La casta por el tejado

Es desesperante. Se supone que la política (y los políticos) está/n para gestionar la cosa pública de manera que se produzcan todos y cada uno de los condicionantes para que haya un Estado del Bienestar y de Derecho decente. Se supone que deben hacer todo lo posible para no crear más problemas e intentar solucionar los que ya tenemos, de manera recta y seria. Al menos su función es intentarlo.

Estos días somos todos testigos de los intentos de politización de todas y cada una de las posibles noticias públicas (incluso, se llega a inventar bulos para utilizarlos socialmente en desgaste del gobierno de turno para, seguidamente cuando se descubre el pastel, tirar balones fuera a agencias de noticias).

El populismo, electoralismo y calculismo político no es una causa, es una consecuencia lógica del “mantener el suelo, el sillón, los privilegios y el poder, COMO SEA Y A COSTA DE LO QUE SEA”.

El intentar explicar la realidad de lo que hay, e intentar explicar las soluciones y políticas realistas a tomar, no interesa o, más bien, no conviene.

Es pena que tengamos unos dirigentes como los que tenemos, pero bueno, alguna responsabilidad en ello tendremos nosotros, ¿verdad?.

A cuidarse, meus.

PGV.

Política

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*