El buen vivir de Juan Luis Recio

Crónica de una voluntad

12.06.07 | 15:18. Archivado en Arte, Cultura

El inventor de la libélula fue un zamorano, y por ello en su tierra le festeja ahora. Claro que la libélula no es la criaturita en la que todos hemos pensado, sino un prototipo de helicóptero que fue anterior a los que luego han pasado como pioneros a la historia y a nuestra memoria. Así que para recuperar la memoria de Federico Cantero Villamil se presenta una completa exposición en el Museo Etnográfico de Castilla y León que tendremos oportunidad de contemplar durante las próximas semanas.

Tras la presentación del libro "Federico Cantero Villamil. Crónica de una voluntad. El hombre, el inventor", de Federico Suárez Caballero, libro del que ya les hablé en su día, que estuvo motivada por la inclusión en la exposición ‘NEC OTIUM: Comercio e Industria en Zamora’ de un área específica dedicada a la figura de Federico Cantero Villamil, dada la relevancia que su trabajo ha supuesto para Zamora especialmente visible en las obras hidráulicas de la provincia (Salto de San Román) o en las ferroviarias, diseñando el trazado del ferrocarril Zamora-Orense, entre otros hitos importantes, tenemos ocasión de aprender más sobre este inventor e interesante personaje con un hermoso perfil humano.

Destaca su faceta de inventor, en la que sobresale la ‘Libélula Viblandi’ (primera aproximación al helicóptero) o la patente denominada ‘Cimientillos neumo-elásticos para el calzado’, es decir, la cámara de aire para el calzado. Asimismo, hizo grandes descubrimientos en el campo de la agricultura moderna, inventando y fabricando productos fertilizantes para la tierra y germicidas antiparásitos, que comercializa mediante la ‘Sociedad de Productos Quimicamente Puros Menvior’, radicada en Zamora.

En definitiva, la presentación de esta obra en Zamora pretende homenajear la figura de Federico Cantero Villamil, personalidad injustamente olvidada y que merece como pocos este reconocimiento.

FEDERICO CANTERO VILLAMIL
(Madrid ,22 de junio de 1874 - 1946)

Nace en Madrid en 1874. Hijo de Federico Cantero Seirullo y de Isabel Villamil Olivares. Finaliza en 1896 sus estudios, número uno de su promoción, en la Escuela de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos de Madrid. En 1905 contrae matrimonio con Tránsito Cid Ruiz-Zorrilla, hija de una conocida familia zamorana. En 1909 muere su esposa quedando viudo con treinta y cinco años y dos hijos. En 1912 se vuelve a casar en Madrid con Concepción García-Arenal Winter, nieta de la insigne escritora Concepción Arenal, con la que tiene seis hijos.

Es en Zamora dónde Cantero Villamil vive muchos de sus sueños: descubre el río Duero, aguas abajo de Zamora, como fuente de energía hidráulica, diseña y ensaya los primeros modelos de “alas giratorias” contrarrotatorias para su Libélula Española, el primer helicóptero con patente española, construye el Salto de San Román de los Infantes suficiente para abastecer de energía eléctrica, con sus 6000 caballos de potencia a Valladolid, Zamora y Salamanca, promueve la creación de industrias químicas capaces de modernizar la agricultura y combatir sus enfermedades, realiza el trazado directo del polémico ferrocarril Zamora-Orense y redacta para la Sociedad Hispano Portuguesa de Transportes Eléctricos, ocho proyectos técnicos de aprovechamientos hidroeléctricos (los Grandes Saltos del Duero y sus afluentes), entre ellos el fundamental o integral titulado Solución Ugarte o Solución española de los Saltos del Duero.

Además, es el director de la línea de ferrocarril Medina del Campo-Zamora (1905-1918), director de carreteras de la diputación provincial de Zamora (1910-1912/1914-1918), desempeña el cargo de ingeniero consultor y socio principal del taller que lleva la firma Luis Blanca Rueda, dedicado a toda clase de trabajos mecánicos, incluida una fábrica de hielo; gerente de la Sociedad “Cuadrado-Cantero” con talleres de orfebrería, en los que también se realizan trabajos artísticos en hierro y metales y es director comercial de la Sociedad de Productos Químicamente Puros Menvior, domiciliada en Zamora.

Fueron veintiséis años (1896-1922) fecundos en intenciones y propuestas, dedicados a modernizar Zamora en un intento que tuvo tanto de prolijo como de estéril. Cantero realizó una labor febril y polifacética, entusiasta, muchas veces desdeñada y sin embargo profética.

“El desarrollo del helicóptero de Federico Cantero Villamil sufre las vicisitudes a las que estuvo sometida la historia de España entre 1930 y 1940. Sin estas circunstancias, es muy posible que el prototipo hubiera volado antes que el VS 300 de Sikorsky, el cual se reconoce como el primer prototipo de helicóptero que marcó la era del vuelo de este tipo de aernonaves”
José López Ruiz Catedrático de Helicópteros en la Escuela Superior de Ingenieros Aeronaúticos de Madrid.


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Miércoles, 19 de diciembre

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Diciembre 2018
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
         12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930
    31