Diálogo sin fronteras

"La soledad sonora"

31.07.17 | 17:18. Archivado en Pensamientos

Cuando llega este tiempo de sosiego que llamamos vacaciones, muchos no pueden ni saben disfrutarlas. Al parecer todo consiste en llenar las horas de experiencias nuevas, ciudades, museos, paisajes. Y en ese sentido, es de agradecer disponer de tiempo para reflexionar, para profundizar en aquello que normalmente dejas sin resolver, envuelta en el remolino de la vida. Sin embargo, los místicos y los poetas hablan de la soledad sonora. Hoy es difícil que la gente acepte el silencio en su vida, que no viva conectado a la tecnología, que no sepa parar. No obstante, cuando se entra en el camino de la oración, comprendemos que es necesario hacer silencio y llenar esa soledad con frases cortas, salmos, fragmentos del Evangelio. Todo ello repetido en profundidad, hace que esa soledad se convierta en sonora. Que puedas estar en contacto con lo divino de manera intensa. Que la paz y la serenidad te envuelvan todos los días.

En este tiempo de vacaciones, algunos buscan esos espacios de soledad para hacer un hueco al encuentro con Dios. Un hueco que les permita aprender a vivir lo cotidiano y lo divino al unísono. Se retiran a monasterios y viven unos días de ejercicios espirituales.

Es curioso que algunos religiosos busquen por el camino del zen, aquello que los místicos encontraron en la oración mental o vocal. Nos gusta experimentar fórmulas nuevas. El ser humano cede a la monotonía en la oración y ansia encontrar nuevas experiencias que lo alejen de la sequedad. Puedo asegurar que mantenerse firmes en las oraciones que nos enseña la Iglesia, permite abrirse a la soledad sonora.

No hace falta ser muy instruido para comprender lo que dice el Evangelio: "Cuando ores, entra en tu habitación, cierra la puerta y ora a tu Padre que está en lo secreto, Y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará".

Vivir lo cotidiano conectados a lo divino precisa de cierta fuerza de voluntad y un deseo firme de vivir cumpliendo la voluntad de Dios. Quien no pide grandes cosas, sino precisamente que lo que realicemos lo hagamos conectados a Él.
Se puede ir por la calle orando. Recorrer un trayecto de autobús ensimismados en lo divino. Dar gracias constantemente por el día que transcurre. La soledad sonora es ese espacio que reservamos a lo más sagrado.

Busquemos en nuestro interior esos momentos, aprendamos a cerrar la puerta de la habitación para hallar en lo secreto al Padre. Y de manera increíble la visión del mundo se transforma y nosotros vamos cambiando: "naciendo de nuevo".

Mis felicitaciones a todos aquellos que conocen esta experiencia, hagamos publicidad de la misma, guiemos a otros en su camino Como nos dice hoy el Evangelio "El reino de los cielos se parece a un grano de mostaza que uno siembra en su campo; aunque es la más pequeña de las semilla, cuando crece es más alta que las hortaliza; se hace un árbol hasta el punto de que vienen los pájaros del cielo a anidar en sus ramas".


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Antonio Manuel 09.08.17 | 00:11

    El Padrenuestro, la oración que Dios nos enseñó, lo encierra todo. Profundizar en sus significados es entablar una verdadera conversión del alma hacia lo que Dios nos pide y nos ofrece. Durante las 24 horas, de los 365 días del añó, hagamos un momento de meditación sobre la única forma de orar que Jesús nos pidió.

  • Comentario por saruce 02.08.17 | 12:18

    Es la hora de las discrepancias.
    El viento de poniente rola a sur, para dejarnos en un "levantichón", que nos acompañará durante unas horas.
    Aguas cálidas, de azul celeste, serenas, transparentes y acogedoras.
    Son momentos de gozo, que agradecer a Dios.
    Puedes disfrutarlo desde una altura elevada, desde la misma orilla, o mojándote con el agua salada.
    Sobre deseos y gustos no se debe opinar. Siempre nos equivocaríamos.
    Cualquier camino que elijas puede dar lugar a una oración de reconocimiento de Su bondad y generosidad.
    Pero, a mi entender, si no es por una causa de fuerza mayor, este panorama hay que vivirlo de día, a plena luz, y a ser posible, con la sonrisa puesta, y el corazón que salte de alegría.
    Agradecer los regalos que Dios nos otorga es, como dice nuestro refranero, de "bien nacidos", y hasta pienso que nos hace mejores.
    Quiero compartir estas vistas (solo contemplación, de momento) con todos vosotros.
    Abrazos.

  • Comentario por sofía 01.08.17 | 02:51

    Sí que hay que bajar el volumen de ruido y ponerse en otra onda. Es necesario.

Domingo, 20 de agosto

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Agosto 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031