2 x 2

Nunca dos simples y perdidas decisiones judiciales (Valtonyc y Puigdemont) instrumentalizaron tan magistralmente la cruda y vigente realidad que representa eso que llamamos, sin mayor matización, la Unión Europea.

Y el reallity check o baño descriptivo de realidad alumbrado se refuerza y acentúa por el hecho de que sendas resoluciones jurisdiccionales provienen, precisamente, de dos de los Estados fundadores de la Unión allá por el lejano 1951 con el CECA (Bélgica y la por entonces Alemania federal).

Efectivamente, la UE es una pulsión histórica constante entre el ser y el querer ser: se aspira continuadamente a ser una Unión política (el belga Davignon apuntaba a ello en los 70) cuando nunca se ha dejado de ser una mera Unión aduanera y económica avanzada, hoy ya armonizada. Esto es así, por imperativo de la inexorable ley del excurso histórico 1945-nuestros días.

Precisamente por lo anterior, si bien no albergaba la expectativa de que la Unión abordara con éxito problemas como la mutualización de deuda o la crisis migratoria, sí esperaba que el Sistema funcionara conforme a Derecho en lo que la Euroorden se refiere, porque, y no nos llevemos a engaño, la euroorden (una suerte de extradición exprés), no deja de ser la respuesta lógica (y traducción jurídica) al espacio común de seguridad y la contraprestación razonable a la libertad de movimientos por el conjunto del territorio común.

¿Por qué digo que en sendas resoluciones no se ha actuado conforme a Derecho (europeo)?, pues sencillamente porque no se ha aplicado el artículo 2.4 de la Decisión Marco del Consejo de 2002 en lo tocante a la OEDE, que es el Derecho aplicable en estos casos. Es más, me aventuro a afirmar que no han entendido lo que significa el principio de la doble incriminación (piedra angular conceptual básica de estos temas).

Efectivamente, el precepto en cuestión reza literalmente «para los delitos distintos a los mencionados en el apart. 2, la entrega podrá supeditarse al requisito de que los hechos que justifiquen la emisión de la orden de detención europea sean constitutivos de un delito respecto del Derecho del Estado miembro de ejecución, con independencia de los elementos constitutivos o la calificación del mismo».

Es decir, no se pretende que la calificación jurídico-penal (rebelión/enaltecimiento del terrorismo) dada por España a los hechos investigados se corresponda exactamente con otro delito homólogo en Alemania/Bélgica (alta traición/incitación a la violencia), si no que SI LOS HECHOS DESCRITOS POR ESPAÑA SON DELITO EN ALEMANIA y BÉLGICA, SEA POR ALTA TRAICIÓN\ENALTECIMIENTO TERRORISTA O POR CUALQUIER OTRO DELITO. Eso es lo que dice la Decisión Marco aplicable, ni más ni menos, y el espíritu de la extradición exprés así lo exige además.

Pues bien, vamos por partes:

A) Alemania dice los hechos españoles no revisten del grado de violencia suficiente como para subsumirse en el tipo penal alemán de alta traición (la rebelión alemana). Ahora bien, ¿No tiene el código penal  alemán un delito denominado  «ruptura agravada de la paz pública» cuyos presupuestos casan a la perfección?. Sí.

B) Bélgica dice que en su normativa no existe enaltecimiento del terrorismo, ni injurias a la Corona y que castiga las amenazas escritas, no verbales.

¿Entonces pq un tribunal belga condenó al repero Dieudonné Mbala en 2015  por su famoso espectàculo «He hecho el gilipollas»?. Exacto, por incitación al odio y a la violencia. ¿Se ha leído acaso Bélgica los HECHOS del rapero español, que no son unas canciones?.

Desde la óptica jurídica, puedo entender las diferentes sensibilidades constitucionales y penales de cada país, pero, a la vista del Derecho Comunitario europeo, ¿cómo es posible que el Tribunal Justicia UE no haya tomado cartas en el asunto al respecto?.

