Diálogo sin fronteras

Repugnante: cambio de sexo a los doce años

21.09.09 | 16:46. Archivado en Actualidad
  • enviar a un amigo
  • Imprimir contenido

Cuando lo he leído no me lo podía creer: "Un niño de doce años cambia de sexo y se convierte en la transexual más joven del mundo".La brillante operación se ha realizado en El Reino Unido. Creo que es uno más de los disparates de esta alocada sociedad. Un niño de doce años, no parece muy maduro para tener clara su identidad sexual, que padres y médicos se hayan precipitado en tomar esa decisión, me parece una total aberración.

Creo que la Ciencia está necesitando una deontología clara para no dañar a los menores. Pero qué se puede esperar cuando estamos a un paso de consentir que las niñas aborten como si se operasen de amígdalas. Hace falta más serenidad para no dejarse manipular por modas y corrientes de pensamiento que abocarán al fracaso a los jóvenes. No me explico qué psicólogo aconsejó el cambio de sexo al niño. Hemos pasado de considerar a la homosexualidad como un trastorno psiquiátrico, a fomentarla con una educación ambigua y ahora, incluso avalan la transexualidad con operaciones de por medio a edades tan tempranas que es imposible delimitar con claridad si el niño en el futuro no cambiará de opinión, criterio, o lo que sea.

He conocido niños que les gustaba jugar con muñecas y niñas que preferían dar golpes a un balón. Pero esa casuística no presupone que vayan a ser homosexuales o lesbianas en el futuro. Debe de existir un camino más razonable para no convertir esta sociedad en un pozo de fracasados: en la escuela, en la identidad sexual, en la familia. Aumenta el número de experiencias sexuales a edades tempranas y se aplica la ley de la oferta y la demanda. Si los hospitales se llenan en urgencias de niñas solicitando la pastilla post-coital, es indicativo de gestionar una ley para que sin ser mayores de edad, decidan libremente que no quieren ser madres. Vamos que les ponemos un puente de plata, porque no están maduras, aunque eso sí, según para qué cosas.

De la misma manera ahora cualquier jovencito con personalidad indefinida en la sexualidad, podrá ser mutilado o utilizado como material de prácticas en un quirófano. Para ello siempre existirá un médico dispuesto a lo que sea por un buen puñado de billetes. También algún que otro padre, mal asesorado, que pensará realizar la obra más maravillosa de la creación, convirtiendo en transexual a su hijo. Sinceramente alguien está perdiendo el norte. Y esto no es una cuestión de religión sino de sentido común. A las personas se les debe dar oportunidades, de cambiar, de crecer, de madurar. Se les debe apoyar para sentirse felices, pero también se les debe educar, ofreciéndoles patrones de referencia claros.

Y eso no existe en nuestra sociedad, donde nos están preparando para convertir la bisexualidad en la opción más natural del mundo. Desde los míticos actores de cine que venden un perfil sexual ambiguo, hasta las asignaturas que hablan de dos papás y dos mamás, como familia. Por esa senda algunos van directos al precipicio. La ley natural es la que es, no la dictamina un gobierno, viene a lo largo de millones de generaciones. La excepción será más o menos aceptada por la sociedad, pero no puede convertirse en un capricho a gusto del consumidor.

Parece que la gente no entiende que está siendo manipulada, utilizada, mercantilizada. Ahora nuestro cuerpo es objeto de la ley del mercado: si no me gusta mi pompis me lo cambio. Perdiendo con ello una de las normas básicas del equilibrio personal, aceptarnos, reconocernos, querernos. Pero sabiendo dónde se encuentra el límite.

En el caso de este joven menor de edad, la operación ha sido una irresponsabilidad, que demuestra la falta de criterio de sus padres y la falta de ética de los cirujanos. Que estas cosas sean noticia, viene bien para que otros no cometan el mismo error. El niño no es un ser hecho y maduro, tiene que ir desarrollando su personalidad. Y los padres responsables tienen que proteger a sus hijos de la invasión de seriales promocionados por el lobby gay. Al menos hasta que la identidad sexual de los niños se haya definido. Luego, cuando sean adultos, ya tendrán tiempo de decidir. Pero no los condicionemos cuando ni siquiera han sufrido el cambio hormonal de su propio género.


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Sábado, 23 de agosto

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Agosto 2014
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
        123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    25262728293031

    Sindicación