Diario Independiente Digital

Papeles para todos

31.10.07 | 13:47. Archivado en Sociedad

Albert Boadella acaba de anunciar que se exilia profesionalmente ,
debido a la persecución que sufre desde hace décadas por el
establishment nacionalista, de la misma tierra por la que diariamente
entran cientos de inmigrantes. El genial bufón catalán se marcha
avergonzado de una sociedad anestesiada por el virus del
provincianismo más anacrónico. La misma sociedad que, incrédula,
contempla cómo en su incomparable Arcadia con barretina las
infraestructuras son un desastre. Mientras esto sucede, en España
estamos regularizando diariamente a más de mil ciudadanos procedentes
de Rumanía . Baste decir que aquí vive un número de rumanos que
equivale a más del 20% de la población de dicha país.

El caso de Boadella no es, desgraciadamente, una excepción. Mientras
somos tan majos que abrimos las puertas a todos los inmigrantes del
mundo, muchos ciudadanos como el artista catalán son desterrados de la
tierra que los vio nacer. Cataluña y, especialmente, el País Vasco,
están limpiando la era de todos aquellos individuos que puedan atentar
intelectualmente, que de las bombas ya se encargan otros, contra la
gran bufonada nacionalista. Éste es el país de paz y concordia que Z
nos vende en los telediarios: intelectuales independientes (y por
tanto libres) que se ven obligados a marcharse, mientras somos el
segundo país del mundo que más inmigrantes recibe, tras la odiada
patria de Bush.

¿Qué ocurrirá con todos esos inmigrantes cuando la hostelería, el
turismo y la construcción entren en crisis? O sea, ¿qué va a ocurrir
con ellos durante la próxima legislatura? Según un estudio publicado
recientemente, siete de cada diez han venido para quedarse,
acogiéndose a la reagrupación familiar. Y Cataluña es una de las
tierras que más va a sufrir este fenómeno que acabará mal. Es difícil
de comprender que, por sistema, reciban subvenciones para libros,
excursiones y comedor del colegio (llegando incluso a cambiar su
menú), en detrimento de niños españoles igual de necesitados. La
situación llega a tal punto que las madres inmigrantes pueden acceder
a un cochecito gratis, derecho que se les deniega a las que no son
extranjeras. Aunque en el colegio de las niñas de Sonsoles estos
problemas no existen.

Sé que estas palabras no son políticamente correctas, pero creo que
nuestra sociedad sufre un alarmante déficit de disidencia. No podemos
permitirnos el lujo de arrinconar voces como la de Boadella, que se
rebelan contra la demagogia progre y barata que nos desgobierna. Una
progresía que apoya con su silencio el exilio de nuestras mejores
moscas cojoneras. Mientras, en aras de la solidaridaz populista de
nuestro bananero presidente, recibimos a lo Mr. Marshall a millones de
inmigrantes. Para deteriorar aún más nuestro tercermundista mercado de
trabajo, nada mejor que la mano de obra barata. Y dócil, por ahora.

Fernando Solera


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Miércoles, 13 de diciembre

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Diciembre 2017
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
        123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    25262728293031