¿Qué habría dicho cualquier tribunal alemán si Baviera hubiera hecho lo mismo que Puchi en Alemania contra el Estado federal?, ¿Qué habría dictaminado cualquier tribunal belga si un rapero pro flamenco vierte en contextos parecidos similares lindezas del sector de los valones?. Todos lo sabemos.

Por otro lado, yo no me sentiría muy orgulloso de recibir loas de ilustres como Valtonic, Otegi, Boye y Puchi (todos coinciden curiosamente en q no hay terroristas presos, hay presos vascos, +los chicos del norte+).

En fin, en estas cosas urge una pensada y un esfuerzo de armonización europeo, si queremos, no ya ser una Unión política real, sino mantenernos como Unión libertad económica, porque seamos honestos, los dos casos aquí descritos de sendos ilustres ponen en peligro a España, y ello.no.significa que no puedan aparecer casos similares domésticos en Alemania y Bélgica, y ahí entenderán de qué va el asunto.

En fin,

A cuidarse, meus.

Me alegro de estar de vuelta. El Tocadiscos sonará menos intenso pero sonará.

P.

 

 

 

Derecho, Europa, Política, Sociedad

Adolf Wagner para España

Señalaba el pensador alemán Adolf Wagner que a medida que evolucionasen las sociedades contemporáneas éstas demandarían escalonadamente mayor número de servicios públicos para sus pueblos, y que los mismos comportarían, lógicamente, un correlativo incremento del gasto público acompañado de una búsqueda de ingresos instrumentales para la financiación de los mismos.

Este pensamiento económico en abstracto ha cristalizado en la pura realidad de nuestra sociedad: cada vez la gente exigimos mayores y mejores servicios y prestaciones públicas por parte del Estado.

Sin embargo, la ecuación se rompe, inclusive socialmente, por la vía de sendos instrumentos presupuestarios: ingresos y gastos.

Ciertamente, en lo tocante a los ingresos, es menester afirmar que más que un sistema fiscal tenemos un abanico de tributos, sin embargo, igualmente cierto es que el deporte nacional es «escaquearse» de contribuir, directa o indirectamente. Por otro lado, situaciones de desigualdad fiscal las toleramos sin problema alguno.

Por el lado del gasto, estamos hartos de ver cómo se dispone alegremente de los recursos públicos para cuestiones cuanto menos no relevantes, sin contar con la pavorosa percepción de que los dineros públicos no son de nadie, y como tales, los gestionamos «asín».

Hay que ser objetivos (o al menos intentarlo) y coherentes, seriamente.

Hagamos pedagogía, y veamos los molinos de viento donde los hay.

A cuidarse, meus.

PGV.

 

Finanzas, Impuestos, Política, Posperiodismo, Psicopolítica digital, Sociedad

El Torra y el Viejo orden social

Focalizar la crítica al nuevo President en la cuestión nazi no justifica ni explica el verdadero y auténtico problema subyacente que nuclea, en mi humilde opinión, en toda esta cuestión: la sintomática concepción del origen divino del orden social preestablecido atesorada en el impagable melón del Sr. Torra.

Efectivamente, el pensamiento del Torra (y no nos engañemos, también del de una buena parte de los catalanes -y las catalanas, of course-) no deja de ser un canto beodo a creencias pretéritas y social y felizmente ya superadas, aquellas bajo cuya bandera y durante largo tiempo se entendía y practicaba que el orden social se encontraba predeterminado, que era de origen divino y que se correspondía con la propia naturaleza inmutable de las relaciones humanas.

Hablamos, como habrán advertido, de unos tiempos en los que la “conciencia de lo Justo” (lo “Justo Histórico”, que diría mi querido Prof. Pérez-Prendes) si destacaba por algo, era precisamente por hospedar una imagen muy concreta del ser humano, desprovista, por supuesto, de la dignidad hoy inherente a la misma.

Efectivamente, es muy pero que muy importante la imagen que las personas tenemos de sí nosotros mismos y de nuestros congéneres, puesto que ello convalidará, irremediablemente, lo que se aspire a conseguir con la convivencia social.

