Editado por

Miguel A. Rodriguez TorresMiguel A. Rodriguez Torres

Buscar
Temas
Archivos
Hemeroteca
Diciembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
Sindicación
PARTICIPACIÓN
SERVICIOS


Ayer, hoy... ¿Y mañana?

Permalink 24.01.17 @ 09:00:08. Archivado en Librovitamundía

Con la intención de no recomendarles en absoluto el experimento que he llevado a cabo en los últimos tres meses y que contando con vuestra anuencia les voy a describir, permítome principiar semejante relato.
La primera hebra se origina cuando la encomienda de una de mis hijas me lleva a seguir la serie de éxito americana House of Cards, versión televisiva creada por Beau Willimon, basada en el libro de Michael Dobbs, protagonizada por Kevin Spacey y Robin Wright. Esta serie relata las ínfulas e intrigas que sigue un personaje –Frank Underwood-, que de Congresista por el partido demócrata le llevan hasta el mismísimo despacho oval de la Casa Blanca. Estoy terminando la tercera temporada de las cuatro que han emitido y en espera de la anunciada quinta que –anuncian-, comenzará rodarse en unas semanas.
Pues bién, la galería de personajes, las negociaciones, los trueques, los intercambios, las bolsas de favores, la presión de los lobbies, el crimen –incluso-, la política al servicio de los intereses y tiempos electorales, el poder del dinero, la ambición, la traición, la lealtad y la deslealtad, las confabulaciones y el paralelismo con ciertos acontecimientos conocidos a través de investigaciones periodísticas, biografías o filtraciones, papeles de Wiki Leaks, etc., etc., en fin, la idea que transmite el planteamiento de la serie de muy mucha verosimilitud con lo que realmente ocurre, le dejan a uno el cuerpo con muy poquitas ganas para albergar esperanzas sobre la regeneración política, aunque eso sí, reafirma cien por cien la necesidad de un nuevo paradigma que intelectuales de diversos lugares del mundo y modestamente desde estas mismas páginas, venimos reivindicado desde hace años. Confianza en el hombre no hay quien la tenga, que cantaba el gran Pericón. Dejemos las ambiciones de los Underwood –la Sra. Claire, manda romana-, por el momento.
La segunda hebra es un tocho de más de ochocientas páginas que he ido devorando cada vez más interesado –sinceramente-, y que lleva por título “Las Legiones Malditas” de Santiago Posterguillo. Fue un regalo de una buena amiga que tras unos meses en lista de espera, encontró via libre para su lectura, lo que de facto supuso que durante varias semanas mi cerebro compaginase la percepción de la serie de TV con la recreación en mi imaginación de un relato histórico que cuenta la gesta de Publio Cornelio Scipión, joven general romano que en circunstancias políticas francamente adversas –siempre tuvo enemigos en el Senado de Roma que confabulaban para provocar su fracaso-, y con un ejército de no mucha envergadura para el encargo que le hicieron, primero consiguió barrer a los Cartagineses de la Hispania y que tras no pocas dificultades –sólo superadas por su convicción y empeño personales-, consiguió el visto bueno para su plan de atacar a los cartagineses en su propia tierra, el norte de África, lo que provocaría a su juicio, la llamada de auxilio del Senado Cartaginés a Aníbal, quien amenazaba desde hacía años en la península italiana la supervivencia misma de la república fundada por los romanos. Scipión, después de sufrir un calvario y llegar hasta la casi indigencia para conseguir provisiones y barcos con los que poner en marcha su campaña y tras conseguir entrenar convenientemente a las legiones V y VI, desmotivadas y abandonadas a su suerte, que fueron desterradas a Sicilia por haber salido huyendo precisamente de una batalla contra Aníbal, cruza el Mediterráneo y tiene varias escaramuzas con posiciones menores de los cartagineses, hasta que consigue derrotar al temido y todopoderoso Aníbal en la batalla de Zama, al que como predijo, hizo volver a África a toda prisa dejando los asedios y combates que durante muchos años tuvo a las puertas de la mismísima Roma con su característico modo de proceder: arrasar todo lo que se encontraba a su paso con el temible ejército de decenas de miles de soldados y centenares de elefantes entrenados para causar los mayores daños posibles. Con su valor y visión táctica, Scipión puso final a una de las guerras púnicas y pasó a la historia como uno de los mejores estrategas de todos los tiempos.
Pues bién, la vivencia de simultaneidad de ambas historias, con el denominador común del mantenimiento de una tensión permanente entre espectador-serie ó lector-libro, ha provocado en un servidor algunas reflexiones que sin duda débanse a lesiones cerebrales irrecuperables, que a estas alturas de mi vida mas parecieren provocadas por algún golpe. A saber:
1º.- ¿Es imposible una política sin intrigas, sin dobles juegos y sin una trastienda minada de afanes espúreos y alejados del interés de los votantes?
2º.- ¿Es posible una carrera política sin traiciones, deslealtades y presidida por ideales?
3º.- ¿Es lógico que ante cualquier persona que destaque por su valía, inmediatamente se forme a sus espaldas una tropa que se encarga de mitigar ante los demás sus logros?
4º.- ¿Por qué la verdad conocible es para muchos políticos la mentira menos lesiva para ellos?
5º.- ¿Es admisible que algunas personas confundan sus criterios con el “Estado”, disolviendo cualquier otra posición o atacándola hasta dejarla bloqueada?
6º.- ¿Tiene fuste que cuando el éxito de alguien es visto como inevitable, se arbitren contra-medidas políticas que lo neutralicen y desvaloricen?
7º.- La responsabilidad personal exigible sobre las decisiones políticas… ¿Por qué ni se afrontan ni se legisla para ello?
8º.- ¿Es sana la tendencia a rodearse de sanedrines de consejeros y asesores afines o por el contrario es imprescindible para “la batalla”?
9º.- Si las mismas pautas de conducta e idénticas situaciones se han dado cientos de veces a lo largo de la historia… ¿Por qué las repetimos una y otra vez?
10º.- El ser humano… ¿Es desagradecido por naturaleza?

