El buen vivir de Juan Luis Recio

Un bonito texto sobre el vino

15.09.08 | 15:05. Archivado en Vinos, Libros, revistas, Internet, tecnología
  • enviar a un amigo
  • Imprimir contenido

"Mi nombre es Enrique Catelli. Visité tu espacio y me gustó mucho. Trabajé muchos años en Club del Vino (primer club de vinos argentino, cuyo fundador se inició en Vinoselección)", así empieza el e mail que me escribió este verano Enrique, que confío no le importe que transcriba estas sus líneas. Me contó que colabora en varias revistas de vinos y gastronomía locales y que también tiene experiencia en el campo de la restauración. Y sobre todo que tiene un interesante blog literario del que aquí les doy cuenta porque seguro que les va a gustar.

Dentro de su e-mail me mandaba un artículo que es muy literario, poético, realmente, y que además trata sobre el vino de modo más que razonable y emocionante. No me resisto a compartirlo con ustedes porque me parece muy bueno. Ya me dirán ustedes si comparten mi opinión, pero, en cualquier caso, ¡enhorabuena, Enrique!:

"Cómo degustar correctamente un vino

En primer lugar deje que su mano atrape la copa y que se conozcan, se palpen, mano y copa, copa y mano. Huela en la quietud primera como para saber quien está dentro. Luego, déjelas que jueguen, mano y copa, o que bailen abrazadas como en un vals, en círculo, armoniosamente. Mientras tanto mire, disfrute del color y del movimiento, luego que se detengan. Siga mirando. Huela, inserte su nariz en la cavidad vidriada, siga oliendo, cierre los ojos, abra el alma. Déjese llevar a los jardines o a los laberintos que los aromas propongan y poco a poco, con ansiosa moderación, apoye los labios en el borde y empine suavemente el codo. Ahora deje que el líquido se refugie en las humedades tiernas de su boca. Mientras penetra, relájese y disfrute; -la asociación corre por su cuenta- no se moleste en buscar explicaciones.

Cómo describir un vino

Tal vez, en un principio todo parta de una gran confusión; tal vez brote un racimo de pintorescas subjetividades, de pareceres inciertos pero verdaderamente sentidos. Eso verdaderamente sentidos. De otra manera nada tiene validez. Una acumulación de sensaciones propias y ajenas; tuyas y mías y de otros en la misma copa. ¿Qué palabra define algo tuyo y ajeno, mío y de otros? ¿Nuestro? No sé. ¡En las imperfecciones del idioma que uno cae! ¡Y después cree que todo está dicho! Pero todos sabemos de estas cosas; de puras sensaciones sin nombre propio o con el propio nombre que cada cual encuentre. ¡Públicas, sensaciones públicas, de todos, por lo tanto de nadie! Difíciles de explicar, de contar, de transmitir y de cerciorar fehacientemente su simétrica expresión en los demás, de comprobar su idéntica identidad (¡?).

Porque a un elefante uno lo puede atrapar, medir, pesar, indiscutir. Pero al torrente sedoso que trepa por esta copa; que trepa y cae, contradictorio y soberano, que trasiega del vidrio a la carne y que invade, ataca, denuncia, proclama, conquista, se instala ¿cómo?, ¿cómo atraparlo, medirlo, contarlo; cómo si no partiendo de una gran confusión, de un racimo de pintorescas subjetividades, de pareceres inciertos pero verdaderamente sentidos?

Cómo maridar un vino y un plato

Viendo tu mano sobre el tenedor mientras la mía lleva la copa a mis labios. Desde allí te miro, desde el borde mismo del cristal y siento la perfección del líquido y de tus ojos que me sorprenden espiándote. Ahora tus manos desaparecen un instante, alzan la servilleta del regazo. Y tu bocado y mi sorbo se unieron en un mirar. ¿Cómo olvidar esa acertada combinación; ese vino y ese manjar que es tenerte frente a mí?

Cómo guardar un vino

Acostado; solo acostado puedo resistir el delirante encanto del descorche. Tal vez por la incomodidad de mi comodidad; quizá porque es difícil compartir desde esa cómoda dificultad o porque la ley de gravedad es igual para todos. Siempre (y que así sea por siempre) encuentro una excusa para no guardar un vino. Hoy una mujer, mañana un amigo, pasado una alegría. O una pena en el peor de los casos".

Este es su blog: http://oliveriobrausen.blogspot.com/

El texto lo dedica a la memoria de Martin Cuccorese, periodista argentino especializado en vinos.


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Domingo, 23 de noviembre

    BUSCAR

    Editado por

    Los mejores videos

    Síguenos

    Hemeroteca

    Noviembre 2014
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
         12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930

    Sindicación