Aquí es capital la idea de la Dignidad, núcleo central de nuestro Derecho (artículo 10 del texto constitucional). Como dice el profesor Gutiérrez Gutiérrez: “La dignidad sería el valor intrínseco a todo ser humano, esencialmente distinto del precio que es propio de las cosas, y excluye que la persona pueda ser reducida a mero objeto de las relaciones sociales, que pueda ser plenamente instrumentalizada sin tener en cuenta que su libertad es un fin en sí mismo”.

El Pensamiento catalán dirigido por el Torra, sin perjuicio de ser nazi (que lo es, basta comparar la obra literaria hitleriana con la suya para darse cuenta de ello, como muy bien explica el Maestro D. José Muñoz Clares en su reciente post) es, además, cautivo de una enfermedad social cuyas consecuencias van más allá de la xenofobia propia del nazismo, es decir, destila una falta de respeto y compromiso con el Estado de Derecho, la Seguridad Jurídica y la Democracia.

Una sociedad que aplaude en su tv pública a un etarra asesino confeso no arrepentido es una sociedad enferma y que no entiende la dignidad inherente a todo ser humano por el hecho de serlo.

Preocupantes tiempos nos esperan, sabemos que la Historia no es cíclica puesto que siempre intervienen agentes nuevos y factores diferentes pero…..la Historia nos puede enseñar el inicio del camino.

Nada más que añadir.

A cuidarse, meus.

P

 

 

 

Cataluña, Derecho, El Torra, Política, Sociedad

El vídeo de Errejón

Me pasan por tuiter un vídeo de Íñigo Errejón alentando a sus compas para que «trabajen» en pos de crear una futura red clientelar que pueda cobijar a los cargos podemitas para el día en que éstos dejen el poder territorial público actual.

Y dicho vídeo se acompaña de lindezas y comentarios del estilo: «q vergüenza Podemos, peronismo puro..».

Sinceramente no veo dónde puede estar la noticia de todo ello.

¿Qué ha hecho el PP en Madrid?

¿Qué ha hecho el PSOE en Andalucía?

¿Hablamos del PNV en territorio foral?.

Podemos aspira a su parte en el pastel. Algo por otro lado más que lógico sabiendo cómo es la política institucional.

Peronismo?: que pregunten a los cargos de Cifuentes y asesores de aquéllos qué harían con la masteriana si dependiera de ellos la decisión….

Lo dicho, no veo ni la gravedad de las palabras errejonianas ni que las.mismas sean noticia, más allá de estado natural que todos conocemos.

A.cuidarse,.meus.

B.

Podemos, Política, Posperiodismo, Psicopolítica digital, Sociedad

Masters (del Universo)

El caso del master de Cifuentes hay que enfocarlo desde el siguiente prisma: ha vendido y dejado con el culo al aire a toda la gente académica que la ha ayudado a darle un.título oficial que no se merecería y, sobre todo, habiéndole prestado una «coartada» con posible comisión delictiva de por medio.

Efectivamente, Cifu echa balones fuera sobre la Universidad. En puridad, ella.no ha cometido ningún ilícito civil ni penal, en todo caso la responsabilidad será de la Urjc o de los académicos intervinientes y demás personal (Secretaría, sr. Rector, sr. Álvarez Conde, sr. Chico de la Cámara y las profesoras del supuesto tribunal).

Es decir, deja vendidos a todos estos profesionales, que se prestaron a ayudarla. Porque es evidente que Cifu tiene un título que no ha ganado: las irregularidades no se sostienen.

¿Qué costaba salir y decir que efectivamente el.suyo es un caso típico español de titulitis?, ¿Ello le habría inhabilitado para seguir siendo presi?, yo entiendo que no.

Ahora, mintiendo y dejando con el.culo al.aire a gente que la.ha ayudado y dejando por los suelos a la urjc….

Cifu: bye, bye.

A cuidarse, meus.

