El Acento

Doctor Mario Crocco III

12.02.17 | 18:26. Archivado en Sobre el autor

La ciencia se disgrega cuando las disputas políticas meten la cola
Aquí sí, allá no: el resultado de Crocco cuadraba bien en la tradición iberoamericana; no cuadraba en la neurociencia anglófona. Las fuentes presupuestarias de ésta tenían motivos geopolíticos para apoyar la lucha contra "romanismo", "papismo" y "jesuitismo", contribuyendo a sustituir capilarmente la dominante cultura latina en los países de esta tradición. Sólo con suma lentitud empezó a disiparse, en esa neurociencia, la errónea creencia de que la lucha por el dominio geopolítico exigiese también negar que en la naturaleza existen realidades como los psiquismos, tan parecidos al viejo concepto de "alma" en su capacidad de iniciar series intencionadas de acciones (semoviencia) y de entonarse con las entonaciones subjetivas o caracterizaciones no estructurales unitestigo. Interpretándolo como una exigencia de los intereses globales de sus fuentes presupuestarias, la neurociencia anglófona resistió medio siglo estos aportes provenientes de Iberoamérica, y al globalizarse internet, a partir de 1995, fomentó con cuantiosos recursos una interfaz filosófica, distinguida como "consciousness studies", en parte destinada a proporcionar al gran público, en cuanto a relaciones entre el cuerpo y el alma, respuestas sustitutivas de las originadas en las presuposiciones "papistas" de la cultura latina y conformes al estado de la neurociencia anglófona. Con esto se procuró "taponar" toda otra línea investigativa. Crocco, como naturalista ajeno a todas esas cuestiones de intereses, destacó de inmediato un crucial resultado nuevo de los mismos anglófonos, del que sus propias y atrasadas neurociencias no podían advertir la relevancia.

