El buen vivir de Juan Luis Recio

Una ciruela en Vietnam

05.06.08 | 14:50. Archivado en Cócteles, Cine y teatro

El hermoso vaso amarillo que el buen señor observa con delectación salta por los aires en mil pedazos. Mark Wahlberg se ha quedado mirando con expresión alucinada, al oír un previo y contundente ¡Nooo...! dicho a coro por su novia y su futura suegra, quienes se han abalanzado al unísono sobre el apacible individuo que se disponía a dar buena cuenta de su copa de alcohol. La tajante negativa era la respuesta a la aparentemente ingenua frase “¿Puedo servirme una copa de aquella botella?”, que pregunta el que habría de ser su futuro suegro a Mark, en el papel del asesino a sueldo Mel, como muestra la película del director de Hong Kong Che-Kirk Wong titulada aquí Equipo Mortal (The big hit). El caso es que al buen señor parece sentarle mal la bebida, y le tienen a una estricta dieta de zumo de ciruela, pues en cuanto bebe una copa de alcohol empieza a despotricar contra todo y contra todos, desplegando una audaz lengua viperina que no deja títere con cabeza, por muchos asesinos a sueldo que haya delante.

Más allá del rap. Y literalmente en esta película, en medio de los zumos de ciruela, no queda títere con cabeza. Un guión inteligente y divertido da lugar a una estructurada cinta, producida por el brillante aunque comercial director John Woo y el actor Wesley Snipes, donde la acción es con claridad la principal protagonista, en un cóctel donde el humor y un cierto “toque Tarantino” sirven para mostrar toda la eficacia como actor que ha ido desvelando Mark Wahlberg, tras dejar su grupo de rap Marky Mark & The Funky Bunch y su trabajo como modelo publicitario de Calvin Klein. Supone esta película un paso intermedio entre su eficaz papel en Boogie Nights y su consagración definitiva como protagonista del El planeta de los simios de Tim Burton, ciertamente un film que es bastante más que un remake.

Un vietcong agazapado. Viendo la película y rememorando cómo el futuro suegro de Mark se llena el vaso continuamente de zumo de ciruela, en donde camufla hábilmente abundantes dosis de alcohol -que le hacen decir la verdad (in vino veritas) y por ende poner a parir a su esposa y a su hija-, y recordando a la vez el oscuro pasado del propio Walhberg -que estuvo encarcelado en la prisión de Deer Island por atracar a dos ciudadanos precisamente de origen vietnamita-, recordé el cóctel Saigón, creado por mí en Casa Fugger en los ochenta, en donde quise reflejar el color verde de la lejana selva por donde hoy día empiezan a ir de vacaciones los más aventureros de nuestros compatriotas, un color inicialmente turbio que va abriéndose poco a poco para convertirse en un verde claro y deslumbrante, verde aportado por el licor de ciruela, y que deja ver finalmente un corazón oscuro, una ciruela pasa empapada de whiskie, cual vietcong agazapado en el fondo de una fría copa de cóctel.

Un cóctel, el Saigón, que sin duda haría las delicias del “suegro” de Marky Mark, este gran bebedor de zumo de alcoholizada ciruela, y que nos puede ayudar a retrotraernos a épocas pasadas, como ésta de la guerra de Vietnam, o convertirnos en protagonistas de una película de acción desenfrenada, ya que, en todo caso, estaremos de acuerdo en el deseo de que la violencia que veamos resida solamente en la pantalla, como en esta divertida película de acción, y nunca, nunca más, en la realidad.

¿CÓMO SE HACE?

En coctelera con hielo verter tres quintos de bourbon americano, un quinto de licor de ciruela (hay varios japoneses y uno verde de Marie Brizard muy adecuado) y un quinto de vermouth seco. Agitar, colar y servir en copa de cóctel, donde se ha depositado previamente una ciruela pasa de California deshuesada. Puede completar el adorno con una guinda roja del Vietcong y algún detalle de la flora vietnamita, como se muestra en la fotografía.

· El hecho de hacerse en coctelera es para propiciar el color verde turbio inicial e ir viendo cómo se aclara y se divisa la ciruela.

· El licor de ciruela puede ser verde, como el que comercializa o al menos comercializaba la casa Marie Brizard, si quiere lograr el efecto de selva, pero puede probar con otros licores, otros colores, otras frutas escondidas o incluso elaborar el licor usted mismo...

· Si le resulta muy fuerte, pruebe una combinación menos seca: dos quintos de whiskie, dos quintos de licor de ciruela y un quinto de dry vermouth.

· También queda muy agradable si utiliza whisky escocés en lugar de bourbon americano.

El domingo hablaremos algo más de los alcoholes con ciruela.


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Lunes, 24 de junio

    BUSCAR

    Editado por

    Hemeroteca

    Junio 2019
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
         12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930