El Acento

Edith Piaf

20.11.16 | 14:12. Archivado en Sobre el autor

Este post lo debemos al intelectual, poeta y amigo Jorge Aliaga Cacho.

Ir al enlace: https://www.youtube.com/watch?v=Fgn8gZHJZzA

Escuché por primera vez cantar a Edith Piaf allá por los años ochenta. Su pequeña figura, aparecida en las pantallas de la televisión británica, me cautivó y su dramática expresión quedó grabada en mi memoria para siempre. Algo así como cuando sucede con un amor que jamás se borra de la memoria. Vestida siempre de negro, ojos tristes, daba la impresión de lanzar con su canto desgarradoras denuncias. Sus canciones eran tan tristes como su vida misma. Su nombre verdadero fue Édith Giovanna Gassion. Su padre fue, Louis Gassion (1881-1944), artista de la calle, acróbata, nacido en Normandía, con quien Edith trabajaría desde muy niña: en estaciones de trenes o lugares de concurrencia pública en todo Paris. Gassion, en la opinión de Simone Berteaut, hermanastra de Piaf, no era un mal tipo: ‘era solo un mujeriego que nunca rechazó una invitación para que probará su hombría’. En realidad Louis Gassion no podía identificar a todos sus hijos porque muchas de sus amantes no estaban seguras si Gassion habría sido el padre de sus vástagos. Él tuvo más de diecinueve hijos. Reconoció a varios que no eran suyos pero también desconoció a muchos que sí tuvieron su paternidad.

>> Sigue...


PRIMERA EDICIÓN DEL PREMIO MANUEL B. DOMÍNGUEZ

14.11.16 | 15:18. Archivado en Sobre el autor

BETY BOOK
CONVOCA EN LEÓN
LA PRIMERA EDICIÓN DEL PREMIO MANUEL B. DOMÍNGUEZ DE LITERATURA JUVENIL CONFORME A LAS SIGUIENTES
BASES

>> Sigue...


Jorge Aliaga Cacho

13.11.16 | 20:19. Archivado en Sobre el autor

Hablamos de un brillante intelectual peruano que se ha echado a la espalda la responsabilidad de impulsar la unión de todos los escritores latinoamericanos. Rodeado de muchas voces que claman para que la literatura deje de ser un objeto más que se vende y se compra en este mundo capitalista y del negocio, Jorge Aliaga reflexiona, escribe, publica, difunde su obra, anima a sus amigos artistas; es la voz, en definitiva, de todo un mosaico de países donde la cultura emergió ya hace mucho. La idea es no solamente esta unión decisiva, sino convertir a la literatura y a sus creadores en la segunda ola, el segundo boom creativo, y que este impulso provoque un giro, un cambio en las instituciones públicas y en la clase política.

>> Sigue...


Literatura española: Nuevas voces del siglo XXI

06.11.16 | 20:47. Archivado en Sobre el autor

Flaubert hablaba de la poesía como de ese algo inútil y pasado de moda. Sin embargo, para la sociedad en la que nos ha tocado vivir, el hecho poético es necesario, casi obligatorio, como forma, como envoltura de una capacidad de ser, expresiva, adaptada al aliento de la pesadumbre y de la mansedumbre que a casi todos nos ahoga. Es un no-saber alejado de la simple ignorancia, que busca, anhelante, la percepción del elemento lejano para poder compensar de esa forma la confusión entre concepto y concepto, salvando, llenando los huecos, consiguiendo que la palabra se convierta ella misma, ella sola, en la inmediatez comunicadora. Lo poético se transforma, así, en un paso esperado de lo individual a lo universal, en el hilo tenue que cose los sentimientos y la manera de entender el mundo de millones de personas.

>> Sigue...


Despedida

02.11.16 | 21:52. Archivado en Sobre el autor

La despedida desplegada, hierática, ausencia encendida que clama al olvido, yendo más allá de la redondez del horizonte, gimiendo, gritando por una huida desmayada de lo que fue, de lo que es, de lo que será, tal vez, en un instante.
Deseo del mar entre nosotros, de esa pared amurallada, enhiesta, sufriente, Vallejo en la prédica envolvente de su mirada triste, allá sentado sobre el banco, en soledad, pensativo, Vallejo de siempre, de llamar a voces a la inteligencia, a lo sublime, Vallejo ensimismado, con la cabeza baja, mirando, observando el filo hiriente de la pluma que se desplaza rayando el papel de su alma, tronzando los sentimientos en envolturas pasajeras.
Así entiendo. Lo demás poco o nada. Importa porque. Al resto de los mortales nos basta con ese Vallejo vivo, vivo aún, a pesar de todo, vivo en sus líneas complejas, herméticas, casi hermosas, como un colorido y triste atardecer junto a la ola que te come los pies, las piernas, el cuerpo todo. Triste la mirada de la amada que refugia su candor en la palma de tu mano. Triste porque no sabe o no quiere ser de otra manera.
Poética de la pesadumbre que hiere, que lacera al lector en su epigramática aventura al pasar, fugaz, los ojos por los signos conocidos. Recuerdos, tardes, esperanzadas noches de ojos. Vallejo, viendo y perdiendo, en esa eterna confusión perceptiva de lo que es, de lo meramente imaginado.
Duro como el mármol, la despedida, la ausencia, como aquella tarde en la acera, de hace tanto, con una mano en alto, una mano ensangrentada del que sabe lo que habla, en el suspiro irrepetible, interminable, suspiro y congoja agarrada con las uñas a la carne de un corazón dolorido, fugaz, curiosamente risueño, que mira al horizonte deseando, ansiando la quimera de alcanzarlo…


Martes, 28 de marzo

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Noviembre 2016
LMXJVSD
<<  <   >  >>
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930