Puigdemont: el Kierkegaard catalán

Disfruté mucho escuchando los lamentos de Carles Puigdemont por no haber ordenado el juez su detención en suelo danés. El propio Carles se delató a sí mismo, ¡qué deliciosa contradicción interna!; ¿No se supone que si él no ha hecho nada ilegal y todo ha sido democrático debería parecerle normal la decisión de su no detención judicial?.

Políticamente hablando le salió mal jugada, y, encima, muestra públicamente sus cartas y su desazón por ello. Es maravilloso, oigan.

Por otro lado, su fugaz y escaldada visita danesa me ha recordado a las enseñanzas del filósofo natural de Copenhague Søren Kierkegaad.

Efectivamente, este pensador danés del siglo xix disertaba sobre las consecuencias de nuestras libres decisiones. Entendía que para tener fe verdadera era preciso dudar constantemente, para mantener viva la llama de esa necesidad de creer ciegamente (en su obra ‘O lo uno o lo otro’).

Se podría asimilar dichos pensamientos del bueno de Søren con la actuación de nuestro wally más internacional: Es evidente que, al igual que un boxeador noqueado pululando por el ring, está ya más que sentenciado y que no será ya nunca más President (ni en el exilio ni en la sombra ni honorario). Él lo sabe, pero en orden a mantener la fe, se permite la duda.

En fin, ánimo, Carles.

A cuidarse, meus.

P

Cataluña

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*