Una cartera por Bandera

Tras el revuelo montado el sábado noche por Marta Sánchez (olé-olé) al son de las notas del himno español, y la consiguiente apropiación de tan entrañable gesto por parte tanto de M.Rajoy como de «burbuja» Albert, creo que es interesante focalizar determinados aspectos que han pasado desapercibidos por los MDM y por el público en general. Aclaro que no me mueve «responsabilidad alguna» (me descojono), soy libre como el viento para poder expresar mi pensamiento al respecto. (Me iba a ir pir Nino Bravo, pero me retengo).

Para empezar, y una vez escuchadas, vistas y asumidas todas las entrevistas promo que dio Marta ayer (conté 9, pero igual hubo más) resalto dos emociones afloradas por Olé-Olé:

1) Su cierto disguto por que la SGAE y otros organismos no le permitieron «registrar» a su nombre dicha letra como letra del himno de España.

2) Su desbordante ilusión a la mínima mención o insinuación a que represente dicha letra y dicho himno en el centro del.Wanda M. en la final de la copa de SM de fútbol.

Todo lo demás (que lo ha hecho por amor/añoranza de su País, que no se esperaba ésto etc…) forma parte del juego y del «baile de ilusiones», preceptivo.

En definitiva, quién no está de promo por la vida!, verdad, olé-olé?.

Por otro lado (fuera los previsibles y facilones populismos peperos y anaranjados con este tema) me resultó llamativa la opinión de Líder Supremo Podemita al.respecto: ponerse de perfil y no criticar la.actuación de la Olé-Olé. Algo impensable hace escasos meses.

España es un país cuya «cultura social» es adictiva, o, más bien, resulta adictiva. Imagino que perder su sillón en el congreso y volver de profe a la Complu y a buscar inversores iranís o maduros varios es más cansado, lògicamente.

Es decir: nada es lo que parece, al.final.toda esta patulea se mueve por su culo personal, exclusivamente.

De promo, de por vida. En fin (qué daño hace la cocina de autor electorl!).

A cuidarse, meus.

PGV.

 

Política, Posperiodismo, Psicopolítica digital, Sin categoría, Sociedad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*