El barón rampante

Elecciones en la CEE: una primera interpretación

14.03.17 | 14:32. Archivado en Conferencia episcopal

¿Cómo interpretar las elecciones que acaban de producirse en la Conferencia Episcopal Española? ¿Cuáles son las claves para entender las votaciones? Una primera lectura de las elecciones a la CEE podría mostrarnos un “regreso al pasado”. Y es que el tándem Ricardo Blázquez-Antonio Cañizares es el mismo que fue elegido, doce años atrás, por los obispos españoles. Sin embargo, las situaciones son algo distintas.

En primer lugar, por la edad de los protagonistas. Tanto Blázquez como Cañizares eran mucho más jóvenes, y ninguno de ellos era cardenal. Su elección, además, vino producida por el intento del sector moderado por frenar el poder omnímodo del cardenal Rouco Varela, quien no resultó elegido por tercera vez consecutiva por apenas un voto (necesitaba dos tercios). La situación política y eclesial, además, era bien diferente. Blázquez fue elegido apenas un mes antes de la muerte de Juan Pablo II, con el primer Gobierno Zapatero y con un movimiento asociativo católico que se sentía fuerte y que llegó a convocar manifestaciones contra el matrimonio gay o Educación para la Ciudadanía a la que asistieron una veintena de prelados.

Hoy, con Francisco en el solio pontificio, los vientos de Roma son completamente distintos. Sin embargo, la impresión que queda del conjunto de las votaciones es la de que los obispos españoles continúan asistiendo, de manera más bien timorata, al huracán Bergoglio. Y es que las presentes elecciones eran un momento propicio para que el Episcopado español apostara decididamente por apoyar las reformas que, desde Roma, pretende el Papa.

Así hay que interpretar los resultados, con un tímido avance en el Comité Ejecutivo, pero queriendo mantener los complicados equilibrios de poder entre conservadores, moderados y aperturistas. Sólo así se comprende que, más allá de la continuidad de Blázquez (que todos daban por hecho), los obispos hayan optado por Cañizares para la Vicepresidencia. Con todo, y como se ha empeñado en afirmar el cardenal de Valladolid, su presidencia será colegiada, y su función, la de mero “moderador” en los debates episcopales. Se precisa, pues, libertad entre los obispos para apostar decididamente por una Iglesia en salida.

En cuanto al Ejecutivo, se mantiene el equilibrio, aunque con una significativa mayoría para el sector renovador. “Hay un 4 a 2”, manifestaba uno de los “fontaneros” de Añastro al culminar el proceso electoral (faltan las comisiones). En el primer sector se encuentran cuatro obispos señalados directamente por Francisco como hombres de su entera confianza: Blázquez (nombrado cardenal por Francisco), Osoro (también erigido purpurado por Bergoglio, y secretario general del Sínodo de Obispos), Omella (el arzobispo de Barcelona es, desde la Congregación de Obispos, su voz en España, además de ejercer como mediador en los casos de abusos que llegan desde nuestro país) y Jiménez Zamora (el arzobispo de Zaragoza, hombre de la total confianza de Osoro, y nombrado por Francisco para frenar varios escándalos en la diócesis del Pilar). En el segundo, Cañizares (quien regresó de Roma tras la llegada de Francisco, sustituyendo a Osoro en Valencia) y Jesús Sanz, la gran sorpresa del Ejecutivo. El arzobispo de Oviedo es uno de los prelados más conservadores, y el único de todos los miembros del Comité en necesitar una segunda vuelta para ser elegido.

Sea como fuere, el resultado de las elecciones en la Conferencia Episcopal deja un ambiente enrarecido en la Casa de la Iglesia, y la sensación de que, una vez más, los obispos han dejado pasar una ocasión de oro para colocarse a la cabeza del apoyo al Papa Francisco. Un Ejecutivo en el que casi todos sus miembros superan los 70 años, y que tendrá que demostrar, con su trabajo, que es capaz de apostar por una Iglesia sinodal y descentralizada. El objetivo de Blázquez, tal y como apuntó en la rueda de prensa, es el de que el reloj episcopal “marque la misma hora”, y el de pedir, y ofrecer, libertad a los obispos para trabajar por y para la sociedad en un momento crucial. Su papel “moderador” se antoja fundamental para conseguirlo.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Manolo 18.03.17 | 10:31

    La primera y casi única interpretación es que los de Pederastia digital no pintáis nada en la Iglesia española...afortunadamente...aprovechad la cuaresma...nunca es tarde para la conversión...

  • Comentario por Joaquín 16.03.17 | 14:03

    Y en las presidencias de comisiones y subcomisiones, otro batacazo para Osoro: nada para Juan del Río, nada para Herrero Fernández y una comisión sin ningún peso para González Montes. Y un gran éxito para los rouquistas al colocar al sobrino de don Antonio María en Universidades. Sobre todo porque, siendo como es uno de los "padres" de la San Dámaso, eso supone un espaldarazo fortísimo a la niña de los ojos del arzobispo emérito de Madrid. No creo que ocurra, pero a veces fantaseo con regocijo sobre la cara que pondrás si aceptan a Blázquez la renuncia antes de que complete el trienio.

  • Comentario por José Ignacio Calleja Sáenz de Navarrete 15.03.17 | 10:59

    Las dificultades de la iglesia española no son ante todo de obispos, por supuesto. Esta es una entre otras, pero sí es una de peso. La renovación episcopal está siendo cauta y pausada hasta poder preguntar ¿qué se mueve? Que Cañizares vuelva a la Vicepresidencia y que el propio Blázquez sea el timonel, demuestra que la vieja guardia a lo sumo modera sus aristas, pero aún no tiene sustitutos ni los busca. Probablemente no tiene conciencia de que su servicio ya está hecho y que hoy es ya una dificultad añadida a las del mundo; no se puede construir el futuro con obispos entrenados para defenderse y mirar hacia atrás; de ellos, el consejo, pero la dirección de otros. El episcopado español se renueva con algunos pastores de una iglesia en salida -dicen-, pero más que salir, la mayoría da vueltas a lo mismo, y mantiene muy claro que a dormir, a casa. Están muy presionados desde fuera y desde dentro, desde luego, pero no hay claridad sobre qué elegir y qué dejar. Y para ello, Blázquez et ...

  • Comentario por Gonzalo 14.03.17 | 15:47

    Del exitazo de Osoro no hablas, ¿verdad?


Lunes, 21 de agosto

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Agosto 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031