España nos roba o la batalla por la comunicación

Prometeo moderno“…hay algunos que vertebran ese espíritu excluyente como el de “España nos roba”, que concentra las máximas del proyecto independentista, da como válido la existencia de una alteridad amenazadora denominada “España”, hay un nosotros diferente a ellos y encontramos el recurso al miedo y a la conservación de lo propio.

La partida más importante que se está jugando en Cataluña es la de la comunicación, pero no solo hablo del abrumador y asfixiante control nacionalista de unos grandes medios de comunicación social al servicio de la Causa independentista, no, me refiero a la que nos encontramos en el día a día de la calle, en las conversaciones más o menos superfluas entre amigos, conocidos o compañeros de trabajo.

Es precisamente ahí, en lo socialmente cercano dónde el individuo decide, en última instancia, cuáles son sus preferencias, preferencias la mayor parte de las veces alejada de cualquier Teoría de Elección Racional y cercanas al mundo de las emociones, de las sensaciones compartidas, de lo fácilmente reconocible, es donde encontramos los resultados del adoctrinamiento y de la manipulación política.

 El argumento fácil, la soflama repetida y el estereotipo son la munición con la que el nacionalismo ha conquistado el espíritu y las mentes de muchos de mis conciudadanos catalanes, hasta tal punto que la retahíla de diatribas inventadas por los cocineros del nacionalismo parecen haberse convertido en una especie de sentido común estandarizado.

 Resulta sorprendente contemplar la cara de estupefacción y desasosiego que ponen algunos compañeros y amigos (convertidos consciente o inconscientemente en antenas de repetición de las proclamas pergeñadas por el nacionalismo) cuando se les desmontan lo que creían ser verdades autoevidentes.

 Pero, ¿cómo es posible que se mantenga y se acepte como propio (durante años) un discurso basado en mentiras y burdas deformaciones de las realidad?, ¿cómo es posible que el ciudadano responda diligentemente a la llamada de la movilización social del poder nacionalista sin cuestionarse la veracidad, necesidad u oportunidad de lo reclamado?, ¿dónde queda la responsabilidad del individuo ante este estado de obediencia implícita?

 “…los árboles de las mentiras no nos dejan ver el espeso bosque del “velo de la manipulación” en el que vivimos en Cataluña…”

 El problema radica en la estructura misma del sistema creado por el nacionalismo para captar para la Causa a los indiferentes, a los no iniciados en los misterios nacionalistas, esto es, tenemos una ideología irracional y fundamentalista que, al igual que una religión, basa su credibilidad en que no se pueda demostrar que no son verdad sus afirmaciones, y, por tanto, asaltan el terreno de lo plausible.

 Y esta es la clave sobre la que gira el proceso de ingeniería social, hay que evitar a toda costa entrar en un debate de ideas, huyen de la confrontación racional, de la argumentación dialógica, porque con ello emergería el esencialismo irracional del que parten los postulados nacionalistas, de ahí el acaparamiento informativo, las noticias digeridas, la información pasada por el cedazo de la desinformación, los árboles de las mentiras no nos dejan ver el espeso bosque del “velo de la manipulación” en el que vivimos en Cataluña.

 Velo construido sobre mentiras deformadoras que conforman una cosmovisión excluyente y esencialista de la realidad, que tranquilizan con argumentos seudo-racionales la incómoda realidad esencialista del nacionalismo, hay algunos que vertebran ese espíritu excluyente como el de “España nos roba, que concentra las máximas del proyecto independentista, da como válido la existencia de una alteridad amenazadora denominada “España”, hay un nosotros diferente a ellos y encontramos el recurso al miedo y a la conservación de lo propio.

 Hay otros argumentos que se van creando y fraguando a medida que avanza la “construcción nacional”, tratan de contrarrestar y deslegitimar cualquier información que dañe o cuestione el Proceso, encontramos una multitud de ellos como el adanismo político: “Yo no he votado esta Constitución”, o presupone una democracia hueca: “¿Por qué no nos dejan votar?”, o parten de un cinismo antológico: “Consulta no significa independencia, significa democracia”…

 Por ello deberíamos contrarrestar allá donde estemos con argumentos sencillos y racionales todas la soflamas que nos encontremos, el objetivo no es combatir la manipulación con manipulación, el objetivo es enriquecer y, sobre todo, crear debate, es rebatir lo plausible con lo verificable, lo probable con lo constatable, es disputar y cuestionar ese artificioso horizonte de reconocimiento impuesto por el nacionalismo, es perder el miedo y acabar con la espiral de silencio que subyuga la libertad y la democracia en Cataluña.

 José Rosiñol Lorenzo

Comunicación

24 comentarios


  1. Francisco

    A mi me parece que hay una respuesta muy obvia y es que si”España nos roba” ¿porqué van a venderle?Yo si alguien me robara no iría a venderle por lo que me pueda pasar.¿Porqué se molestan cuando alguien propone un boicot a los productos catalanes?Yo no se los vendería a gente que me puede robar porque eso sería la ruina total.Hay un argumento muy obvio que se puede emplear y es muy sencillo,hoy en día en toda España un nacionalista catalán no es un ciudadano de segunda,hasta en el AVE un camarero tiene que saber catalán,sin embargo un español medio que no fuera rico hoy en día en Cataluña sería un ciudadano de segunda.Como le dijeron a un periodista en su día en el diario AVUI:”usted apellidándose Horcajo no podrá nunca ser director de este periódico”

  2. Àngel Drach

    Pero es que, Sr Rosiñol, Ud. trabaja con el método de la profecía autocumplida. Pinta primero un escenario delirante y saca, después, la brillante conclusión de que es delirante. La Vanguardia y El Periódico no han tenido nunca el papel que Ud. les atribuye, sinó el contrario. Con lo que su tesis ya nace tocada.
    Incluso su freak de cabecera trabaja con el mismo sistema. Plantea un escenario ridículo para deducir (es un decir) que todo es ridículo.

