El baile fiscal de Miquel Iceta

Leo en el móvil el siguiente titular de un digital: «Iceta reclama que Cataluña gestione todos los tributos», y me pongo en estado de alerta tranquila.

Y digo ésto porque como jurista amante del Tributario sé que dicha noticia, desde el punto de vista jurídico, o bien es engañosa o bien es abierta.

Efectivamente, en materia fiscal no es lo mismo gestionar que recaudar ni que aplicar.

Entrando en el cuerpo de la noticia pasado el titular se recogen comentarios del Iceta al respecto así como pareceres del periodista sobre la cuestión. Me quedo un poco igual, no sé exactamente qué es lo que se propone concretamente por parte del líder socialista catalán. Se llega a hablar de consorcio de administraciones tributarias (española y catalana), lo que en términos técnico-juridicos no se concreta.

Si lo que el Iceta pretende barruntar es un modelo fiscal para Cataluña tipo País Vasco, aquí habría que apuntalar las siguientes consideraciones:

1) Desde un punto de vista económico, España puede soportar un concierto vasco y un convenio navarro, pero algo parecido con Cataluña es inasumible eeconómicamente para el resto del Estado.

2) La insolidaridad del cupo vasco y navarro encuentra su legitimidad en el texto constitucional. Entiendo que si se demanda lo mismo para la tierra de Miquel habrá de modificarse la carta magna en esos términos.

3) Una cosa son las necesarias especialidades fiscales (Canarias, Ceuta, Melilla, exenciones de determinadas prestaciones…) y otra muy distinta es un Régimen fiscal super especial y privilegiado para un territorio concreto únicamente.

4) Un nuevo modelo de financiación autonómica ha de vincular A TODAS LAS ADMINISTRACIONES TERRITORIALES, NO SOLAMENTE A UNA/S.

5) El control último estatal para determinadas cuestiones se hace palpablemente preciso, antes «charangas» alejadas.

6) Cierto es que el actual modelo de financiación es un poco «paradinha», ya que por un lado el Estado cede pero por otro trata a las Autonomías como hijos malcriados, por ello a mí sí me parece bien que se avance en la corrwsponsabilidad fiscal REAL.

Iceta prometió no bailar en campaña, pero como buen político profesional, no concretó el tipo de baile.

A cuidarse, meus.

pgv♦

 

 

Sin categoría

Viernes negro

Se encontraba esta mañana mi cuerpo serrano en la biblioteca del icam a la caza de doctrina jurisprudencial sobre el delito continuado cuando una chica (se supone que compañera) se me acerca lentamente y me suelta «El Aranzadi te está dejando calvo!». Y no puedo omitir que tan dulce comentario lo adornó con una amplia sonrisa mientras me miraba fijamente a los ojos a la par que rozaba su mano con la mía.

Durante un segundo no dije nada, estaba como bloqueado o como si me acabara de despertar.

Cuando conseguí recuperarme de tal osado lance caí en la cuenta de que la dulce interrupción había conseguido desconcentrarme y me había hecho perder el hilo de lo que estaba intentando digerir en aquella sentencia del Supremo.

Respondí fiel a mi estilo propio ponderando merecidamente la contestación a dar, con cierta sonrisilla picarona: «es que yo me depilo el cuerpo entero».

La pobre se revolvió de inmediato y me devolvió una mirada de asco que ni que yo fuera Puchi en bolas cubierto únicamente con la bandera española.

Al caer en la cuenta de lo que hice intenté arreglarlo de alguna manera, sin mucho éxito por cierto, puesto que vertí: «perdona, es que no hay quién entienda las sentencias de este Ponente». Ella no lo escuchó, o si lo oyó, me desmereciò el comentario.

Al poco voy a firmar con mi carnet de colegiado un recurso y no va el aparatito.

Antes de comer me llama un cliente y me dice que no me va a pagar no porque no quiera o no me lo merezca, antes al contrario, sino porque no puede o no tiene.

En fin…

Este es mi particular viernes negro, pero ya estoy la mar de contento porque en un rato me voy al Corte Inglés a comprarme algo rebajado en el black friday, because I worth it!!!!.

A cuidarse, meus.

PGV

 

 

 

Psicopolítica digital, Sociedad

Haciendo/a

Se escandaliza el pueblo en general porque ha dicho Montoro que si vendes algo de segunda mano por wallapop, ebay etc hay que pagar impuestos por ellos.