P

 

 

Política, Sociedad

La casta por el tejado

Es desesperante. Se supone que la política (y los políticos) está/n para gestionar la cosa pública de manera que se produzcan todos y cada uno de los condicionantes para que haya un Estado del Bienestar y de Derecho decente. Se supone que deben hacer todo lo posible para no crear más problemas e intentar solucionar los que ya tenemos, de manera recta y seria. Al menos su función es intentarlo.

Estos días somos todos testigos de los intentos de politización de todas y cada una de las posibles noticias públicas (incluso, se llega a inventar bulos para utilizarlos socialmente en desgaste del gobierno de turno para, seguidamente cuando se descubre el pastel, tirar balones fuera a agencias de noticias).

El populismo, electoralismo y calculismo político no es una causa, es una consecuencia lógica del “mantener el suelo, el sillón, los privilegios y el poder, COMO SEA Y A COSTA DE LO QUE SEA”.

El intentar explicar la realidad de lo que hay, e intentar explicar las soluciones y políticas realistas a tomar, no interesa o, más bien, no conviene.

Es pena que tengamos unos dirigentes como los que tenemos, pero bueno, alguna responsabilidad en ello tendremos nosotros, ¿verdad?.

A cuidarse, meus.

PGV.

Política

Morirse en catalán

La vida es cuestión de prioridades.

Me manda una amiga una noticia en la que dice que la única neuropediatra se tendrá que ir de las Baleares por no saber catalán.

Efectivamente, el uso de una lengua cooficial es un derecho del ciudadano, reconocido legal y constitucionalmente. Derecho más importante que el de recibir una atención médica de primer nivel. ¡Qué se habrá creído esa neuropediatra que no aprende un idioma tan sencillo como el catalán!.

Parece que entre hacer un esfuerzo por hablar con tu médico en español es más relevante que quejarte en catalán por no tener médicos suficientes….

En fin, lo dicho, puestos a establecer prioridades en el ejercicio de los derechos constitucionales: a morirse en catalán, q debe de molar mazo.

A cuidarse, meus.

PGV.

Cataluña, Derecho

15555555555555

A la vista del sólido Auto del magistrado del Supremo el Presi del Parlament (Torrente) acaba de anunciar que suspende el Pleno de investidura jordisanchista hasta que la justicia europea decida sobre sus “legítimas” reivindicaciones.

Ya está, genial.

Es hora de que el Gobierno mariano aplique en serio y de verdad el 155 en todos los niveles de la administración autonómica catalana. Destitución íntegra de cargos indepes de confianza, de libre designación y cierre absoluto del grifo para evitar más derroches.

Intentemos que los colegios, los dependientes, la sanidad reciba dinero, en vez de esta patulea golfa y servil.

Venga mariano, lo que te quede en Moncloa que vaya impregnado de un buen hacer catalán.

A cuidarse, meus.

PGV.

 

 

Cataluña

Empanada mental Rajoy

Nuestro preciado Presidente del Gobierno español nos ha deleitado hoy con la siguiente sentencia la cual, a propósito de una interpelación sobre pensiones públicas, ha pronunciado literalmente: “Haré todo lo que pueda y un poco más de lo que pueda, si es que eso es posible. Y haré todo lo posible e incluso lo imposible, si también lo imposible es posible”.

Rajoy es un genio, sí, hágamne caso, tal repliegue dialéctico a modo de emapanada mental no ha sido casual, está específicamente calculado para que todos hablemos más de la machada que del foco del problema de las Pensiones públicas.

Ello no es óbice para que cierto deterioro cognitivo vaya arrastrando desde hace algún tiempo nuestro entrañable Mariano. Sí. Es de suponer que va ya en el cargo que ostenta desde finales de 2011.

Lo que parece desconocer el bueno de mariano.rajoy es que la buena suerte SIEMPRE acaba cediendo paso al infortunio, como muy bien reflejaba la obra rusa «El Jugador».

Las pensiones públicas Y LAS PRIVADAS TB, en su configuración actual, ni son sostenibles ni muy rentables a largo plazo, por lo que la cuestión merece un debate serio y riguramente técnico, a la vista de la demografía española y de la cantidade de chiringuitos sectoriales a los que «hay q dar de comer» (aseguradoras, bancos, financieras etc…).

