Don de lenguas / Gift of Tongues

Krzysztof Charamsa y la "revolución" de las identidades sexuales

11.09.17 | 18:49. Archivado en Iglesia, Sociedad, Vaticano, LGBTIQ

Denuncia en el Congreso de la Asociación Juan XXIII la "violencia" de la jerarquía hacia las personas LGBTIQ

"La Iglesia no ha aceptado la llamada de una confrontación radical con la ciencia de la sexualidad", afirma

Respecto a la identidad sexual, "se opera hoy con la misma confusión en la mentalidad y en la praxis de la Iglesia que se hacía respecto al sistema solar o a la evolución". Esto es lo que denunció la mañana de este sábado en el Congreso de la Asociación Juan XXIII el teólogo, filósofo y ex-secretario adjunto de la Comisión Teológica Internacional, Krzysztof Charamsa.

Ante un abultado público que quedaba absorto en cada de uno de sus argumentos tan bien razonados, Charamsa explicó cómo, gracias a los movimientos feministas, homosexuales y a favor de las personas trans y queer y el florecimiento de la investigación científica de la sexualidad, el del sexo se ha transformado en el siglo XXI "en un discurso racional, verificable y controlable por medio de las herramientas lógicas y científicas". La correspondiente pérdida de prestigio del discurso bíblico o teológico sobre la sexualidad, ha sostenido el teólogo, ha supuesto "un momento de enorme crisis" para el cristianismo en su totalidad, pero sobre todo para la Iglesia católica.

El polaco, cuya astucia como teólogo y filósofo ha quedado algo eclipsada por el morbo que suscitó, en 2015, su salida del armario y subsiguiente renuncia a su puesto en la Congregación para la Doctrina de la Fe, explicó que ante esta crisis el camino que la Iglesia ha de tomar es el de la aceptación "de la competencia de la ciencia y de la razón humana en el campo de la sexualidad", con el fin de establecer un "diálogo" con el conocimiento adquirido por la ciencia sobre esta parte tan intrínseca a la identidad humana.

Pero este diálogo, precisó, no constituiría "ningún ataque contra el saber específico de la religión". "Al revés": ayudaría a "mantener la verdadera competencia de la religión entre sus justos límites, que es la competencia existencial, de la salvación, y moral, de la auto-realización".

Desgraciadamente, sin embargo, la Iglesia "no ha aceptado hasta hoy la llamada de una confrontación radical con el conocimiento actual sobre la sexualidad que exige la aprensión analítica y el objetivo dialogo con las ciencias humanas". De esta forma, lamentó Charamsa, ha repetido el "error" que cometió en el pasado en medio de las controversias sobre el sistema solar o la evolución. A saber, el de confundir los dos planos de lo científico y lo religioso, lo natural y lo sobrenatural.

"Aún hoy prevalece en las personas religiosas y en sus instituciones la experiencia del miedo ante las novedades científicas", declaró Charamsa. Pero no es el momento para este miedo, ya que "después de la transformación de nuestra comprensión de la realidad con Copérnico y con Darwin, la humanidad se confronta hoy en día con una nueva revolución". Una que ya no corresponde al "nosotros en el espacio", como fue el desafío de Copérnico, ni al "nosotros en el tiempo", como fue el de Darwin, sino al "nosotros en nosotros mismos". Es decir, el papel vital que desempeña la sexualidad en nuestra realización como seres humanos. Un nuevo desafío al que la Iglesia solo ha sabido responder, hasta ahora, o "ridiculizándolo" u "obstaculizándolo con violencia".

"La estrategia del Vaticano y de la jerarquía de la Iglesia", prosiguió Charamsa, ha sido la de "bloquear" durante años el "desarrollo sereno y libre de la teología católica de la mujer", al igual de la teología católica de las personas LGBTIQ. "Esta posición de no considerar seriamente el desarrollo científico -impuesta oficialmente 'en defensa de la fe'- no solo carece de honestidad intelectual, sino que también es señal de una violencia de la autoridad eclesial respecto a la realidad", denunció el teólogo.

"Violencia", por dos razones principalmente. Porque hace que hayamos presenciado, en primer lugar, "una situación totalmente paradójica en la cual el cristianismo, la religión de amor y de defensa de la dignidad de la persona humana- por causa de errores de su comprensión de la realidad- se opone hoy al desarrollo de la aceptación de los derechos humanos fundamentales conectados con las identidades sexuales". Pero también, y lo que es aún peor, porque así la Iglesia corre el riesgo -con su no aceptación del conocimiento científico de la sexualidad- de renunciar "a la racionalidad de la conceptualización de la fe".

Y todo esto porque al reconocimiento de las diversas identidades la Iglesia pone pegas de índole ni siquiera teólogicas, según sostuvo Charamsa. "Todavía el magisterio eclesial no ha permitido un real y radical diálogo sobre la cuestión", explicó el polaco. "El problema es previo a los necesarios debates teológicos. El problema se encuentra en la falta de confrontación con el saber científico y la prohibición de tratarlo seriamente a nivel teológico, pastoral y comunitario".