Creado en la anglofonía, King Kong rescata de su enfoque las ciencias cautivas
Justo en 1970, cuando Crocco ya disponía de los datos comparativos para explicar la evolución de las funciones de relación desde el nivel ciliar, y su desarrollo hacia la formación, en cerebros, del sistema llamado por Jakob "de ondas estacionarias" (modelos holográfico-holofónicos, los llamaría Crocco desde fines de los años de 1960) con el retintineo o estructura de interferencia de la neuroactividad cerebral, Mark R. Gardner y W. Ross Ashby, del Biological Computer Laboratory de la Universidad de Illinois en Urbana, mostraron en Nature –la revista que expresara al darwinista X Club (Thomas Huxley, Joseph Hooker, Herbert Spencer, John Tyndall y otros positivistas antipsicologistas)– la existencia de valores críticos para la estabilidad de los grandes sistemas dinámicos cibernéticos, de cualquier especie que fueren: mercados y bolsa, tránsito vehicular, huracanes y tornados, hormigueros gigantes, competición ecológica, volcanes inactivos. Esos valores sistémicos, que al alcanzarse hacen entrar en crisis al sistema, quedan establecidos por la cantidad de sus elementos, la magnitud de su conectancia (o sea, el total de sus conexiones), y el número de sus variables independientes. Aun cuando los criterios y aplicabilidad del trabajo merecieron algunos reparos de Crocco, quien los llevara a Greg Chaitin, por entonces en Buenos Aires, era claro que el funcionamiento de todo sistema, lineal o no, se hace catastrófico si supera cierta combinación de estos tres valores críticos.
Crocco, muy sensibilizado con las cuestiones de cambio de escala, de inmediato advirtió que, debido a eso, cibernéticamente el sistema cerebral no puede ni debería sostenerse. Como su estructura sistémica supera por mucho esos valores críticos, era claro que se habían excluído "factores estabilizantes".
Crocco destaca que la limitación también se impone a King Kong, a los colosos –diez mil veces mayores que el hombre– de la novela perdida de Santiago Ramón y Cajal (cuyo intrépido protagonista, un expedicionario mundo de científico instrumental y colado en el coloso a través de una glándula cutánea, navega sobre un glóbulo rojo –amenazado más de una vez por los "viscosos" tentáculos de leucocitos en épica lucha con los parásitos– hasta sorprender en el cerebro el secreto del pensamiento y del impulso voluntario…), o a las pilas desmesuradas de latas de conserva. En todos los casos la primera inestabilidad se propaga, tal como al aplastarse y ceder la primera lata bajo un apilamiento excesivo, tal como al rajarse en King Kong el primer ligamento abrumado por monstruoso peso cárneo. Pero el órgano cerebral se exime de esto… y es aún mucho más insostenible. ¿Fallan las matemáticas? Falto de suficiencia constitucional, el órgano cerebral como sistema cibernético se sostiene, aunque no debería hacerlo.
Tal efecto no es simulable. El hecho empírico ha de asombrarnos, por ende. Cualquier cerebro de cierto volumen es un King Kong, un coloso cajaliano para los valores críticos de la estabilidad de los sistemas dinámicos.
¿Cómo, por qué, mientras King Kong sólo logra sostenerse en el cine, el órgano cerebral lo logra en la realidad, permitiendo a los psiquismos obrar en la naturaleza y, así, adquirir desarrollos intelectuales útiles para que sus especies colonicen nichos ecológicos de exigencias indeterminables con programas?
Las acciones de las almas dejan huella en la naturaleza
Si bien otros investigadores aplicaron esos resultados de Gardner y Ross Ashby, a sistemas ecológicos o a redes del tránsito por ejemplo, el grave señalamiento de Crocco no pudo ser receptado en la reflexión evolucionista angloparlante. Ni se lo pensó aplicar a la relación cerebro-psiquismo. Esto se debió a que el mito "arquitectónico" de sus neurociencias juraba y prefiguraba que el psiquismo es inoperante, epifenomenal; que la gente no es dueña de sus actos, tal como hace falta creer para quebrar la preocupación por el prójimo, concebido como simple resorte y sustituible, tal como una plantita de pasto lo es por otra. ¿Cómo una tal inanidad, el psiquismo supuesto sólo sensitivo o epifenomenal, iba a operar un efecto físico, a saber, la estabilización del sistema cerebral? ¿Espíritus con eficiencia física? ¿Acaso un espectro inoperante, aun merodeando cerebrales sendas, sería capaz de atajar con eficiencia causal la catastrófica expansión de inestabilidades en un sistema cibernético? ¿Qué le faltaría, entonces, para atajar el balón en un partido de fóbal disputado por fantasmas, entre ánimas en pena? ¿Cómo asegurarse de que la solidaridad, el aprecio de la gente por otra gente al saberla valiosa, no crezca en el mundo y ponga en peligro la hegemonía de quienes difunden que la gente sobra?
Crocco, a la sazón único neurobiólogo no epifenomenalista quisquilloso en cuestiones de escala, conocedor de la evolución del control ciliar y con los señalamientos de Gardner y Ross Ashby críticamente entre manos, no pudo menos que advertir allí el accionar de una adicional acción mecánica en la naturaleza, implementada por la presencia operativa de los psiquismos que superan los límites de las máquinas de Turing y estabilizan cerebros hasta permitir usarlos para extender cadenas alimentarias a nichos ecológicos incolonizables por máquinas. Descubrimiento cardinal: una nueva acción fundamental de la naturaleza. Pero no sólo en la estabilización del órgano cerebral (y por consiguiente, la de su respectiva especie animal, y la de la inserción de este tipo de especies en nichos ecológicos) descubrió motivos para reconocer que en la naturaleza hay psiquismos sintientes y semovientes.
Además, descubrió que no sólo era cuestión de este nudo asunto, el de la eficiencia física para hacer estables a los sistemas cerebrales. Aparte de ello, el patrón de inserción de los efectos de los psiquismos en la evolución de la biósfera era el mismo que al insertarse las demás fuerzas básicas. Variaba igual, en función de la complejidad o integración de lo que la fuerza sostenía: otro hallazgo cardinal. Era "el patrón o forma típica por el que toda nueva modalidad de interacción física empieza a intercalarse en la constitución cosmológica de estructuras estables" ("the typical pattern whereby any physical interacción starts to interject itself in the cosmological constitución of stable structures"; cita de A. Ávila y M. Crocco, en Sensing: A New Fundamental Action of Nature, Folia Neurobiológica Argentina vol. X, 1996, p. 59).
Se trata de perturbaciones que inicialmente erosionan el moldeamiento adaptativo ("initially eroding the adaptive streamlining", en Sensing pág. 59) o ajuste de la biósfera a la realidad física de su propia diversidad constitutiva. Cuando empiezan a operar, la desajustan. Por eso, al crecer esta integración en una pequeña magnitud, se da primero un exceso de sus estructuras menos estables. Sólo después, con la selección, adviene el de las estructuras más estables. Estas perturbaciones pueden graficarse como reversiones temporarias, que retroceden en estabilidad para aumentos en complejidad, para las modalidades de interacción cromodinámica (o nuclear fuerte; hay otra fuerza nuclear, más débil, que ahora no es del caso), electromagnética (o electricidad y magnetismo) y noemática (sensualidad o efectos libidinosos en la biología, la nueva modalidad de interacción señalada por Crocco, que enseguida nos ocupará; nóema, plural nóemata, significa contenido mental).

Leer más: http://www.monografias.com/trabajos-pdf5/algunos-aportes-mario-crocco-neurobiologia-y-psicofisica/algunos-aportes-mario-crocco-neurobiologia-y-psicofisica.shtml#ixzz4YUX2dsfV


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Martes, 23 de mayo

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Mayo 2017
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
    1234567
    891011121314
    15161718192021
    22232425262728
    293031