Diálogo sin fronteras

Para quienes niegan un minuto de silencio

24.11.16 | 15:58. Archivado en Sociedad

Es ya un clásico guardar un minuto de silencio por las víctimas, sean de la condición que sean. Se puede tratar de la violencia de género, de las víctimas del terrorismo, de un accidente de características dantescas. El minuto de silencio es la condición de respeto ante la tragedia, la solidaridad con el dolor humano, con familiares y amigos.

Y en el caso de Doña Rita Barberá, alcaldesa de Valencia por voluntad popular durante veinticuatro años, duele que parte de quienes consideramos representantes del pueblo, le denieguen el respeto que merece a quien dirigió los destinos de la capital del Turia. Es mezquino y cruel, un acto que muestra de nuevo que los chicos de los círculos están enajenados, son capaces de lamentar detenciones de terroristas, aplaudir la secesión de zonas geográficas, meterse en los vericuetos de la corrupción sin vergüenza. Pero ante el fallecimiento de una política de raza que lo fue todo para Valencia, no hay misericordia, aunque tan solo estuviera imputada, aunque nadie dictase todavía sentencia, aunque ella manifestara una y otra vez ser inocente.

No voy a entrar en el pudridero de la corrupción que huele de manera hedionda en todo el país, sin distinción de siglas. De norte a sur podemos recorrer ciudades enteras llenas de imputados por la corrupción. Y ciertamente Valencia fue uno de esas dianas donde las cosas se hicieron a la manera mediterránea, con la palabra como firma, con los favores devueltos a la vieja usanza. En ello están los jueces y finalmente será la justicia quien dirima los casos con meridiana claridad.

Pero el linchamiento mediático y el escándalo público crea mala sangre, sangre con tintes de negrura, capaces de escupir sobre los muertos perdiendo de paso todo rastro de dignidad. Esas cosas nos dicen que el país está moralmente enfermo, que hace falta una gran regeneración social. Que los valores han dejado hueco a la podredumbre y la sinvergüencería. Pero también nos hablan de quienes deben primero mirarse a sí mismos antes de tirar la primera piedra. Porque pudiera ser que no sean trigo limpio y además estén linchando a una inocente.

Rita Barberá está ahora sometida al juicio del Padre misericordioso, quien está siempre con los brazos abiertos esperando el retorno del hijo pródigo. Su muerte ha sido una tragedia para toda una carrera política en la que ella misma invento el populismo, el patearse toda la urbe y ganarse a la gente con su espontaneidad. Como todo ser humano cometería errores, se equivocaría en muchas decisiones, pero nadie debió arrebatarle su dignidad.

Es ahora su pueblo quien le devuelve el honor mancillado por las acusaciones, es ahora su pueblo quien ruega por su alma y clama por su desdicha. Valencia está de luto y todos los grupos políticos han sabido hacer piña para rendir tributo a quien dirigió con mano firme los destinos de los valencianos.

Y aunque su estilo no fuera el mío, aunque no estuviera de acuerdo en algunas de sus pasiones megalómanas por hacer una gran urbe de la Capital del Turia, me duele profundamente que haya tenido que irse de esta manera tan triste y desabrida. Merecía mejor suerte. Vaya por ella mi oración y mi minuto de silencio.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por sofía 27.11.16 | 12:08

    De acuerdo con la blogger.

  • Comentario por Ruso 26.11.16 | 15:04

    Hoy ha muerto Fidel Castro que tiene 15000 muertos directos a sus espaldas y a saber cuantos más de forma indirecta. A ese si que le guardarán los minutos de silencio que hagan falta.

  • Comentario por saruce 26.11.16 | 11:52

    Estos jóvenes pandilleros (integrantes de pandas o pandillas políticas, más que de partidos serios y respetuosos con los adversarios), que manejan el odio con tanta soltura, deberían saber que ese sentimiento no produce la menor felicidad.
    La protesta es necesaria en una sociedad tan "dejada de ir" a causa de los enchufes, corrupciones, prevaricaciones y otros vicios de la mala política, pero para protestar no es necesario insultar, ni maltratar a la gente, ni hacerlo de forma violenta y canallesca.
    Estos jóvenes (algunos no tan jóvenes, ya) parecen querer imponer sus teorías, más o menos acertadas, con las herramientas que ellos critican, como son la tiranía, la falta de escrúpulos, y lo que comentaba al principio, con odio hacia los que no les bailen las gracias, o sigan sus consignas.
    Quizás porque hacer las cosas bien es más trabajoso, y eso de "doblar el lomo" no va con ellos, hijos de papá disfrazados de pobretones.

  • Comentario por Gonzalo 26.11.16 | 11:45

    Doña Rita Barberá tenía imputado a todo su equipo de gobierno. La corrupción en Valencia campeó a sus anchas durante su mandato. El "no se nada", "no se de dineros", "no estaba al tanto", no excusa la responsabilidad de quien debiera de velar por el dinero de todos los valencianos, que es velar por el bienestar y la dignidad de las personas. Decían los antiguos, que cada uno muere cómo ha vivido. Lástima que no haya dado tiempo a actuar a la justicia de los hombres. Pero Rita Barberá merece el respeto que toca a cada ser humano por el hecho de serlo, pero su trayectoria política no merece, al menos así lo entiendo yo, la más mínima alabanza. Creo que peor que negarse a un minuto de silencio por una trayectoria que algunos podemos no considerar digna de elogio, es la hipocresía de un partido político, el PP, que después de largarla, la llena de elogios.

Jueves, 13 de diciembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Diciembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31