Diálogo sin fronteras

Cuaresma oportunidad de cambio

28.02.17 | 09:05. Archivado en Religión

Mañana entraremos en Cuaresma, tiempo penitencial, aunque suene demodé, aunque ya no se lleve enfrentarse a uno mismo y reconocer las propias debilidades. Pero es la mejor oportunidad para hacer un camino de oración, de privación de todo aquello que habitualmente nos tiene enganchados. Y eso no es necesariamente Internet. Aunque también. En algunos casos conviene morderse la lengua, ser más amables; intentar en todo momento forzar un poco la voluntad y, aplicar la caridad no con la medida de la limosna, que también, sino con aquella que nos hace dar un poco de lo que habitualmente no damos. Porque andamos agobiados, porque vamos de sobrados o porque no sabemos ya ni siquiera estar en silencio y guardar quince minutos de soledad habitada por Dios.

Y si alguien me pregunta qué sentido tiene. Les recuerdo que forma parte del Evangelio en el que el mismo Jesús se retiró cuarenta días al desierto, donde fue venciendo las tentaciones más comunes: la del poder, la de la búsqueda del éxito y la gloria, y las del propio cuerpo necesitado de alimento. Esa misma senda nos la aplicamos los creyentes con mucho menos rigor. Sólo ayunamos miércoles y viernes santo y nos abstenemos de carne todos los viernes.

Alguno dirá que nos podemos abstener de otras cosas, pues bien para eso está la cuaresma para que apliquemos esa abstinencia de lo que son a veces meros caprichos, pero no por ganas de fastidiar, de lastimarte por la privación. Sino con ánimo de desprendimiento, de deshacerte de aquello que te separa de los demás o de Dios. Nos preparamos a vivir La Pasión, Muerte y Resurrección del Señor. Es más que suficiente para acometer un tiempo que nos haga conscientes de ello.

Cada uno debe pensar qué programa va a aplicar durante estos cuarenta días. Se trata de un tiempo de preparación que se remonta a los primeros siglos del cristianismo, cuando al revivir la celebración de la Pascua del Señor, se consideró que era necesaria una preparación adecuada a ese gran acontecimiento, por medio de la oración y el ayuno, siguiendo el modelo de Jesús.

El cristiano se fortalece interiormente con esa práctica penitencial. No tiene porqué haber tristeza ni fastidio por las privaciones que ofrecemos voluntariamente. Es un momento de interioridad y reflexión personal y una ocasión de practicar las obras de misericordia concienzudamente.

Ponemos en la balanza en este mundo agitado y disperso, unos momentos de silencio interior, buscados al amanecer o al anochecer, cuando nos permitimos instantes de tranquilidad. Es el momento de asistir con más frecuencia a la Eucaristía, no sólo los domingos. Es la ocasión de practicar la solidaridad que es caridad activa.

Lo intentaré desde mi propia fragilidad. Como todos los creyentes, confiando en la ayuda del Señor para hacer de estos cuarenta días un período de reconversión interior. Con la alegría de los atletas que preparan sus carreras concienzudamente, convencidos de que es necesario el esfuerzo diario para poder alcanzar la meta. Buena Cuaresma.

Ayúdame, Señor
A descubrir un DESIERTO en la
cuaresma,
donde retirarme y poder encontrarte.

A PERDONAR, y así, de la misma forma,
sentir que Tú olvidas mis errores.
A volver y ENCONTRARME contigo,
y comprender lo mucho que me amas.

A buscar la LUZ que me permita
contemplar
las maravillas de tu poder y de tu
bondad.

A recuperar la SALUD frente a mi
enfermedad,
física, espiritual o corporal.

A beber del AGUA de la samaritana,
y abrirme de verdad a tu presencia.
A caminar hacia la LIBERTAD que me
ofreces,
cayendo en la cuenta de la esclavitud que
me atenaza.

A no escapar de la CRUZ cuando llegue,
y saber que, Tú, me ayudas a llevarla.
A subir a tu monte y
TRANSFIGURARME,
sintiendo que soy hijo del Padre.

A dejar a un lado la ESCORIA de mi
vida,
y llegar a la Pascua con espíritu
renovado.
Amén
P. Javier Leoz


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por sofía 28.02.17 | 10:29

    Excelente artículo. ¡Feliz Cuaresma a todos los que se animen a ponerse en forma!

Miércoles, 20 de septiembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Agosto 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031