Bueno, sonó el despertador. Son las 06.35h.
-Donald Trump ha eliminado el castellano de la web de la Casa Blanca, está comentando el locutor de RNE.
Fin del sueño. ¡Buenos días!


Bookmark and Share

Comentarios:

Aún no hay Comentarios para este post...

Se muestran únicamente los últimos 40 comentarios de cada post.

Los comentarios para este post están cerrados.

Blogs
Cree en la Universidad

Cree en la Universidad

La Palabra de Dios y las cadenas

José Moreno Losada

El BLOG de Juan Antonio ESPINOSA

El BLOG de Juan Antonio ESPINOSA

Domingo 3º T.O.-B: "Anunciamos el Reino de Dios"

Juan Antonio Espinosa

Teselas

Teselas

Decálogo de la Merced para un octavo centenario

Alejandro Fernández Barrajón

Sursum Corda El blog de Guillermo Gazanini

Sursum Corda El blog de Guillermo Gazanini

Inédito ejercicio para saber de la Arquidiócesis

Guillermo Gazanini Espinoza

Punto de vista

Punto de vista

Quieren que los perros sean personas

Vicente Torres

Crónicas Bárbaras

Crónicas Bárbaras

El blablablá del tictac de Iglesias ahora es glugluglú

Manuel Molares do Val

El buen vivir de Juan Luis Recio

El buen vivir de Juan Luis Recio

Llega Gastrofestival y el Hotel Orfila organiza una cena entre San Petersburgo y Madrid

Juan Luis Recio

Otro mundo es posible

Otro mundo es posible

Meditaciones 21

Miguel Ángel Mesa Bouzas

El Blog de Otramotro

El Blog de Otramotro

¿Anhelas el milagro, la belleza?

Ángel Sáez García

Entre unidad, caridad y verdad

Entre unidad, caridad y verdad

Sobre la Semana de la Unidad 2018

Pedro Langa

Humanismo sin credos

Humanismo sin credos

LA RELIGIÓN ÓRFICA /a

Asoc. Humanismo sin Credos

Terra Boa

Terra Boa

O Papa Francisco na mesa dos excluídos...

José Ramón F. de la Cigoña

Secularizados, mística y obispos

Secularizados, mística y obispos

Inicios de una vocación de un compañero sacerdote casado INFORMA ASCE

Josemari Lorenzo Amelibia

Religión Digital

Religión Digital

Ley contra el odio

Religión Digital

No más mentiras

No más mentiras

Saqueos al pueblo: "Ayer y hoy"

Antonio García Fuentes

Un país a la deriva

Un país a la deriva

Primera escaramuza ganada por los golpistas

Vicente A. C. M.

Opinión

Opinión

El rincón del soneto - LA VIEJA ESPAÑA SE ESTÁ SUICIDANDO

Opinión

El Blog de Francisco Margallo

El Blog de Francisco Margallo

La alegría del Evangelio

Francisco Margallo

El blog de Antonio Piñero

El blog de Antonio Piñero

Antonio Piñero

Tres foramontanos en Valladolid

Tres foramontanos en Valladolid

París quiere seguir siendo París

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

Haz de PD tu página de inicio | Cartas al Director | Publicidad | Buzón de sugerencias | Publicidad
Periodista Digital, SL CIF B82785809
Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España)
Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad

redaccion@periodistadigital.com Copyleft 2000

b2evolution Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.
Noticias Periodista Digital | Periodista Latino | Reportero Digital | Ciudadano Digital