Diálogo sin fronteras

"Señor, sálvame"

13.08.17 | 19:11. Archivado en Pensamientos

El Evangelio del día siempre nos da a pista por donde guiar nuestros pasos. Hoy es uno de esos días en que la barca zarandeada por la tormenta simboliza esa Iglesia cuyos acontecimientos a veces parecen hacerla zozobrar. Sin embargo la presencia de Jesús caminando por las aguas, se presenta perturbadora ante los apóstoles quienes creen ver un fantasma. Son las palabras del Señor las que apuestan por la fe y la confianza: "No tengáis miedo". Les dice Y Pedro pone a prueba su propia fe al pedirle "Señor, si eres tú, mándame ir a ti sobre el agua".

Sin embargo los acontecimientos adversos, el miedo, la propia tempestad, hacen que Pedro tenga que suplicar: "Señor, sálvame". Pues bien en nuestra vida cotidiana sufrimos de esas tempestades que nos aterrorizan, padecemos enfermedades, dificultades laborales, problemas personales. Ante ellos la fe parece difuminarse, nos sentimos perdidos. La oración se vuelve frágil, la confianza queda abatida. Y sólo hay que tener muy claro una súplica: Señor, sálvame". Con esa firmeza que da el saber que el Señor nos ha dicho que no tengamos miedo, pero nos ha reprochado nuestra falta de fe.

Pidamos aumentar nuestra fe, para que sea el Señor quien nos coja de la mano y nos lleve por el camino adecuado.
Esa fe y esa confianza en la misericordia de Dios, llena nuestras alforjas del alimento que precisamos para seguir caminando, con dudas e incertidumbres, pero en la seguridad de que no vamos solos.

Y confiemos que todos vamos en la misma barca, que formamos parte de la comunión de los santos. Que nuestras plegarias siempre son escuchadas, aunque no se nos conceda aquello que pedimos. Porque los caminos del Señor no son nuestros caminos. Porque el abandono en sus manos es un salto al vacío en la seguridad que hay una red que nos va a sostener.

Os suplico que os acordéis siempre en horas bajas de orar por quienes también tienen sus momentos de debilidad. En la seguridad de que la fuerza de la oración si no nos concede lo que pedimos, sí puede darnos la paz del Señor, la serenidad y la fortaleza para afrontar cualquier adversidad.

Esa mano tendida a Pedro por parte de Jesús para rescatarlo de las aguas, es la mano que siempre nos tiende el Señor en cualquier circunstancia. La mano que siempre nos rescatará pero como Elías no será en el viento huracanado, ni en el terremoto, ni en el fuego. El Señor se manifiesta en la brisa suave, en lo cotidiano, no en lo extraordinario.
Confiemos en escuchar esa brisa que Elías supo identificar como la voz de Dios.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Moisés 19.08.17 | 16:36

    Para ser breve: muy de acuerdo con SOFÍA.

  • Comentario por sofía 16.08.17 | 19:12

    Yo estoy de acuerdo con Saruce, pero creo que da un significado que no tiene a la palabra "reproche" que usa Carmen. Un cariñoso reproche no es nada negativo, no tiene nada que ver con un picajoso "ay que ver cómo eres". sino con un sonriente,"cómo no te vas a fiar de mí, anda ya, qué cosas se te ocurren" No creo que lo haya dicho la blogger en otro sentido que ese.
    Y claro que el amor del Padre está por encima de todo, pero al recordarnóslo precisamente nos demuestra saruce, el gran serivicio que es la comunión de los santos.
    Es decir, totalmente de acuerdo con Saruce y con la blogger, aunque se agradecen los matices en los que insiste Saruce.

  • Comentario por saruce 15.08.17 | 18:57

    Carmen, no estoy totalmente de acuerdo con la interpretación que haces de ese pasaje de la barca.
    Yo no soy Jesús de Nazaret, ni alguno de los exégetas de la Biblia, pero creo que Él no reprochó a Pedro, sino que le dijo, cariñosamente, que tuviese confianza, y le alargó la mano, para evitar que se hundiese más.
    Él no jugó con el miedo de su discípulo, creo yo.
    Cuando llevas a un hijo tuyo, pequeño, de la mano, lo que menos se te ocurre es asustarle, o promover su temor, sino que al contrario, lo que haces es apretar su mano, con ternura, y fomentar su confianza.
    Y por último, creo que Dios está en las duras y en las maduras, junto a nosotros, ayudándonos a sobrellevar nuestra carga, como un buen padre, y mejor amigo.
    Y cuando nos nota preocupados, como haría un buen padre, yo pienso que ni se le ocurre recordarnos los platos que hemos roto, a lo largo de la vida.
    Y el amor del Padre, por encima de la comunión de los santos.

  • Comentario por sofía 14.08.17 | 08:47

    Excelente comentario del evangelio del domingo. Para ponerlo en práctica todos los días.

Viernes, 24 de noviembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Agosto 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031