    • “La Vanguardia y El Periódico no han tenido nunca el papel que Ud. les atribuye, sinó el contrario.”

      Muahahahahahaha, te faltó decir antes “¿Saben aquel que diuuu…?”

      Angelito, ricura, muchas gracias por las risas. ¡No pares!

      • Àngel Drach

        Desgraciadamente, El Periódico es socialista y, por tanto, españolista y La Vanguardia es monárquica, españolista e, incluso en esto, turbia. Su actitud en ningún caso es clara.
        Si le hace gracia….

        • Montilla y su combo, las chachas del nazionalismo catalá, estaban encantados con el Periódico de todos los bares. Muy socialista, sí, y encantadísimo con el repulsivo nazionalismo del tripartit que nos llevó a la ruina.

          Por lo que respecta a La Vanguardia Expañola , durante los últimos años ha sido prácticamente el BOE caganer del sr. Más y su combo. Los editoriales no engañan. No habia más que leer, por ejemplo, los panegíricos de la Rahola sobre el iluminado Arturito. ¿Conoce a la Rahola, no? Si, home, esa pobre mujer que diu en el programa del Albert Om (otro que tal baila) que ha roto muchos colchones follando como una megaperra. Escolt-him , això no es seriòs, quin país ens deixan, quin fàstic, uacs!

  3. Oriol R.

    Chez moi a Girona je fais partie d’une espece plus que proscrite en Catalonge, celle des non-nationalistes.
    Aux medias et a les êcoles (seulement ideologie sans aucun respecte aux donnes et a la conaisence rationelle) est consideré incomprensible, et pourtant rejetée.
    Si on n’est pas catalaniste, on est considerée espagnoliste, sinonime de fasciste

  4. A mí me enseñaron que no es bueno reírse del mal ajeno, pero qué se puede esperar de un secesionista con ínfulas y las uñas enlutadas.

    ¡Sasuñas, angelet!

    • Àngel Drach

      Hahaahaaaaa!!!

      • Así me gusta, que te diviertas.

        ¡Pero límpiate YA esas uñas de sedicioso, por lo que más quieras!

        Au.

        • Àngel Drach

          Hahaaahaaaa!

          • Te noto en muy baja forma, angelet. Te repites. Diríase que estás más gagá que la Nuria Feliu. Desde el cariño, eh.

            Te voy a dar una noticia reciente para que te vengas arriba. Resulta que Arturito Mas, el Tejero con barretina con el que seguramente te masturbas a diario, le ha pedido a los empresarios catalanes que se impliquen en la secesión. Como bien sabrás (o no) a todos los que no se implican leña al mono que es de goma. A los empresarios extranjeros que no desean la independizarse ya se les ha tratado de
            nazis (Huguet, Tardá, una componente de la Cup…) pero el president
            Mas no reprueba estos excesos de sus aliados, no, no dice ni “mu”, seguramente porque coincide con ellos.

            Arturito le pide a los empresarios que se
            impliquen en la secesión, mientras él no se implica en la debida limpieza de las instituciones. Ayer mismo evitaron que el Parlamento autonómico
            investigase los supuestos casos de espionaje del llamado “CNI
            catalán”. Cabe recordar que el consejero Puig, que no será reprobado,
            admitió en su momento que se habían realizado “seguimientos” a personas.
            El “poble” no tiene derecho a saber nada más. Lo que importa es el
            disparate secesionista “i punt”.

            Si hacen todo esto perteneciendo a España, ¿imaginas lo que serán capaces de hacer si lográis vuestro repulsivo objetivo?

            Repiten en la televisión catalana
            que Junqueras es “el líder de la oposición” ¿Después de lo ayer den el parlament autonómico y de
            tantos otros numeritos para esconder la mierda bajo el felpudo lo siguen
            llamando líder d la oposición? ¡Pero si con los votos de erc
            consiguieron que no se investigara ni una coma del “caso CNI”!

            Menuda boñiga de pais petit, angelet.

  5. Dispensa los errores ortográficos de sintáxis, es lo que tiene escribir a medio gas y con una mano, (y prácticamente en el filo de un folio, qué estrecheces)

    Chau chau

      • Albert

        Val d’Aran.-

        Artur Mas deixa tranquils al aranesos, ells no son catalans i no intentis enganyarlos.

        La generalitat lo que tindria que fer es delega totes les seves competencies al Consell General de l”Aran..

        No soc independentista perque es una bestiesa. En el meu cas particular, sóc barceloní, català i europeu.

        És com oblidar-se del correu electrònic i els telèfons intel·ligents i tornar al telegrama i a aquells
        telèfons negres de baquelita que per marcar el numero s’havia de girar un disc.

        Avui en dia hi ha tanta
        dependència mútua entre persones i territoris, volguda o imposada per la realitat que ens envolta, que
        declarar-se independentista és, més que un error, una utopia i una provocacio per la convivència .

      • Àngel Drach

        Pruebe a no decir (tantas) chorradas. Igual le sale mejor (O no. Tal vez sea genético. Chi lo sà!). Ciao!.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*