Pues efectivamente, se devengan impuestos pero no porque lo diga «draculín», sino por que así viene contemplado en nuestra legislación fiscal.

Descartado el Iva (para operaciones empresariales y profesionales) cuando un particular vende un producto de segunda a mano a otra que lo adquiere, entran en juego irremediablemente dos tributos:

1) Irpf para el vendedor: por la ganancia o pérdida patrimonial.

2) Impuesto sobre transmisiones patrimoniales onerosas para el comprador.

Esto es así ya desde hace mucho tiempo, porque si se gana dinero hay que tributar por ello, y si se compra algo hay que pagar el correspondiente tributo indirecto que grava el consumo concteto.

Llama la atención que los que han puesto el grito en el cielo por dicha «noticia» sean los mismos que demandan y exigen prestaciones sociales y servicios públicos de calidad. ¿CON QUÉ SE FINANCIAN ÉSTOS ACASO?.

En fin, por una vez, y sin que sea precedente, me pongo de lado de draculín Montoro.

A cuidarse, meus.

PGV

Impuestos, Sociedad

¿Se la han Colau?

Le escucho decir a la Ilustrísima de Barcelona que “Si el Mobil World Congress se marcha de Cataluña, la culpa será del Gobierno de Mariano Rajoy por ordenar las cargas policiales del 1-Oct”.
Pues bien, al contrario de lo que pudiera parecer a simple vista, este pensamiento expresado por nuestra entrañable Ada es deudor intelectual de muchos, muchos catalanes, que piensan así, o, más bien y hablando con propiedad, intentan justificarse así.
Efectivamente, en la Fira de Barna (sin ir más lejos) muchos de sus responsables / trabajadores achacan mentalmente a las cargas policiales del 1 Oct el hecho de la creciente cancelación de eventos empresariales, porque (y siempre según gente de la propia Fira) esos potenciales inversores “temen por su propia seguridad física en España”. ¡Qué malo es Rajoy! (dicen muchos de ellos).
También los Bancos, empresas, autónomos, cuentacorrientistas que han salido por patas de Cataluña lo hicieron básicamente por la “carga” policial del 1 Oct.
En fin, es evidente que un entorno empresarial lo que busca es La Seguridad Jurídica, valor que cada vez se postula con mayor peso como auténtico ratio estadístico a la hora de invertir en un sitio determinado. Valor que, con Puchi y sus coleguis, si brillaba era por su ausencia.
A mayores, es evidente que muchos sectores indepes y pro indepes o, si me apura, indepes friendly, tratan de justificar las consecuencias de la situación tirando balones fuera del Camp Nou.
A mí no, pero a ustedes, ¿se la han Colau?
A cuidarse, meus.
PGV
Cataluña, Derecho, Economía, Sociedad

Cagarse por la Forcadell abajo

El «próces» ha muerto, y lo ha hecho tras los implorantes sollozos de la Presidenta del Parlament ante el Magistrado instructor del Tribunal Supremo.

Que si la Dui era simbólica, que si el 155 era legal, que si en el fondo era solamente un pulso político, que en realidad ella no quería hacer nada malo…

En fin, dicha declaración contrasta notablemente con sus pasadas soflamas sobre la democracia, la Independencia, el proces…

El hecho de que esto sea una estrategia procesal para librarse de la prisión incondicional a la que legalmente se vería abocada no la va a eximir ni de reproche legal penal ni del social, incluso de los indepes de a pie.­

Qué dirá osito ahora?

Qué dirá Puchi?

Qué pensarán los indeps?

Sálvese quién pueda!!!!!!

A cuidarse, meus.

PGV

Cataluña, Derecho

200

La foto de los 200 alcaldes propuigdemitas en el avión rumbo a Bélgica quedará para los anales de la Historia por su gran valor descriptivo de la situación actual catalana. Efectivamente, nuevamente contraponemos el relato a la realidad pura y dura.

Dicha imagen no destila precisamente opresión alguna, tampoco objetivamente se vislumbra ilusión, lo que se ve realmente son doscientas caras sonrientes que se van a dar un homenaje (pq yo lo valgo) pagado por el contribuyente (andaluz, gallego, catala etc…) a Bélgica bajo el paraguas excusatorio de «La España Turca» y con el sentido finalista electoral del 155.

De la épica de Leónidas y sus espartanos NADA DE NADA.

