Get Adobe Flash player
El Marojal

Semana Santa en Sahagún

18.04.17 | 08:02. Archivado en Autor

Hay ocasiones en la vida de un ser humano en las que no se puede mirar hacia otro lado, y mucho menos que se vayan por la alcantarilla todos los sentimientos del orden que sea que se llevan dentro y que, finalmente, representan el mejor ancestro del quehacer humano.
Ni quiero, ni deseo, es más, ambiciono dejar testimonio de ello.
Asistí el pasado Viernes Santo (2017) en la inmortal villa de Sahagún (León) a la procesión del Cristo de la Urna y la Virgen de la Soledad que me encogió el corazón cuando un tenor y una soprano interpretaron el himno de la citada villa al Cristo de la Urna yacente en presencia de su Madre. Nunca agradeceré lo suficiente a la gran colega de la localidad, Belén Molleda, y a su madre, doña María Luisa Conde, gran dama, toda bondad y transcendencia, la oportunidad que me dieron de vivir momentos de gran espiritualidad para un hombre que no se avergüenza ni encuentra desdoro en proclamarse cristiano.
No lo olvidaré nunca. La plaza mayor de la localidad leonesa –corazón del Camino de Santiago en plena Tierra de Campos- estaba repleta de peregrinos (“lo nuestro es pasar”) y muchos de los que llevaban hábitos de penitentes, tirando del Cristo de la Urna y de la Virgen de la Soledad eran jóvenes o muy jóvenes. No lo desdeñen. La banda municipal interpretaba el himno para la ocasión compuesto por el maestro Miguel Pérez, un hijo del pueblo.
El Viernes Santo en su noche facundina estalló con toda su fuerza. Una orgía de amor y vigor asentado en cinco siglos de fé que encuentra sus reales en el corazón de estas gente sencillas que en ese momento representaron para mí al resto de los pueblos hispánicos que se reencuentran con la Semana Santa por motivos varios y diversos y todos respetables. Unas gentes determinadas y valientes que contemplan el devenir de los siglos como el agua que pulula por sus dos ríos.
No había tambores de la Legión, ni mascotas “fashion”. Al pié de la calle, sólo el pueblo. Un pueblo recio andando con su propio paso, aferrándose a la herencia religiosa de sus antepasados con su alcalde, Lisandro Garcia y el resto de su corporación a la cabeza.
El gritó el tenor:
-“Cristo de la Urna,
Cuando pasas por las calles
De esta villa de Sahagún
Se nos abre el corazón
Al verte asi….!!!!!!!
Allá por donde tú vayas
Ruegas por los sahaguneses…!!!!
Jamás olvidaré ese momento.
Una niña de bellos ojos claros, vestida de nazarena se acurrucaba entre los brazos de su madre.
Yo intenté perderme entre el cielo raso, inmortal y permanente de Sahagún.
Los centenares de peregrinos ya dormitaban.


Lo de Mario Garcés

05.04.17 | 10:55. Archivado en Autor

Mario Garcés, Jaca 1967, es el Secretario de Estado de Servicios Sociales e Igualdad dentro del Ministerio que encabeza actualmente Dolors Monserrat. Fue “fontanero” de José María Aznar en los tiempos de esplendor del ex; también auditor, inspector de Hacienda e interventor. Durante el mandato de Luisa Fernanda Rudi en Aragón fue consejero de Hacienda. Luego Ana Pastor lo repescó como Subsecretario de Fomento donde tuvo que comerse unos cuantos “marrones”.

Viene a esta página digital porque encima es escritor. “CONFIDENCIAS” -Bloguerías de Lietratura, Poder y Derecho- se titula un librito que el mismo me regaló hace unos días.
Incluso por su aspecto físico Garcés no es un personaje al uso dentro del vasto panorama “pijo” del Partido Popular, especialmente entre sus altos dirigentes.

Garcés suele definirse como el “último liberal” que, sin embargo, se dedica actualmente a la “intervención del Estado” con los más desfavorecidos y los sectores marginales de la sociedad en todos los ámbitos y muy especialmente en la llamada “violencia de género”.

Resultan muy interesantes desde el punto de vista intelectual las aportaciones de Mario al debate político y básicamente humano.
Dice, y lleva razón, que el comportamiento humano no varia en su raíz. Avaricia, envidia, codicia, adulación, soberbia. ¿Acaso, dice, estas patologías que continúan presentes en nuestras relaciones no forman parte de la esecia misma de los libros más importantes jamás escritos? Y como digo ¿acaso no forman parte de nuestra actividad diaria, en nuestro permanente juego de juicios y prejuicios a que nos exponemos?

Lo raro es que un político en ejercicio se siente a filosofar sobre temas eternos y universales.

Garcés lo ha hecho.

Quizá para evadirse de tanto dislate que le rodea a diaria y que tiene que administrar.

¡Bravo!


Domingo, 24 de septiembre

BUSCAR

Editado por

Get Adobe Flash player

Síguenos

Categorías

Hemeroteca

Abril 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930