Diálogo sin fronteras

"Juventud, divino tesoro"

22.03.17 | 13:39. Archivado en Sociedad

Me cuesta un montón adaptarme al tuteo permanente. Cuando alguien llama y es un completo desconocido, descuelgo con un ¿diga?. Si viene el fontanero le hablo de usted y cuando compruebo que me está tuteando, paso a la camaradería por necesidad, por no sentirme un bicho raro. Sigo hablando de usted a mis vecinos mayores y a los desconocidos de la escalera. Y me he dado cuenta que estoy haciendo la pava.

Mis alumnos me tutean, aunque lleven pantalón corto. No es extraño por tanto que cuando subes al metro te encuentres todos los asientos reservados a embarazadas y ancianos ocupados por jóvenes que no miran nada más que su Smartphone en un tecleo frenético e hiperconectados, tanto que no se levantarán jamás de su asiento. Hay que echarle un poco de morro y ejercer de abuelo recalcitrante y mandarles levantar con un careto sombrío para despertar al joven absorto en sus lides con el wasap.

Un día lluvioso de esos que tienes que dar Educación en Valores, que en mi caso era toda la clase pues no había ningún alumno que ejerciera la optativa de religión. Ese día se declaró con toda su jeta ateo por convicción el líder del grupo. Y a mí me puso en el brete de tener que callar por aquello de no entrar en conflicto con padres y madres que enseñan tan savias distinciones a sus hijos. Sin patatera idea de lo que es Dios qué significa o lo que representa una Eucaristía, aquel chaval de diez años hacia apostasía en un alarde provocador. Y lo hacía preguntado descaradamente si yo creía en Dios. Sálvese quien pueda en un centro público eso es como tener colgado un crucifijo en el cuello, algo que tienes que soslayar con capote y espada toreando una manoletilla.

Escucho conversaciones donde la boca es un escupitajo de zafias palabrotas oídas de los ilustres contertulios de algún programa televisivo. Esa caja educadora que tanto mimetismo lleva tras de sí. Una televisión pública que se preocupa de convertir niños en adultos, exprimir al máximo sus cualidades, hacerles exitosos artistas por un día y devolverles con mucho cariñito a la vida real y anodina de cada día. Con el consiguiente problema adaptativo de los chavales.

Me centro en estas ideas, porque a una edad en la que ya has cumplido con la sociedad cotizando por encima de la media, vuelves la vista atrás y te quedas de piedra. La escuela se ha convertido en un parque temático donde todo son celebraciones, que naturalmente se justifican en las programaciones y los contenidos transversales y toda esa parranda dictaminada por pedagogos que nunca han pisado un patio de escuela.

Los epítetos de estos menores son cada día más malsonantes y saltan en clase como una pelota que rebota de una pared a otra. Y claro paramos la clase y educamos para que otros deseduquen nada más salgan al patio. O cuando vean a sus señorías del Congreso lanzarse puyas con palabras malsonantes.

Lo cierto es que apuesto por la educación y el saber, que si ocupa lugar, ya lo creo. Es el único que te hace ser persona a lo largo de tu vida y que te llevará a tomar las decisiones adecuadas cuando sea preciso
.
Pero hemos estado experimentando con gaseosa en muchos de nuestros avances pedagógicos de la última moda. Parece que seguimos las huellas del Corte Inglés, y vestimos según las modas punteras de los investigadores, que siguen sin pisar las escuelas y dictaminan desde sus cátedras. Confío que el pacto de educación lleve a apostar por un consenso donde no se vuelva a jugar con generaciones enteras que nos aturden cuando escriben por las redes, por la cantidad de faltas de ortografía y la volatilidad del pensamiento abducido por los mass media.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Saruce 25.03.17 | 14:16

    Tengo por norma no adherirme a ningún grupo o ideología que presente el pesimismo como actitud.
    No es realista, aunque muchos (millones, quizás) opinen que "la cosa está fatal", que hay una pérdida de valores, que sobrecoge a quienes pasamos la posguerra, y sufrimos aquellos años de carencias.
    Invito a cualquiera que se de un "garbeo" por nuestras universidades, por algunas empresas punteras, y por los grupos de jóvenes cuya ilusión dista mucho de ser la de participar en un botellón, o tomar drogas a tutiplén, o vivir según los dictados de la pequeña pantalla, o los mensajes de los políticos de medio pelo, que disfrutamos en este país.
    Hay de "todo", y como dijo el sabio, el vicio es peor que antaño, mientras que la virtud es más moderada, pero la juventud actual tiene un sentido de la integridad, de la generosidad, de la justicia, y de la solidaridad, que vale la pena contemplar y analizar.

  • Comentario por Amfortas 24.03.17 | 20:38

    Comparto los dos puntos de vista: el de Carmen y el de Pintalobos. Son dos visiones perfectamente complementarias de una misma realidad. Se han creado una serie de superestructuras que en nada o muy poco sirven a las personas de a pie, frustrando muchos proyectos de vida y ahogando la necesaria iniciativa que de toda sociedad que goce de buena salud ha de partir. Si a eso le sumamos el adocenamiento que provocan los medios de masas, lo milagroso es que siga habiendo jóvenes bien educados, comprometidos con el prójimo y con ganas de hacer cosas para mejora de la sociedad.

  • Comentario por Pintabolos 22.03.17 | 18:11

    Cierto que la juventud está fatal. Yo creo que su actitud desafiante está originada por la visión del futuro negro que les aguarda a la mayoría de ellos. Cuando yo tenía solo diecinueve años tuve oportunidad de comenzar un trabajo bien remunerado que me permitía independizarme y crear mi propia familia sin ningún problema. Hoy son muy pocos los que tienen esa suerte; aquella época en que cualquier persona con sólo tener dos brazos y dos piernas tenía su vida asegurada la hemos echado a perder a la velocidad de la luz y sin mover un dedo por defender el futuro de nuestros hijos y nietos. Con las últimas universidades oliendo a pintura fresca hemos regresado a la época amarga de la emigración en un santiamén. Nuestros hijos distraen su falta de expectativas como pueden, muchos caen en la droga o algo por el estilo... Yo rezo para que tengan suerte y para que no nos pisen el cuello a los mayores, que si lo hacen quizá no les falten razones.

Sábado, 22 de julio

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Julio 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31