El barón rampante

El abrazo del Papa entre las ruinas de Amatrice

04.10.16 | 10:58. Archivado en Francisco

Hay imágenes que esponjan el corazón y que te hacen sentir que, pese a todo, es posible construir un mundo nuevo. Una de ellas, otra vez, ha sido protagonizada por el Papa Francisco, quien esta mañana, y por sorpresa (aunque algunos lo hubiéramos adelantado el día anterior), ha llegado en su coche a Amatrice, el epicentro del devastador terremoto que asoló el centro de Italia el pasado 24 de agosto.

Lo ha hecho sin más escolta que su fiel Domenico Giani, el portavoz Greg Burke y el obispo de Rietti, con quien ha hablado todos los días desde la tragedia. Los primeros pasos lo han llevado hasta la nueva escuela, construida en un barracón muy cerca de los restos de la antigua, deslavazada por el seísmo. Allí, se ha encontrado con un centenar de alumnos, a los que ha abrazado, besado, escuchado. Si a Francisco le dieran un céntimo por cada selfie que se hacen con él, seguramente hoy se habría acabado la pobreza sobre la Tierra (si es que esto dependiera del dinero, y no de las desigualdades en el reparto, y en el egoísmo propio del ser humano, pero este es tema para otro post). Ni una queja, ni una cara de disgusto: una sonrisa y una mirada acogedora.

El momento más emotivo ha sido su encuentro con un hombre destrozado, que había perdido a su mujer y a sus dos hijos aquella fatídica noche. 297 muertos, cada uno con un nombre, una historia, un recuerdo, un vacío. Miles de personas que, aún hoy, siguen viviendo en tiendas de campaña. Aquel hombre se agarró a la mano de Francisco como si fuera un madero vencido por la fuerza del oleaje. Y es que el Papa, más allá de su presencia, de su oración, de sus palabras, es el símbolo de la esperanza frente a cualquier derrota, la seguridad de que alguien, en algún lugar, nos sostiene. Nadie, a estas alturas, podrá negar que Bergoglio es un motor impresionante para la fe de muchos. El abrazo con aquel hombre, que pareció eterno, simboliza el de toda la Humanidad al que sufre. Una nueva muestra del pontificado de la misericordia.

Después, una parada. Impresionante. Tremenda. El Papa solo, en pie, orando, en silencio y con los ojos cerrados. A izquierda y derecha, las ruinas. Al fondo, el campanario de la iglesia que se sostiene en mitad del destrozo en la "zona roja". Otro símbolo de una fe que se mantiene aunque no entienda las razones, si es que las hay, para tanta devastación. Francisco, imbuido en un absoluto recogimiento, concentra en su oración todas las lágrimas, todo el esfuerzo, todo el ánimo de miles de voluntarios, profesionales y personas de bien que, dos meses después, continúan llegando a Amatrice para sanar las heridas, escuchar al que sufre, liberar de escombros una calle y apuntalar un edificio. Queda mucho por hacer, pero hoy, también hoy, sabemos que es posible.

Y que, en ocasiones, ha de venir un hombre sin más atributos que su ejemplo, para recordárnoslo. Porque recordar es volver al corazón, y de ahí nace el amor, la caridad, los sentimientos más nobles que Dios pudo poner en nuestro interior. Porque, como nos recordó en su reciente viaje a Georgia, sólo abriendo de par en par las puertas del corazón podemos dejar que Dios actúe en nosotros. Y así hacernos instrumentos de su paz. Hermoso día para recordar esta última frase, pues no es casualidad que Bergoglio quisiera visitar Amatrice el día de San Francisco de Asís. Porque nada sucede por casualidad, igual que no la fue que el Espíritu soplara hace ahora tres años y medio, y de una barca en ruinas surgiera un hombre, solo un hombre, con la santa intención de reformarla y dejarla tan bonita como nos la presentó el Resucitado. De las ruinas, hoy lo hemos comprobado, también puede surgir la belleza.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Manu 04.10.16 | 20:41

    ¿Podrías, Jesús, explicarme por qué permitís en Religión Digital que intervengan de la manera tan burda y soez como lo hacen algunos blogueros? Es que se te quitan las ganas de entrar en el periódico.

Domingo, 17 de diciembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Noviembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930