Diario de un cura de pueblo

Chocolatada Episodio II

05.01.19 | 18:55. Archivado en Trozos de vida, Diario de misión

Después de la avalancha del año pasado, el desorden, la mojadina, la escasez de juguetes y las montoneras a Papá Noel, esta vez quería que la chocolatada saliera mejor para que los niños estuvieran más contentos. Y como la experiencia es un grado, la cosa resultó vacán salvo por algunos pequeños detalles que habrá que limar para el año.

Para empezar hubo mucha más ayuda. De mañanita seis o siete señoras estaban ya cocinando tres enormes ollas (más de 150 litros) de chocolate con todos sus aderezos: canela, clavo de olor, maizena, azúcar, limón… Los niños que veían los peroles se iban acercando a enterarse de la hora de comienzo (las 3 de la tarde), pero desde mucho antes se fue reuniendo un buen grupo debajo de la iglesia porque rápidamente se pasa la voz por el pueblo.

Estos días hay varias chocolatadas en Islandia. Es una costumbre muy peruana, un mecanismo de solidaridad vecinal que permite que muchos niños puedan tener regalos de Navidad. Descubro que, más que el chocolate o el tradicional panetón, lo que los niños desean son los juguetes. Esta actividad es lo más parecido a lo que son en España los Reyes Magos, pero dedicada a los críos más pobres, y por eso me gusta doblemente y la disfruto.

Logramos -más o menos- hacer una única fila para recibir el chocolate. De ahí pasaban a un costado para el panetón (teníamos como 600 de esos personales), y más allá, como en una cadena, a los juegos, en un lado los varoncitos y en otro las mujercitas. Antes de obtener su juguete, cada niño debía meter un dedo en un vasito de tinta llamada “violeta”, imborrable, para evitar que los vivos repitiesen. Miguel (el de la foto), por ejemplo, trató de pasar dos o tres veces, pero le pillaban más por famoso y trasto que por tener el dedo pintado. Y sí, el reparto se desarrolló con un cierto orden.

Muchos niños salían del panetón y se quedaban zombis, les decíamos adónde tenían que ir a por su muñeca o su carro, pero estaban como paralizados por la ansiedad en medio del alboroto. Varios descalzos, con el vaso de chocolate en la mano y todos muy solemnes. Los encargados les entregaban una sirena, un pony de colores, un camión, una cocinita, un kit de médico, un transformer, unas pinturitas o un avión y ellos recibían serios, sin decir una palabra. “¡Los que ya ganaron pasen para acá, que se van a hacer una foto con Papá Noel!” – y ahí ya reaccionaban y se apuntaban las sonrisas.

La mitad de los juguetes nos los han donado acá en Islandia, y la otra mitad los compré en Iquitos con las colaboraciones de algunas personas en España (ellos saben quiénes son) que me encargaron expresamente que su aportación se destinase a hacer a estos niños un poco más felices. La mamá de Miguel, que se llama Mariela y es discapacitada intelectual, a duras penas encuentra la comida de cada día con la ayuda de unos y otros. Ella, su hijo y muchos otros les agradecen su generosidad. Y yo también porque me encanta servir de cauce, y sin ustedes no se podría lograr, como casi todo en la misión.

De todas partes llegaron niños, muchísimos, hasta el punto de que, a pesar de que hemos repartido más de 450 juguetes, no fue suficiente. Es impagable contemplar las caras de satisfacción y sorpresa de los críos con su carro o su Barbie, y por tanto con la misma intensidad o más se te clavan esos ojos de decepción cuando llegan y ya no hay… No quiero verlo más, así que el año próximo pienso reunir 700 juguetes. No pararé hasta que no consiga que haya para toditos los niños y sobre.

César L. Caro


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Jueves, 21 de febrero

    BUSCAR

    Editado por

    Hemeroteca

    Febrero 2019
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
        123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    25262728