Marcarse un Jabois (a medias)

Manuel Jabois es un genio; es el columnista – periodista con mayor proyección actual en los Medios de Formación de Opinión españoles, por sus artículos de análisis político.

A mí, particularmente de él, me gustan tres cosas y me “disgusta” únicamente una:

+ Es una fotocopia física del músico Quique González (una genialidad dentro del panorama musical español), de hecho, la primera vez que vi una foto de Jabois me dije a mí mismo: “anda, el Quique cambia los versos por la prosa!”.

+ En segundo lugar, Jabois es gallego, más concretamente de Sanxenxo (al lado de Portonovo,  donde yo he veraneado parte de mi infancia). Eso, sintiéndolo mucho, siempre es un punto a favor.

+ No conozco a ningún periodista que, con tan pocos recursos, posea la destreza de rubricar líneas tan magistrales en su contenido y forma, con un estilo moi xeitosiño, fresco, sentido y que provoca una clara “revolución” en el lector. Solamente por ésto (algo poco común en los opinadores profesionales de hoy) cualquier € que se le pague se quedará siempre corto, por que de momento lo vale con creces. Es un articulista que está a un nivel muy pero que muy Top.

– Sin embargo, y siempre desde mi humilde punto de vista, a veces en sus escritos argumenta con las tripas/corazón/huevos etc…, en vez de con el raciocinio. No es una crítica, ni siquiera una de las hoy mal llamadas “constructivas”, es una mera apreciación personal. Me explico.

Yo no soy periodista (ni lo quiero ser), y desconozco si las tripas que rezuman varios de sus escritos obedecen a exigencias laborales de la profesión o son “personal trademark”, cosa en la que ni entro ni dejo de entrar (todos tenemos el derecho a tener nuestras cosas y manías, faltaría plus); ahora bien, yo siempre he pensado que un periodista debe tratar y/o bordear todos los puntos de vista para intentar ser lo más objetivo posible y contar la realidad como realmente es, no como se percibe por un lado únicamente. Quiero creer que con la objetividad también se puede ser brillante y llegar a miles de lectores (es la única Utopía de la que no logro aún vacunarme, para qué mentir).

Ayer Jabois firmó una columna criticando a todos los que defendemos que se abra un debate sobre”los vientres de alquiler” (la mal llamada “gestación subrogada“) llegando a tacharnos de machistas (me remito a su columna),  argumentando literalmente “Hay un plano moral perverso que afecta al debate de la gestación subrogada en España; aquel que dice que si la mujer es libre para abortar, lo es para alquilarse”, y fundamentando dicha sentencia en los dos siguientes aspectos:

1º Una mujer cuando tras parir entrega el feto a otra ya no volverá a ser la misma psicológicamente.

2º Por ello, el Estado ha de proteger a la mujer prohibiendo la gestación subrogada, puesto que lo contrario, estamos ante un machismo más, el clásico “cuerpos que legislan mandando sobre cuerpos gestadores”.

Esto ha vertido Jabois ayer. Ahora, lo que yo me pregunto es:

a) ¿Por qué la mujer que alquila su vientre nunca jamás volverá a ser la misma y las que dan en adopción y abortan sí?, ¿el Estado como política pública ha de asumir que siempre  serán las mismas después de la adopción y aborto?.

¿Por qué está bien que el Estado no intervenga prohibiendo los abortos y las adopciones pero en cambio está mal si permite la “gestación subrogada”?. ¿Qué acción pública sería machista?.

b) Si la interrupción voluntaria del embarazo y las adopciones son actos jurídicos y/o derechos creados por una Ley (orgánica u ordinaria, según el caso), ¿por qué no va a poder regularse jurídicamente un vientre de alquiler?.

¿Por qué está bien que la mujer tenga derecho sobre su cuerpo para abortar y no para alquilar su vientre si las consecuencias psicológicas de ambos hechos son durísimas para ellas?, ¿cuál es el motivo por el que el Derecho no puede ordenar los vientres de alquiler cuando nuestro sistema jurídico llega incluso a permitir el aborto, la conformidad penal, los indultos o las penas agravadas contra violencia de género?.

c) ¿No es una variante blanda del autoritarismo el permitir a la mujer decidir sobre “su cuerpo” de manera absoluta (sin tener en cuenta la opinión del futuro padre) y al mismo tiempo el denegar también de manera absoluta su derecho a gestar “subrogadamente”, y máxime cuando se enarbola la bandera del Machismo o Violencia machista?.

Pues bien, eché de menos el tratamiento de estos puntos de vista en el artículo de ayer. Y que conste que yo únicamente estoy a favor de que se abra un debate, se termine legislando el tema o no, pero que se abra el debate.

Tampoco entendí cuando Jabois, a colación de la paliza sufrida por la nazi murciana hace escasos meses, dijo que moralmente aquél acto estaba fetén, puesto que no era lo mismo golpear a un ciudadano normal que a una nazi, desde un plano estrictamente moral.

Y digo yo, si el comunismo provocó directamente millones de muertes (gaseados también), aplicando el criterio Jabois, ¿también sería moralmente aceptable patear a un comunista?. O eso ya sería atentar contra la libertad de expresión del pensamiento político de un ciudadano normal….

En fin, me gustó mucho una película que vi hace un par de años, Spotlight, donde presentaba el Periodismo como una búsqueda de la verdad (o al menos eso es lo que yo saqué de su visionado), me encantaría comer con Jabois y conocerlo y hablar de esta peli y de las aventuras en praia Panadeira.

A cuidarse, meus.

PGV.

 

Sin categoría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*