dios, en minúscula

Un día dirán que no existió Oscar Romero

14.10.18 | 17:27. Archivado en Acerca del autor

Ahora lo volverán un milagrero, un iracundo moralista o un sacramentero. Ahora harán con él la caricatura que hacen de todos los verdaderos santos (de los otros no hace falta, ya lo fueron en vida), para que nunca se sienta el golpe al ego, la cachetada a la soberbia, la ironía a todas las erudiciones de las que tanto se precian sus colegas. Para que la historia de éste incontenible obispo no les haga quedar en ridículo su religión inofensiva, condescendiente, estéril.

Le harán homenajes y le dedicarán homilías esos que de los pobres solo conocen su mención en Puebla y siempre logran reducirla a recordar que hay una oficina de pastoral social y allá se atienden sus asuntos. Y lo harán porque dejarlo ser él mismo en la memoria de los pueblos es sumamente peligroso, porque les obligaría a preguntarse porque no fueron ellos oposición real a ninguna tiranía, porque se dedicaron a cultivar la piedad de sus fieles mientras a esos fieles los explotaban, los excluían, los masacraban. Porque les haría rendir explicaciones al pueblo que generosamente les asiste a sus eventos sobre porqué ante los poderosos callaron, se instalaron, se adormecieron. Sobre porqué aceptaron un Vaticano rancio y odioso, unas instrucciones serviles que despreciaban a ese pueblo laico, una doctrina hecha para que las cosas queden tal y como están, cuando era posible resistir y rebelarse, aunque eso costara el odio de los jerarcas y la sentencia de aquellos poderosos.

Sentados en sus mesas inaccesibles para la viuda y el huérfano, ese clero que dicta lo que puede y no puede pasar en las parroquias, se sentarán a decir en voz baja que Oscar Romero fue un exagerado y que a éste Papa le va a salir mal eso de andar canonizando causas tan ambiguas, pero que al menos sigue hablando del demonio como debe ser.

A menos que nosotros mantengamos intacta la memoria, y despierta la búsqueda de éste hombre imposible de imaginar, audaz en las palabras, valiente en la dignidad, que encarnó la resistencia, que entendió que cada página de la escritura es revolucionaria y que supo que no se puede ordenar el sufrimiento de los pobres como un punto de la agenda. Que los seres humanos violentados son la inaplazable prioridad.
A menos que nosotros, como ha sido nuestro deber hacerlo con Jesús, nos riamos de las fake news que le han de inventar y le anunciemos al mundo y a la iglesia que hubo un señor en centroamérica al que mataron por defender a los hijos de dios a los gritos, por dedicarles su vida aún a pesar de los regaños y el desprecio de Roma, y por negarse a que su ministerio consisitiera en escribir declaraciones inútiles contra una porción convenientemente elegida de las injusticias.

Aunque eso a todos nos haga sonrojar de vergüenza por tanto que nos hace falta, y por la indulgente sonrisa con la que aprobamos que nuestros jerarcas no sean como él.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Marco Salas 23.12.18 | 17:35

    Ojalá,
    Quienes hoy lo veneran en la misas en su memoria.
    Esos que festejarán su día dentro de la sagrada liturgia.
    Pidan, al Dios de la vida, encarnar su espíritu.
    Encarnar su fuerza, su valentía, sus ganas de construir el Reino.
    Sus pasos en dirección de un horizonte pintado a fuerza de Evangelio y Reino.
    Ojalá,
    esos que andaran con sus mitras y que recibirán el discurso escrito en manos de otros, porque ellos ni idea de que es lo que dijo ni de qué es lo que lo hizo santo, al fin...
    Digan, me falta mucho, caminemos...

Sábado, 23 de febrero

BUSCAR

Editado por

Hemeroteca

Febrero 2019
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728