El barón rampante

No matarás... ni dejarás morir

04.08.18 | 09:01. Archivado en Sociedad

'No matarás'. Es una de las premisas de la fe. El quinto mandamiento, el más concreto y, sin embargo, el más interpretado. Francisco acaba de cerrar cualquier resquicio de justificación, explicación o autorización al hecho, que existe desde que el mundo es mundo, de que un ser humano acabe con la vida del otro. Matar, al fin, ha salido completamente del Catecismo. ¿Y de la vida de los que nos decimos cristianos?

Sobre el papel, parece claro. Ninguna persona de bien, medianamente decente, acabaría conscientemente (la legítima defensa es otra cosa, muy distinta) con la vida de otro. No es lícito coger una pistola o un cuchillo y segar una vida. Eso parece claro. Pero tampoco lo es que la muerte sea el castigo 'legal' ante cualquier delito, por más cruel que sea. El tiempo de las guillotinas ya pasó: ojalá suceda lo mismo con las inyecciones letales, la silla eléctrica o los pelotones de fusilamiento.

Evidentemente, tampoco se puede matar en nombre de ningún dios. Las justificaciones del Antiguo Testamento son nulas hoy, como bien ha explicado Xabier Pikaza. Y mucho menos acabar con las vidas más débiles, estén al comienzo o al final de su existencia, sufran una enfermedad incurable o pensemos que no son 'útiles' para la sociedad. Nadie debería tener el derecho absoluto sobre la vida de ningún ser humano. Nadie.

Pero, además de no matar, el mandamiento debería introducir otra premisa, que lamentablemente nuestra sociedad no tiene en cuenta: no dejar morir. Y hoy, en nuestro mundo civilizado, dejamos morir de hambre, sed o enfermedades curables a millones de personas que han tenido la mala suerte de nacer en el continente equivocado; dejamos que miles de hombres y mujeres se ahoguen en las mismas aguas con las que refrescamos en esta ola de calor; permitimos que se rasguen los tendones con las concertinas que protegen nuestras fronteras pero esconden nuestro corazón-coraza; desechamos a aquellos que no nos sirven. Por no hablar de las 'muertes en diferido' que provocamos con los negocios de la venta de armas o la trata de seres humanos.

Y es que, para un cristiano, no sólo basta con cumplir el Mandamiento: "No matarás". También hay que comprometerse, de pleno, con su continuación: "Ni dejarás morir". Ésta, también, es la clave de la 'cultura del descarte' contra la que lucha, con todas las armas a su alcance (fundamentalmente, el Evangelio), el Papa Francisco. ¿Seremos asesinos, o samaritanos?


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Efecto Llamada 10.08.18 | 22:18


    ¿Habéis visto? ¡Bastante nos abre su corazón! ¡¡¡Todos a Can Bastante!!!

  • Comentario por Victoria 07.08.18 | 22:28


    A ver cuándo aprendes a escribir, Bastante.


  • Comentario por Ngema 06.08.18 | 02:20

    ¿Cuántos inmigrantes ha metido en su casa Bastante?

Miércoles, 15 de agosto

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Agosto 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031