Hay quien pudiera pensar que esa foto contrasta con la de hoy de cuatro mataos de Arran cortando accesos y puntos claves de Barna, pero no, en el fondo es el mismo modus operandi cobarde y facilón de los que en el fondo saben.que no llevan razón y que no están actuando correctamente.

El Estado va a aplicar la Ley, las responsabilidades económicas serán exigidas y los Tribunales sentenciarán lo que consideren.

Porque lo único que podría soslayar al Derecho sería la «fuerza normativa de los hechos» (Jellinek), cosa que con esta pseudo épica, me da a mí que no.

A cuidarse, meus.

PGV

 

 

Sin categoría

Puigdemont: delincuente por convicción

Desde el Ave en Málaga camino de Atocha no paro de descojonarme vivo mientras leo en twitter la cantidad de pseudo expertos en derecho penal y procesal penal teórico y práctico que proliferan y se reproducen por la red social, pontificando acerca de la prisión provisional de Junqui y libertad vigilada de Puchi.

Vuelvo a ser consciente de que estoy en España, país en el que parece que todo el mundo sabe de todo, y que se piensa que el Derecho, más que una ciencia social, debe ser una ciencia exacta al estilo de las matemáticas. A mayores, si una decisión judical no gusta emocionalmente a alguien, es mala-malísima, y, de lo contrario, es buena-buenísima.

Vamos a ver, desde la óptica jurídico penal y procesal ambas decisiones judiciales (la de Lamela y la del juez belga) son plenamente ajustadas a Derecho. Ambas. Y sendas decisiones no son incompatibles entre sí comose está insinuando en la prensa o en twitter.

Con respecto a la situación legal actual de Puchi el Derecho penal tiene un instituto jurídico que encaja a las mil maravillas en sus carnes: delincuente por convicción.

El delincuente por convicción es aquel que aún conociendo la antijuricidad penal de su conducta comete voluntariamente el delito puesto que no solo desprecia mentalmente la norma, si no que està plenamente convencido de que así ha de actuar para lograr el desideratum pretendido.

Este tipo de actuaciones no exime de reproche penal ni atenúa la pena, por razones evidentes, salvo que se demuestre plena y procesalmente que el delincuente «esté loco», o «le hayan lavado el cerebro».

Aún así, para estos últimos casos, la norma penal exige internamiento forzoso en centros especializados de estas personas, por su evidente peligrosidad (artículos 101 y 105 del código penal).

Transcribo literalmente un escrito de mi gran amigo José Muñoz Clares (conocedor de la teoría y práctica del derecho penal), vecino de Blog, por ser tan ilustrativo:

“Más allá de las expuestas causas de inimputabilidad que se pueden dar en los mayores de edad penal – de 14 años para arriba -, nos enfrentamos con frecuencia a personas que, siendo normales y no padeciendo anomalía ni alteración mental significativa, llevan a cabo actividades delictivas debido a su particularísima creencia en una sistema cualquiera (político, religioso, profesional, social…) que los conduce a imponerlo por la fuerza con la finalidad de implantarlo como forma de regulación social. Tenemos en España los atroces y tristísimos recuerdos de los crímenes perpetrados por ETA y GRAPO, cuyos autores decían obedecer a un objetivo ineludible como era la liberación de la opresión en el País Vasco (ETA) o la lucha contra el capitalismo (GRAPO). Amparados en su particular ideología justificaban el asesinato, el secuestro, la destrucción de bienes (estragos), etc.

Resulta fácil apreciar que una ideología que conduce a tales extremos no puede, en forma alguna, justificar ni disculpar a quienes cometen delitos amparados en ella, pues si diéramos lugar a semejante exención de responsabilidad subjetivizaríamos por completo el ordenamiento jurídico de modo que ya no sería igual para todos, produciéndose tantos sistemas en pugna como “ideólogos” hubiera en un país[1].

En la actualidad hemos asistido a la violación sistemática, organizada y constante de las autoridades políticas de la autonomía catalana que, contra las advertencias del Tribunal Constitucional, de los letrados del parlamento autonómico y del secretario del mismo – es decir, con plena conciencia de ilegalidad -, procedieron a derogar de facto la vigencia de la Constitución, aprobar leyes manifiestamente contrarias a la Constitución y al resto del Ordenamiento Jurídico y, finalmente, a proclamar la independencia de Cataluña respecto de España y su constitución como república independiente.  