Pero, ¿y si lo hiciera? ¿Y si la Iglesia permitiera que estos datos científicos pudieran admitirse en la reflexión teológica? Charamsa tiene muy claro cuáles serían las consecuencias de tal aceptación de la ciencia, y del diálogo al que conduciría. "Con el diálogo sobre las identidades sexuales se recuperará mejor la persona, con la dignidad y los derechos humanos del individuo en una óptica que fue propia de Jesús", afirmó, provocando entre el público un gran aplauso.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Rawandi 13.09.17 | 19:26

    La coincidencia de la Biblia, la tradición y el magisterio acerca de una cuestión dada no garantiza ni mucho menos la infalibilidad, ya que las tres apoyaban unánimemente el geocentrismo. Todos los padres de la Iglesia habían coincidido en interpretar literalmente los pasajes bíblicos geocentristas. Por eso en 1616 la Iglesia católica prohibió el heliocentrismo. Sin embargo, ahora sabemos que la teoría heliocéntrica es la verdadera mientras que el geocentrismo es erróneo.

  • Comentario por Milton 12.09.17 | 20:44

    pero cuando se empeñan en una actividad homosexual refuerzan dentro de ellas una inclinación sexual desordenada, en sí misma caracterizada por la auto-complacencia.

    Como sucede en cualquier otro desorden moral, la actividad homosexual impide la propia realización y felicidad porque es contraria a la sabiduría creadora de Dios. La Iglesia, cuando rechaza las doctrinas erróneas en relación con la homosexualidad, no limita sino que más bien defiende la libertad y la dignidad de la persona, entendidas de modo realístico y auténtico.

  • Comentario por Milton 12.09.17 | 20:43

    7. La Iglesia, obediente al Señor que la ha fundado y la ha enriquecido con el don de la vida sacramental, celebra en el sacramento del matrimonio el designio divino de la unión del hombre y de la mujer, unión de amor y capaz de dar vida. Sólo en la relación conyugal puede ser moral-mente recto el uso de la facultad sexual. Por consiguiente, una persona que se comporta de manera homosexual obra inmoralmente.

    Optar por una actividad sexual con una persona del mismo sexo equivale a anular el rico simbolismo y el significado, para no hablar de los fines, del designio del Creador en relación con la realidad sexual. La actividad homosexual no expresa una unión complementaria, capaz de transmitir la vida, y por lo tanto contradice la vocación a una existencia vivida en esa forma de auto-donación que, según el Evangelio, es la esencia misma de la vida cristiana. Esto no significa que las personas homosexuales no sean a menudo generosas y no se donen a sí mismas, pero cuando se em...

  • Comentario por Milton 12.09.17 | 20:41

    1 Corintios 6:9, “¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones”.

    Timoteo 1:9-10, “Conociendo esto, que la ley no fue dada para el justo, sino para los transgresores y desobedientes, para los impíos y pecadores, para los irreverentes y profanos, para los parricidas y matricidas, para los homicidas, para los fornicarios, para los sodomitas, para los secuestradores, para los mentirosos y perjuros, y para cuanto se oponga a la sana doctrina”.

    Judas 7, “Como Sodoma y Gomorra y las ciudades vecinas, las cuales de la misma manera que aquéllos, habiendo fornicado e ido en pos de vicios contra naturaleza, fueron puestas por ejemplo, sufriendo el castigo del fuego eterno”.

  • Comentario por Milton 12.09.17 | 20:40

    Romanos 1:26-27, “Por esto Dios los entregó a pasiones vergonzosas; pues aun sus mujeres cambiaron el uso natural por el que es contra naturaleza, y de igual modo también los hombres, dejando el uso natural de la mujer, se encendieron en su lascivia unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos la retribución debida a su extravío.”

    Te invito a que tengas en cuenta la biblia, la tradición y el magisterio

  • Comentario por Rawandi 12.09.17 | 19:46

    Milton, ¿has tenido en cuenta la analogía de Charamsa entre la homosexualidad y el sistema solar?

    El jefe de inquisidores san Roberto Bellarmino le cerró la boca al carmelita copernicano Foscarini con las siguientes palabras: “Que el Sol gira en torno a la Tierra y que la Tierra está inmóvil es materia de fe porque [quien] lo dice [es] el Espíritu Santo” (‘Carta a Foscarini’, 12 abril 1615). Un año después de que Bellarminio escribiera esa carta, la Iglesia católica condenó oficialmente la teoría copernicana.

  • Comentario por Milton 11.09.17 | 21:43

    2357 La homosexualidad designa las relaciones entre hombres o mujeres que experimentan una atracción sexual, exclusiva o predominante, hacia personas del mismo sexo. Reviste formas muy variadas a través de los siglos y las culturas. Su origen psíquico permanece en gran medida inexplicado. Apoyándose en la Sagrada Escritura que los presenta como depravaciones graves (cf Gn 19, 1-29; Rm 1, 24-27; 1 Co 6, 10; 1 Tm 1, 10), la Tradición ha declarado siempre que “los actos homosexuales son intrínsecamente desordenados” (Congregación para la Doctrina de la Fe, Decl. Persona humana, 8). Son contrarios a la ley natural. Cierran el acto sexual al don de la vida. No proceden de una verdadera complementariedad afectiva y sexual. No pueden recibir aprobación en ningún caso.

    2358 Un número apreciable de hombres y mujeres presentan tendencias homosexuales profundamente arraigadas. Esta inclinación, objetivamente desordenada, constituye para la mayoría de ellos una auténtica prueba. Deben...

Martes, 26 de septiembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Septiembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930