más variados sus menús, FOOD ha realizado a lo largo de estos dos últimos años más de 52.000 entrevistas a trabajadores, y a 5.000 restaurantes de España, Bélgica, Francia, República Checa, Suecia e Italia. En nuestro país las entidades colaboradoras se han entrevistado con 10.000 empleados y 1000 restaurantes.

Según indica Manuel Asla, director de márketing y portavoz de Edenred en España, “para conseguir una mayor efectividad de la campaña tan importante es concienciar a los empleados de llevar unos hábitos saludables, como concienciar a los restaurantes de que ofrezcan menús que sigan unas pautas nutricionales equilibradas”. En este sentido, FOOD también ha preparado una serie de “recomendaciones” para los propietarios de los restaurantes, que les ayuden a promover la calidad nutritiva de los platos que sirven, sin que esto les suponga un gasto adicional.

Entre otros consejos se incluyen: utilizar métodos de cocina saludables que utilicen menor cantidad de grasa(al vapor, guisado o a la plancha), no poner saleros en la mesa, también proponen ofrecer dos tamaños de plato, y más menús con ensalada y verduras crudas. Por otra parte, también aconsejan que se distingan claramente en la carta del menú los platos saludables del resto, y utilizar salvamanteles o bandejas que informen de los componentes de una alimentación equilibrada.

Por otra parte, con los datos obtenidos en los sondeos realizados, se ha elaborado una “Guía FOOD para Empleados” del que se han distribuido varios miles de ejemplares en toda España a empresas y empleados, que contiene las diez recomendaciones y consejos que ayudan a seguir una dieta equilibrada. Además incluye también un calendario con las frutas, verduras y pescados de temporada y un test de autoevaluación de hábitos saludables.

Con el objetivo de llegar más cerca de su público de interés, FOOD también organizó un roadshow, en el que un autobús viajó a través de seis países (Bélgica, Francia, Italia, República Checa, Suecia y España), promoviendo entre los asistentes recomendaciones sobre cómo practicar una dieta equilibrada comiendo en restaurantes.

FOOD tuvo hasta abril de 2011 financiación y apoyo de la Unión Europea, ha presentado el trabajo realizado los últimos dos años antes el Parlamento Europeo y ha renovado su compromiso de continuar luchando contra los malos hábitos alimentarios de los empleados finalizada la primera fase. De esta manera, y aunque el programa europeo se haya acabado, las 21 entidades que forman el proyecto continuarán su trabajo, al que se añadirán otras entidades y países como Eslovaquia y la Autoridad de la Salud Pública Nacional de ese país.

Pero hay más, porque también es relevante saner los avances en relación con la nutrición personalizada, que ayudará a prevenir enfermedades crónicas en el futuro. Para lograrlo, 2B Blackbio y el Hospital Universitario Ramón y Cajal buscan comprobar la influencia de los alimentos en nuestra salud.

El proyecto utiliza la innovadora tecnología de los microarrays, una técnica que permitirá simplificar enormemente las pruebas diagnósticas de las alergias alimentarias al huevo y a la leche, las principales en niños menores de 5 años, entre otras aplicaciones. Dr. Javier-Martínez Botas, responsable de la Unidad de microarrays del Servicio de Bioquímica-Investigación del Hospital Universitario Ramón y Cajal, dirigido por el Dr. Miguel Ángel Lasunción Ripa, estudia junto a 2B Blackbio cuál es el impacto real de los alimentos funcionales en los genes y proteínas de nuestro organismo.

Con un presupuesto de más de 1,5 millones de €, las investigaciones se desarrollan en el marco de Henufood, un proyecto pionero de investigación científica en salud y alimentación en el que participan un total de 9 empresas y 11 centros de investigación en toda España, y cuenta con el apoyo del Ministerio de Ciencia e Innovación. Se trata de una alianza público-privada, pionera en el campo de la nutrición, que facilitará la transferencia de tecnología y ayudará a impulsar futuros desarrollos.