El ordenamiento español no exime de responsabilidad a quien así actúa. Podemos y debemos cambiar el sistema para mejorarlo pero no podemos, en ningún caso, imponerlo con quebranto de derechos fundamentales de otros. Quien se sienta atraído por ideologías que conduzcan a tales actos debería, aprovechando un momento de lucidez, acudir a un psiquiatra para abordar lo que no tiene por qué ser una anomalía psíquica (a veces sí) pero sí constituye, sin duda, una alteración de la conducta. Si desde una perspectiva política podemos sentir cierta simpatía por esos “héroes” imaginarios, lo procedente es imaginar a quien mata infieles desde una particular fe religiosa (talibanes, Estado Islámico), mata inmigrantes desde una perspectiva racista basada en un imaginaria supremacía blanca (Skin Heads, Ku Klux Klan), quien asesina a personal sanitario de clínicas abortistas o quien, finalmente, mata personas porque son gordas, están enfermas, carecen de hogar o simplemente sufren (asesinato compasivo).

El delincuente por convicción, muy escaso en la realidad, en la medida en que conoce la norma debe intentar el cambio desde la legalidad, sin recurrir a vías de hecho que ataquen bienes jurídicos protegidos; si lo hace debe afrontar las consecuencias penales de su conducta.

[1] Uno de los más famosos casos de delincuentes por convicción sería el de Theodor Kaczinski, alias Unabomber, que cumple en la actualidad tres penas de cadena perpetua por delitos federales (eso lo salvó de la pena de muerte) en los EEUU. Su coartada ideológica la expuso él mismo en el Manifiesto, un ensayo que obligó a que publicaran dos periódicos americanos de gran tirada (New York Times y Washington Post) a cambio de no enviar más bombas. Extremadamente inteligente (CI 167), se convenció de que debía luchar activamente contra la sociedad industrial avanzada y centró su ira en los distribuidores de sistemas informáticos a los que acusaba de colaborar en la imposición y mantenimiento del capitalismo que, a su vez, negaba la libertad de los individuos. Retirado a una cabaña sin luz ni agua corriente que él mismo se había construido en un paraje apartado de Montana (USA), presumía de vivir con medio dólar al día. Abandonó los hábitos higiénicos “capitalistas” y sólo se relacionaba esporádicamente con la biblioteca del pueblo más cercano y para abastecerse de lectura de vez en cuando. Usando sus conocimientos construía bombas caseras en cajas de puros que enviaba por el sistema postal y explotaban en cuanto eran abiertas. Mató a tres personas e hirió a otras 23. Su megalomanía lo delató: cuando se publicó su Manifiesto: alguien que lo leyó recordó que esas eran ideas que mantenía, precisamente, su hermano Ted, y acudió al FBI, que lo detuvo y encontró en su cabaña más de 700 evidencias que lo relacionaban con las bombas y su envío. Naturalmente, su Manifiesto contenía una apelación a la libertad que, en síntesis, sostenía lo siguiente:

“La sociedad tecnoindustrial no puede ser reformada para tratar de impedir que reduzca progresivamente la esfera de la libertad humana” pues “La restricción de la libertad es inevitable en la sociedad industrial” dado que “el hombre moderno está atrapado en una maraña de normas y regulaciones y su destino depende de las acciones de personas que están lejos de él y en cuyas decisiones, por tanto, no puede influir. Esto no es algo accidental ni el resultado de la arbitrariedad de burócratas arrogantes. Es necesario e inevitable en cualquier sociedad tecnológicamente avanzada. El sistema tiene que regular estrictamente el comportamiento humano para poder funcionar. El sistema tiene que obligar a la gente a comportarse de un modo que está cada vez más alejado de los patrones naturales de la conducta humana.”

En relación con el sufrimiento humano, que él achacaba a los efectos perversos de la sociedad industrial avanzada, dijo: “El sufrimiento humano … ¿Es cruel esforzarse por favorecer el colapso del sistema? Hay que sopesar qué es peor, la lucha y la muerte o la pérdida de la libertad y de la dignidad. Para muchos de nosotros, la libertad y la dignidad son más importantes que la longevidad o que evitar el dolor físico. Además, todos hemos de morir antes o después, y puede que sea mejor morir luchando por la supervivencia, o por una causa, que vivir una vida larga pero vacía y sin sentido. Tampoco es cierto en absoluto que la supervivencia del sistema vaya a suponer menos sufrimiento que el que conllevaría su colapso. El sistema ya ha causado, y va a seguir causando, un inmenso sufrimiento por todas partes.”