Para todo lo demás: el mercadeo electoralista de los partidos y el comercial de los medios de desinformación masiva.

A cuidarse, meus.

PGV

 

 

Economía, Sociedad

Venirse arriba (por C’s)

Les puedo aseverar mi total entendimiento acerca de la intrínseca dificultad que conlleva el controlar las subidas de adrenalina. Ello requiere, por contra a lo vulgarmente creído, un cierto entrenamiento en toda una serie de diferentes técnicas; tarea de todo menos baladí (díganmelo a mí).

Ciertamente, es acontecer una serie de conyunturas (por decirlo elegantemente) y la tendencia a dejarse llevar por la situación hace gala de presencia, teniendo como colorario lógico, que uno se “venga arriba” fácilmente, con las consecuencias que ello irremediablemente puede comportar.

Es el caso de Albert Rivera (líder de Ciudadanos) que, desde que se hicieron públicos los sondeos demoscópicos de hace unas semanas certificando una tendencia naranja notablemente al alza tangente al sorpasso pepero, está irreconociblemente desatado, en la cresta de la peor ola de todas: la política.

Las consecuencias de estos tipos de estados de euforia, bien conocidas por todos nosotros a través de nuestras propias vivencias personales,  encuentran acomodo perfecto en lo que yo llamo “La Literatura del Encoñamiento” (lean por ejemplo el poemario amoroso “Con tal de Verte Volar” del gran Miguel Gané): se dicen y se hacen cosas como si estuviéramos en el platoniano mundo de las Ideas o como si fuéramos los protagonistas de una canción escrita al alimón por Sabina y Benja Prado. Todo ello queda muy bien si se circunscribe a esos estadios, pero trasponerlo a la vida pública real y en el contexto de la arena política en particular….

Efectivamente, hoy me desayuno, a través de un tuitero al que sigo (@nandogerman), con la noticia de que Rivera defiende públicamente que las fuerzas del orden puedan entrar en viviendas ocupadas por mafias sin orden judicial si hay indicios de delito. Me quedo de piedra!. Lo primero que me pregunto es que si el propio Albert ha dicho exactamente eso, o si el mensajero está errado.

Rápidamente, veo que este tuitero le recuerda al bueno de Albert que “su deseo” ya se encuentra recogido expresamente en nuestra legislación vigente aplicable (casos de flagrante delito) y desde hace mucho tiempo. Allende a la evidencia jurídica del contenido de la contestación, ésta cobra importante relevancia por quién la firma: un Fiscal de carrera y, a mayores, una de las personas que mejor conoce el Derecho penal material y procesal de nuestro país (hoy un maestro dentro del Ministerio Público que empezó como agente judicial raso).

Es menester decir que mis dudas acerca de la veracidad de las palabras pronunciadas por Rivera se disiparon de inmediato cuando ciudadano Albert borró dicho tweet.

Pues bien, Rivera, motivado por esta “borrachera de cocina electoral de autor” está, con estas y otras manifestaciones, campando a sus anchas por la senda del populismo, el electoralismo, y, lo que es más grave, empieza a minar su credibilidad ganada al pulso de más de diez años de arena política, lo cual lo pueden situar a la altura misma de Líder Supremo Podemita o, incluso, a la de “draculín” Montoro o “estátóbien” Catalá. No sé yo si la “resaca” vale la pena.

Entiendo que gestionar cargas emocionales de cierta intensidad no debe ser una labor sencilla ni mucho menos, pero por el bien de Albert y, sobre todo, por el bien de la ilusión  de muchos futuros votantes que ansían desesperadamente un político “nuevo” y “veraz”, estaría fetén que Rivera reservara estas sobreactuaciones para la literatura del encoñamiento, o para su vida personal, pero no para su actual vida profesional.

La grave situación social española adolece de unos handicaps cuya resolución precisa de la prestancia de políticos “serios”, y no de showmans demoscópicos que huelen la sangre del sillón monclovita.

A cuidarse, meus.

PGV.

 

Política, Sociedad