Diálogo sin fronteras

"Que tu Misericordia, Señor,venga sobre nosotros como lo esperamos de ti"

20.08.17 | 17:35. Archivado en Pensamientos

Las guerras son producto de mal: la avaricia, el ansia de poder, el afán de dominio. Tienen algo de perversión inhumana. Vivimos ahora en una tercera guerra mundial que mantiene unos parámetros de locura. Las víctimas están indefensas, son de distintas nacionalidades, no importa el credo que profesen, no hay diferencia entre hombres, mujeres y niños. El absurdo se adueña de las calle y golpea sucesivamente a distintas ciudades y poblaciones.

Lamentamos profundamente los acontecimientos terroristas de Barcelona y Cambrils. Un grito clamoroso se eleva de todas las gargantas "No tenemos miedo". Y la vida continua sabiendo que más pronto o más tarde volveremos a ser golpeados en lo profundo de nuestras entrañas.

Hoy La Sagrada Familia de Barcelona reunía a gentes de buena voluntad de diferentes razas y religiones. Todas ellas querían orar por la paz y la concordia. Se sentía profundamente golpeadas en su corazón por las víctimas y los heridos, por las consecuencias que conllevan estos hechos.

>> Sigue...


"Señor, sálvame"

13.08.17 | 19:11. Archivado en Pensamientos

El Evangelio del día siempre nos da a pista por donde guiar nuestros pasos. Hoy es uno de esos días en que la barca zarandeada por la tormenta simboliza esa Iglesia cuyos acontecimientos a veces parecen hacerla zozobrar. Sin embargo la presencia de Jesús caminando por las aguas, se presenta perturbadora ante los apóstoles quienes creen ver un fantasma. Son las palabras del Señor las que apuestan por la fe y la confianza: "No tengáis miedo". Les dice Y Pedro pone a prueba su propia fe al pedirle "Señor, si eres tú, mándame ir a ti sobre el agua".

Sin embargo los acontecimientos adversos, el miedo, la propia tempestad, hacen que Pedro tenga que suplicar: "Señor, sálvame". Pues bien en nuestra vida cotidiana sufrimos de esas tempestades que nos aterrorizan, padecemos enfermedades, dificultades laborales, problemas personales. Ante ellos la fe parece difuminarse, nos sentimos perdidos. La oración se vuelve frágil, la confianza queda abatida. Y sólo hay que tener muy claro una súplica: Señor, sálvame". Con esa firmeza que da el saber que el Señor nos ha dicho que no tengamos miedo, pero nos ha reprochado nuestra falta de fe.

>> Sigue...


Domingo, 22 de octubre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Agosto 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031