La frivolización de la muerte (sobre todo la ajena), la desesperación a que lo condujo, entender el sufrimiento como inevitable mientras subsistiera el capitalismo, lo llevaron a matar como forma de luchar contra el sistema. Negando obcecadamente que sufriera patologías, se negó a un examen psiquiátrico y aceptó las tres cadenas perpetuas a que se había hecho acreedor.

Resultan muy significativas sus manifestaciones en relación con el sufrimiento humano y su propuesta para eliminarlo o reducirlo.”

Sinceramente, creo que no se puede explicar mejor.

Personalmente creo (o quiero creer, más bien) que Puchi está mal de ahí arriba, para que no vaya a la cárcel, si no a un centro especializado que trate las causas de sus actos.

A cuidarse, meus.

Pd: I love you, Puchi.

PGV.

 

Cataluña, Derecho, Sociedad

Nos está pidiendo a gritos que le ayudemos

Compungido termino de ver la comparecencia belga de Puigdemont, y creo que ya lo tengo claro.

Carles Puigdemont nos está pidiendo a gritos que le ayudemos, que lo encerremos en un sanatorio mental, por su bien, por el de la sra. Topor, por el de todos los catalanes.

Todas y cada una de las palabras que ha soltado hoy denotan que no está bien de ahí arriba, como decimos en Galicia :«chòvelle» (le llueve en la cabeza).

Ayudésmole, puesto que en el fondo es un español errante.

 

Sin categoría

A lo hecho, puchi.

Es un clásico: «pasa tú primero, no vaya a ser que haya disparos y éstos me alcancen a mí».

El  «Puchi» que llamaba a la resistencia civil pacífica, que pedía a sus propios funcionarios que desoyeran las órdenes de Rajoy, es el mismo que ha salido por piernas a Bélgica para pedir asilo territorial flamenco por mor de una supuesta «persecución política» (siguiendo el impagable ejemplo que nos dejaron los etarras). Ni que conociera el texto de la querella de la Fiscalía (querellón brutal).

El autovictimismo cobarde, irresponsable, deformador de la realidad que se presenta así mismo como El-Bueno de la película, sin ápice alguno de autocrítica. Un clásico, vamos. Es la verdadera épica del victimismo puigdemita.

Lo penoso realmente de todo esto es que hay ciudadanos de a pie que hasta ponen en peligro a sus hijas en pos de la arcadia prometida. En fin.

Calderón de la Barca dejó escrito en su obra «La hija del aire» que al sedicioso no se le deberia honrar puesto que ello sería hacer «al delito consecuencia».

Confiemos en una rápida extradición con destino a la.Audiencia nacional.

A cuidarse, meus.

PGV.

 

 

Cataluña, Derecho, Política, Sociedad

Una princesa en Berlín (Cataluña)

Mi buen y admirado amigo el Prof. Clares llama mi atención por whatsapp sobre los últimos y recién paridos planes puigdemitas, dejándome éstos totalmente noqueado.

Le indico que ahora mismo (en cuanto termine la reunión con un cliente) escribo algo al respecto.

Y la verdad, en lo único que puedo pensar es en la foto de la sociedad catalana actual, que se asemeja mucho (salvando distancias y matices lógicos) a la alemana pre hitleriana, tan bien descrita por Arthur RG Solmssen en «Una princesa en Berlín» (Edt. Tusquets).

Efectivamente, la situación social, política, moral y económica de aquella Alemania bien podría casar objetivamente con la que estamos actualmente viviendo en la españa catalana.

Se está tensionando la cuerda de tal manera que esto invita a que la realidad resultante refleje tintes hitlerianos en la.Sociedad catalana pro independentista.

No habrá Estado de Derecho, ni Seguridad Jurídica, ni marca económico medianamente estable, ni protección individual ni social de derechos. Solamente una causa común, la Puigdemita.

Si cuando Hitler remilitarizó Renania en 1935 Europa hubiera actuado, otro gallo habría cantado.

Aprendamos de nuestra Historia.

 

A cuidarse, meus.

PGV

 

Cataluña, Derecho, Europa, Política, Sociedad