Dinero

The Economist: "La fiesta ha terminado en España"

06.11.08 | 19:44. Archivado en Datos

(PD).- La fiesta ha terminado. Así se titula el informe especial que la prestigiosa publicación económica británica The Economist ha dedicado a España.

"Tan rápido fue el deterioro que Zapatero, que había rechazado en inicio que había una crisis económica, pero interrumpió en agosto sus vacaciones para reunir un gabinete de crisis", comenta en su reportaje inicial, que titula La mañana siguiente.

Según explicaCristina Delgado en El País, Michael Reid, responsable del informe que verá la luz el próximo 11 de noviembre, lo ha dejado claro:

"después de años de diversión, ahora alguien tiene que pagar la cuenta. Y seguramente no se podrá mantener el nivel de vida de los últimos tiempos".

Para componer este informe, Reid ha pasado una temporada en España y ha entrevistado a grandes personalidades del panorama político, económico y social como el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, varios ministros, dirigentes políticos, empresarios, académicos y otros pensadores.

Los ejes centrales que vertebran el cuadernillo de 20 páginas resultantes de la estancia son sencillos: la fiesta de la prosperidad en la que España estaba inmersa ha terminado y el país corre el riesgo de enfrentarse a una recesión profunda. Reid calcula que durará cerca de dos años.

Para salir de la crisis, la devaluación de la moneda, que en otros momentos dio resultados, ahora con el euro no es una posibilidad, así que hay que buscar otras alternativas, que pasan por llevar a cabo reformas estructurales.

Flexibilidad del mercado laboral, una mayor cohesión nacional y destierro de los localismos, el español como estandarte de los negocios y la mejora de la competitividad son algunas de las recetas que ofrece The Economist para salir del hoyo.

Entre los puntos fuertes de España con respecto a recesiones anteriores, destaca que las finanzas estatales están más preparadas, existen empresas con fuerte internacionalización y especialización y hay un sector bancario potente y sano. Parafraseando al ex director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Rodrigo Rato, para The Economist, "no se trata de hacer un nuevo modelo económico, sino de que el viejo modelo sea mejor".

La España de las tres últimas décadas

La publicación repasa la situación de España a través de un recorrido por su evolución, centrado especialmente en los últimos 30 años. Para The Economist, "mucha gente mayor es bajita", por la dura vida de la posguerra. Sin embargo, "los jóvenes españoles son notablemente más altos que sus abuelos".

Como ejemplo, pone a Pau Gasol, el jugador de la NBA que mide 2,13 metros. Los nacionalistas están "obsesionados" con sus lenguas y el localismo de muchas regiones ha hecho que se vuelva al caciquismo.

Los administrativos de los tribunales superiores "sólo trabajan por las mañanas, pero cobran por todo el día completo" y los españoles, que en plano individual son encantadores, se vuelven "defensivos y poco serviciales" si tienen que atender a clientes. Zapatero es un gran estratega que ha basado su táctica en el flirteo con los nacionalistas y la provocación a la oposición.

Los nacionalismos y la descentralización española son los platos fuertes del informe, a los que dedica el artículo más extenso. ¿Cuánto es suficiente? La transferencia de competencias a los gobiernos regionales ha sido buena para España, pero podría haber ido demasiado lejos, se titula.

Para Reid una posible solución al problema de la lucha de competencias e identidades en España sería el federalismo. La recesión, advierte, será una prueba definitiva para el sistema político, y si no se toman las medidas adecuadas, se alargará e impulsará más el paro.

El especial ha sido presentado en el Círculo de Bellas Artes de Madrid por el propio Michael Reid, quien además participó en una mesa redonda centrada en los ejes del informe en la que han participaron Javier Moreno, director del diario El País; Borja Bergareche, redactor jefe de internacional de ABC; José Antonio Alonso, director de ICEI; José Varela Ortega, Presidente de la Fundación José Ortega & Gasset y editor de El Imparcial; Luís de Sebastián, catedrático de economía de ESADE y Matías Rodríguez Inciarte, Vicepresidente de Banco Santander.

SPAIN
The morning after

Michael Reid

After three decades of partying, Spain has woken up with a hangover. Curing it will require changes

THE past few months have been bittersweet for Spain. In a general election in March the Socialist Party won a clear but not overwhelming victory, giving José Luis Rodríguez Zapatero a second term as prime minister.

That seemed to drain some of the partisan poison that had accumulated in the political system over the previous four years.

In June Spain shook off its long-standing reputation as the permanent under-achiever of world football, winning the European championship with swift and skilful attacking play.

Not only did the performance of its young team (featuring Catalans as well as the usual Madrileños in prominent positions) seem to echo Spain’s flowering of creativity in everything from architecture to gastronomy; many commentators saw the footballers’ triumph and the public’s rapturous response to it as a welcome expression of national unity in a country that seemed to be turning increasingly fissiparous.

In July Rafael Nadal, a tennis genius from Mallorca, won the Wimbledon championship. At the moment of victory he scampered across the press-box roof, clutching the national flag, to salute Spain’s crown prince and his wife.

But every month since the election the news at home has become gloomier.

Pág. 1 2 3 4 5 6


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Lunes, 29 de mayo

    BUSCAR

    Síguenos

    Hemeroteca

    Mayo 2017
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
    1234567
    891011121314
    15161718192021
    22232425262728
    293031