El objetivo principal de esta colaboración es el desarrollo de novedosas herramientas de diagnóstico que permitirán mejorar la detección de los factores de riesgo de algunas enfermedades crónicas que pueden estar condicionadas por la alimentación, como la diabetes, así como detectar posibles alergias alimentarias.

Según Pedro Franco de Sarabia, presidente de 2B Blackbio, “están llevando a cabo una colaboración en la investigación con la tecnología de microarrays, una iniciativa pionera en el campo de la nutrición que puede encaminarnos hacia una alimentación personalizada en el futuro, en personas con factores de riesgo de enfermedades crónicas o con alergias a determinados alimentos”.

Así, la investigación busca desarrollar a partir de microarrays, como el CholestChip y el DietChip, enfocados al estudio de aspectos concretos del metabolismo para descifrar si los componentes "saludables" que se añaden a los alimentos funcionales tienen algún efecto real en nuestra genética. Todo ello, mediante la identificación de marcadores genéticos, es decir, aquellos genes cuya expresión cambia al consumir estos componentes saludables de los alimentos.

Por el momento, los estudios en genes están centrados en detectar biomarcadores relacionados con el metabolismo del colesterol, uno de los principales factores de riesgo presente en las enfermedades de corazón.

A la vez, este análisis ayudará a identificar nuevos componentes saludables, a descartar los que no lo son y puede desembocar en la aplicación de la tecnología de microarrays para la detección de alergias alimentarias, principalmente a la leche y al huevo, a través del desarrollo de marcadores de proteínas y péptidos.

Las alergias a determinados alimentos, y concretamente las producidas por la leche y el huevo, tienen una especial incidencia en niños pequeños y pueden provocar reacciones cutáneas, gastrointestinales y respiratorias. Por ello, el proyecto tiene como uno de sus objetivos principales el desarrollo de herramientas que puedan mejorar las actuales pruebas diagnósticas.

En palabras de Pablo Castán, “actualmente estamos trabajando en el campo de la nutrigenómica y la nutriproteómica, desarrollando herramientas para predecir la evolución de alergias a determinados alimento un problema de importancia creciente en los niños menores de 5 años. La utilización de microarrays es compatible con cuadros alérgicos debidos a diversas causas, lo que permitiría aplicar también esta solución a las alergias a medicamentos y alergias estacionales, entre otras”.

Según el Dr. Javier Martínez-Botas, investigador principal de este proyecto, “el desarrollo de marcadores de proteínas y péptidos para el estudio de alergias alimentarias y la generalización de estas técnicas, podría evitar en el futuro la realización de tests cutáneos con alérgenos, lo que evitaría muchas molestias a los pacientes e incluso ingresos hospitalarios para realizar las pruebas diagnósticas que son bastante largas y complejas a día de hoy. Podríamos acortar y simplificar muchísimo estas pruebas, lo que beneficiaría especialmente a los niños pequeños afectados por estas alergias alimentarias”.

En España, el huevo es la causa más frecuente de alergia alimentaria en niños, con una prevalencia de entre 0,5% y el 2% de la población infantil, según la Asociación Española de Alérgicos a Alimentos y Látex (AEPNAA). El porcentaje de alérgicos a leche de vaca en el primer año de vida se sitúa entre el 0,36% y el 1,95%, ocupando el tercer lugar en las patologías alérgicas detrás de la alergia al huevo y al pescado. Pero los expertos estiman que las reacciones alérgicas provocadas por alimentos pueden llegar a afectar entre el 5 y el 8% de los niños y hasta al 3% de la población adulta.

En los últimos diez años, en España, las consultas por alergia a alimentos se han duplicado, como afirma el último informe Alergológica elaborado por la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica. Además, en la actualidad, la falta de métodos de diagnóstico estandarizados para la detección de esta patología es el mayor problema con que se encuentran los expertos para conocer la realidad de esta patología en la población general.


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Domingo, 22 de julio

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Julio 2018
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
          1
    2345678
    9101112131415
    16171819202122
    23242526272829
    3031