Get Adobe Flash player
El Marojal

Un día en el corazón de la UCAM

16.05.17 | 15:26. Archivado en Autor

Nunca agradeceré lo suficiente a JOSE LUIS MENDOZA, fundador y presidente de la Universidad Católica de Murcia (UCAM), que me permitiera apadrinar a la VI Promoción de sus graduandos en Periodismo, Comunicación Audiovisual, Publicidad y Relaciones Públicas. El tango dice que veinte años no son nada pero a una institución como la UCAM que se ha constituido como una referencia básica en el mundo de la educación superior apoyada en la transmisión de conocimientos, la investigación en todos los ámbitos académicos y la ayuda al deporte olímpico y en todas sus modalidades. Mendoza, una persona esencialmente creyente en el Jesús de Nazareth, le importa tanto como higa el dinero y el oropel del mundo y tiene una visión transcedente de la vida apoyado en la idea Neocatecumenal.

Y de esa guisa se conduce y se tranforma. No es algo fácil en el entorno de una sociedad descreída, adanista, futil, desarmada. Lo esencial de la UCAM, pese a los ataques que por lo demás va de suyo, no son sus magníficas instalaciones, sus 18.000 alumnos, sus logros en investigación biomédica, no. Lo esencial es que tiene una idea y un proyecto “católico”, esto es, universal y bien alejado de los vuelos gallináceos. Esa idea no se esconde bajo el celemín, ni se arredra ante los huracanes que soplan. Cuando se cree, se triunfa. Punto. La verdad siempre termina por imponerse. He leído algunas maldades sobre la Universidad Católica de Murcia que, aún respetándolas, no me parece sinceramente que se compadezcan con la realidad. He visto y comprobado pluralidad en sus alumnos, en sus enseñantes, en sus objetivos. Lo vió y entendió así también Belén Molleda, la gran periodista de la agencia EFE.

Porque no se puede andar por la vida con orejeras y con el piñón fijo. En veinte años, la UCAM ha mandado al mercado laboral y profesional a miles y miles de alumnos. Otros grandes campeones olímpicos, mención especial para Mireia Belmonte o Saúl Craiotto, lo son porque han encontrado el sostén de la institución que preside Mendoza. Algo que debería haber hecho el poder público. Lo ha hecho, sin embargo, una organización universitaria para la que el deporte es escuela esencial en la vida.

Defender y trabajar por lo que se cree es la sustancia del éxito. En eso estamos. Me gustaría acabar este “post” recordando la vieja máxima de Don Quijote a su escudero: “Ladran, Sancho, luego cabalgamos...” Amén.


Domingo, 24 de septiembre

BUSCAR

Editado por

Get Adobe Flash player

Síguenos

Categorías

Hemeroteca

Mayo 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031