Desde Malta Encuentros

(II) ¿Qué pasó en Taormina? Resumen para mi agente favorita Asun Caldentey, de la Agencia PRIMERA CLASE

07.08.07 | 17:26. Archivado en ME de "Viajes"

En el anterior blog nos quedamos así: "Gracias a Primera Clase. Os contaremos ¿Qué pasó en Taormina?
La Agencia de Viajes Primera Clase de Gandía (Valencia) nos ofreció un viaje a Sicilia.
Si salíamos unos días antes del previsto, o sea, el 14 de julio, teníamos incluido el coche de alquiler y el seguro mínimos.

(ANUNCIOS:
(1) --------------------------------->¡Gana Dinero Con Me Pagan!

(2)(Esto es un Análisis patrocinado. Si deseas un análisis, Pincha aquí:
Blog Desde Malta Encuentros en Zync
)

Así lo hicimos. No sé por qué causa, nos cambiaron el hotel previsto al principio de Taormina por uno en Giardini-Naxos, el Hotel Caesar Palace****, a unos 4 km al sur de Ísola Bella, el encanto del mar de Taormina.

En Giardini-Naxos era suficiente para disfrutar de las vacaciones en sus playas pero, con las ganas de verlo todo, dejamos de saborear lo más cercano y comer sus deliciosos frutos del mar que sólo hicimos un día, al lado del puerto con la brisa cálida de mediodía, donde unos espaguettis marineros hicieron nuestra delicia.

Y su heladería, en la esquina al final de la playa yendo hacia Taormina, con cucuruchos tapados por dos grandes bolas de dos colores, a 1,30 €, y sabores escepcionales. Y así el helado por toda Sicilia.

Los precios en la gran isla italiana no son caros y en muchos lugares las pizzas son más baratas que en España. Ni siquiera en las mejores terrazas de Taormina o Siracusa veías precios abusivos, con platos de pescado con 11 euros de precio máximo.

Pero, si quieres, encuentras restaurantes que tripliquen o quintupliquen estos precios, como en todas partes, como uno que vimos de una elegencia excepcional en la calle central de Taormina, como antesala a cualquier Ópera en el Teatro Antico.

Aunque no hubo demasiado retraso en los vuelos, así y todo, llegamos bastante tarde al aeropuerto de Catania provenientes de Milano, sobre las doce de la noche. Antes habíamos salido del aeropuerto de la capital de la América’s cup, para hacer el Valencia-Milano.


Nos dirigimos a recoger el coche de alquiler, sobre una hora y media más.

Nos ofrecieron un seguro a todo riesgo y lo contratamos.

A cambio de eso, y por aceptar sin rechistar, la agente de Europcar nos dijo que nos daba un coche mejor que el previsto en el contrato.

Para 7 días, el seguro nos costó un ‘extra’ de 180 €.

Allí tienen un IVA del 20%. Y todos los comerciantes italianos que tuvieron la oportunidad nos cogieron por delante, mientras consumíamos o comprábamos, y echaron pestes del gobierno italiano.

Todos contaban lo mismo: “...tenemos que trabajar dos meses al año para pagar al estado…”, “… pero si se lo llevara la mafia, al final sabríamos para quién va el dinero…”, y te enseñaban facturas y facturas… y te enseñaban la mano con los dedos unidos en punta hacia arriba y la movían al estilo italiano…

Y disfrutamos del Lancia Musa, un monovolumen desconocido para nosotros, a la vez que estupendo, de asientos altos y de bajo consumo, buen panel de mandos, airbags, etc. Y viajamos con él; y con el que hicimos, creo yo, unos 2000 km de rutas; y recuerdo que unos 80 euros de gas-oil, combustible sólo tres o cuatro céntimos el litro más caro que en nuestra península, a 1,07 €/l.

El Musa azul, la marca italiana por excelencia, con asientos de color hueso, de una tapicería de tela de gran absorción, un buen aire acondicionado y una visual excepcional –parezco el agente de ventas de Lancia Valencia-, hizo que nos moviéramos a gusto por toda La Italia.

He dicho ¿a gusto? El viajecito que me dieron Marga y Marina, que no pararon de decir ¡¡cuidado!! –como dice la imitadora de presentadora italiana de música- por la forma “anormativamente-locati-güisqu-italiani-dei-colloni” de cómo pululan por las carreteras, cruces, semáforos, carreteras que se unen a otras, etc, etc,

Salidas entradas, párkings, que se parece a la locura que ya hace cincuenta años venimos oyendo de la forma de conducir que tienen los de la bota.

Habíamos dejado a la yaya Marina y al perrito recién nacido, Charlie --♪♫♪...se llamaba Charlie...♪♫-- pero pudimos conocer a los Sres. G. Santoro y a sus dos hijos, Roberto y Marta, a los que no olvidaremos nunca. Con el primero cantamos València con la rondalla de Taormina y con el tamburel·lo.

Y ahora entendíamos lo del seguro a todo riesgo, pues no había un solo vehículo , ni los de la policía, que no tuviera una roce. El nuestro ya nos lo dieron con roces, pero teníamos el seguro.

Y nos llevó a Palermo, a Monreale, a Messina, a Taormina, a Catania, a Siracusa, a Piazza Armerina, entre otros lugares. Y nos dejó de llevar a tantos otros que tendremos que volver. 6 días de estancia reales no dan para tanto.

VIAJES PRIMERA CLASE.
46702
GANDIA
(Valencia).

Teléfono:
962 95 48 50.
Fax:
96 295 48 51.

E-mails de las agentes:

info@viajesprimeraclase.com

bet@viajesprimeraclase.com

asuncaldentey@viajesprimeraclase.com

charo@viajesprimeraclase.com

Mejor es entrar en su página Web, en su portal o su escaparate, y contactar con ellas.

(VIAJES PRIMERA CLASE.
46702 GANDIA (Valencia).
)

Sé analizado en este blog por
28€, en Zync


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Sábado, 17 de noviembre

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Categorías

    Hemeroteca

    Enero 2018
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
    1234567
    891011121314
    15161718192021
    22232425262728
    293031